Responsabilidades del Contador Público y del Revisor Fiscal en Colombia – Luis Raúl Uribe Medina

  • Comparte este artículo:
¿Ha sido útil este artículo? No fue útilFue útil
Cargando…
  • Publicado: 16 marzo, 2016

A raíz del mes del Contador Público en Colombia, se escuchan análisis de la profesión, voces críticas de lo malo y lo feo de la misma, voces emocionadas y a veces “utópicas” afirmando que es prácticamente una panacea, la mejor profesión, etc., etc. Ni lo uno, ni lo otro.

Analizando con un poco de cabeza fría la situación actual de nuestra profesión, y planteando un ensayo (no es un estudio profundo aún), y apoyándome en voces tan reconocidas como la del Dr. Pedro Luis Bohórquez, contador general de la Nación, a quien le he escuchado frases tan válidas como esta: “El revisor fiscal en Colombia es como un árbol de navidad, cada vez le colocan más y más bolitas (responsabilidades)”, y también en un estudio entre lo público y lo privado, se puede declarar que este profesional ya tiene unas 600 responsabilidades en todos los campos.

Tomo también apartes de una entrevista que le hicieron: “Colombia tiene que dar un profundo debate relacionado con la revisoría fiscal. Algunos piensan que los revisores fiscales deben ser únicamente auditores financieros, otros consideran que la revisoría fiscal debe atender un enfoque de auditoría integral, y no pocos creen que se debe mantener la cosmovisión actual de esta institución. El Gobierno Nacional acaba de expedir el Decreto 302 de febrero 20 del 2015, mediante el cual establece el marco técnico normativo para el aseguramiento de la información. Según este, los revisores fiscales de las entidades que conforman el Grupo 1 y de las entidades del Grupo 2 que tengan más de 30.000 salarios mínimos mensuales legales vigentes de activos, o más de 200 trabajadores, deberán aplicar las Normas de Aseguramiento de la Información (NAI)”.

Pero más allá de lo establecido por el decreto, el país debe reflexionar sobre esta figura que inicialmente fue pensada como un ente para fiscalizar la administración de las organizaciones. No obstante, diferentes instancias han “abusado” del Revisor Fiscal hasta el punto de que hoy en día, existe una gran cantidad de funciones y responsabilidades que realmente no se retribuyen con la remuneración que perciben quienes ejercen dicha actividad” (subrayado mío).

Otros temas complejos: menciono algunos críticos

Estatuto anticorrupción. En este campo nos asignaron la función de “lambones o sapos”. Lo afirmó el Dr. Luis Alonso Colmenares recientemente en Cali, Club de Ejecutivos, con motivo del Día del Contador y el lanzamiento de la nueva imagen de la firma Uribe y Asociados Consultores (ver en YouTube mis videos): “¿Debemos reportar cualquier acto de corrupción cierto o donde presumamos que la hay?”. ¡Qué tal! Y digo yo, cuando unos pocos lo hacen, ¿qué pasa? Los silencian de cualquier forma y hay hechos muy cercanos que parecen comprobar esta afirmación.

Estatuto aduanero. Decreto 390 del 2016. También se refuerzan e incrementan las responsabilidades y sanciones.

Propuesta de reforma tributaria estructural. Pretende evitar reformas frecuentes, evitar inestabilidad tributaria, etc., objetivos razonables y muy plausibles, es más, se viene pidiendo de años anteriores ese tipo de reforma; busca aumentar el recaudo a través del incremento del IVA, lo que implicaría 4 tarifas (0%, 5%, 10% y 19%) y mayores controles y carga administrativa para contadores y revisores fiscales. Y también, óigase bien: establecer la figura del auditor tributario y del dictamen fiscal.

Vuelvo y retomo frases de mi admirado colega Dr. Bohórquez: “La profesión contable está en proceso de degradación a través del tiempo”.

