¿Requieres redefinir tus obligaciones financieras?


28 agosto, 2020
Este artículo fue publicado hace más de un año, por lo que es importante prestar atención a la vigencia de sus referencias normativas.

La propagación del coronavirus y las medidas para contrarrestarlo han generado una serie de turbulencias económicas que han afectado los ingresos de numerosos negocios y familias, junto con la capacidad de pago de sus obligaciones financieras.

En consecuencia, la Superintendencia Financiera de Colombia creó el Programa de Acompañamiento a Deudores –PAD–, que imparte instrucciones contenidas en la Circular 022 expedida el 30 de junio de 2020. El propósito de este programa es que los establecimientos de crédito, como son los bancos, las corporaciones financieras, las compañías de financiamiento y las cooperativas financieras, determinen las condiciones para la redefinición de las obligaciones de los deudores que se han visto afectados por la coyuntura.

Por lo tanto, cada entidad definirá las condiciones y características de los créditos a los que aplique el PAD, teniendo en cuenta que por los menos deben incluir una reducción de la cuota y una tasa de interés que no podrá ser mayor a la pactada inicialmente. También será posible aplicar a nuevos períodos de gracia de acuerdo con el análisis practicado por la entidad frente al respectivo caso.

Este PAD estará disponible a partir del primero de agosto hasta finalizar este año. En este programa los establecimientos de crédito deberán contactar a los clientes directamente y/o establecer una estrategia de autogestión en el que el deudor pueda evaluar si las nuevas condiciones de su crédito le son o no más convenientes.

Entonces, ¿cómo saber si conviene aplicar?

Cabe resaltar que aquí no hay una única respuesta, depende de cada caso. Lo fundamental es que cada persona o negocio evalúe sus condiciones financieras que le permitan tomar la decisión que más se ajuste a sus necesidades. Analicemos qué se podría tener en cuenta a la hora de hacer dicha evaluación:

  • Evaluar la capacidad de pago: la persona debe tener en cuenta su actual situación económica y las que considera que va a tener en un futuro. Sin lugar a duda, esto tiene un alto nivel de incertidumbre, por lo que debe tratar de considerar posibles escenarios y la probabilidad de que cada uno de estos ocurra. Con base en ello, identificar cuáles son sus ingresos, sus gastos y sus egresos mensuales. Teniendo claridad de estos rubros, establecer su flujo de caja y su capacidad para realizar los pagos de su deuda.
  • Analizar los costos: es recomendable elaborar una proyección de los costos de la deuda, lo cual se traduce, por ejemplo, en el valor de los intereses a pagar. Se deben comparar las circunstancias del costo de deuda en la actualidad con la nueva propuesta planteada por la entidad financiera.
  • Identificar la alternativa que se ajuste a cada bolsillo: en este difícil contexto, las entidades financieras están ofreciendo opciones para que la persona o su empresa aligeren su carga financiera. Es importante siempre preguntar todos los detalles y despejar todas las inquietudes para seleccionar la alternativa que mejor se ajuste a la situación económica en particular.
TAMBIÉN LEE:   Tasa de usura sube 30 puntos básicos en enero de 2022

Daniela Londoño Avellaneda
Jefe de Análisis Económico de Banca de las Oportunidades
@danielalondono7

Sobre este contenido…

Última actualización:
  • 28 agosto, 2020
    (hace 2 años)
Categorías:
Etiquetas:

Tienda & Marketplace