Debemos unirnos a la Gran Cruzada para nivelar por lo alto nuestra profesión. Volver por los fueros de la dignidad. Es el momento de un corte de cuentas. Una reingeniería. No seamos más reactivos, sino proactivos. En este momento histórico, la contaduría pública es la llamada a ser la líder vanguardista de las profesiones en Colombia”.

Podría seguir, pero no me extiendo más. Pregunto otra vez: ¿y qué solución hay?, ¿qué sería lo primero que hay que hacer? ¿Vamos a seguir callados, pasivos y regalando nuestro trabajo? ¡No más revisorías fiscales de la propiedad horizontal por $300 mil pesitos!

Insisto una vez más: ir a lo fundamental, a la raíz del asunto: la falta de una verdadera unidad gremial nacional incluyente, como se llame (colegio, asociación, federación, confederación, instituto, club, etc.), pero unidad para todos y no para beneficio de unos pocos. Que tenga objetivos claros e incluyentes por la dignidad de la profesión: tarifas dignas, capacitación a precios razonables, y muchos otros beneficios que podríamos lograr de llegar a estar verdaderamente unidos (¿unos 190 mil contadores públicos unidos?).

¿Dónde están los líderes en cada municipio de Colombia?

Feliz mes del Contador Público.

Sobre el autor

Luis Raúl Uribe Medina

Contador Público (U. San Buenaventura-Cali), con maestría en Administración de Empresas (Univalle), Especialista en Calidad Total y Productividad (Univalle), diplomados en Gerencia Financiera (U. Libre), Comercio Exterior (SENA), diplomado NIC-NIIF (U. Javeriana), Certificación Internacional IFRS con ICAEW de Londres, Seminario de Reingeniería Contable (U. de los Andes). Capacitación NIIF (Banco Mundial, Bogotá, CTCP, 2012), capacitación Seminario Internacional NIIF (Buenos Aires, Argentina, 2012), y permanente actualización tributaria. Más de 30 años de experiencia profesional empresarial: Carvajal SA, Productos Quaker (7 años), Quintex SA (Gerente de Contabilidad), Colombina SA, Jorge Arabia y CIA (Contralor), y Organización Harinera del Valle (11 años). Docente universitario (Universidades de San Buenaventura, Javeriana, San Martín, Centro Superior, USC, Libre, Cooperativa-Cali, Cooperativa de Colombia-Barrancabermeja, Popular del Cesar-Valledupar y Aguachica, EAFIT –sedes Pereira, Armenia y Manizales–, San Buenaventura-Cartagena, Unicolombo-Cartagena, Universidad del Magdalena-Santa Marta, Fundación Universitaria de Popayán y Universidad de Santander-Cúcuta). Consultor NIC-NIIF (IFRS), Exdirector Ejecutivo en Asociación de Contadores; Líder Uribe y Asociados Consultores SAS, Consultores Gerenciales, Asesorías Administrativas, Financieras, Tributarias, Contables NIC-NIIF-NIA. Capacitación.

Director de diplomados y seminarios NIC-NIIF en varias ciudades: Cali, Bogotá Pereira, Cúcuta, Manizales y Popayán. Autor de los libros: “Enfoque a las NIC en Colombia-NIIFS”, Editorial Nueva Legislación; coautor “Plan de cuentas para sistemas contables NIIF 2011”, autor 2012-13-14-15-16 ECOE-Ediciones.



Realizar inadecuadamente el reporte de información exógena o no presentarlo,
puede ocasionar cuantiosas sanciones hasta de 15.000 UVT ($534.105.000 por el año gravable 2020)

Nuestra SUSCRIPCIÓN ACTUALÍCESE trae el mejor contenido para actualizarte en la presentación de la información exógena



$150.000/año

$99,900*/año

Ver más detalles

* Unidades limitadas con descuento

$350.000/año

$249,900*/año

Ver más detalles

* Unidades limitadas con descuento

$999.000/año

$699,900*/año

Ver más detalles

* Unidades limitadas con descuento




¿Ha sido útil este artículo? No fue útilFue útil
Cargando…