«Si bien se ha avanzado en los estándares, aún se aplican sin la conexión de sus raíces financieras»


27 marzo, 2019
Este artículo fue publicado hace más de un año, por lo que es importante prestar atención a la vigencia de sus referencias normativas.

Mary Vera Colina, contadora pública y docente de la Unal, directora del grupo de estudios Interges, afirma que para los profesionales que buscan en los estándares instrucciones detalladas para la preparación de información aún es un reto comprender el propósito de la contabilidad financiera.

Mary Vera Colina, contadora pública y docente de la Universidad Nacional de Colombia, directora del Grupo de Estudios Interdisciplinarios sobre Gestión y Contabilidad –Interges– observa varios desafíos que deben afrontar los contadores públicos para meterse de lleno en el lenguaje de los Estándares Internacionales, los cuales no necesariamente se relacionan con el cambio de estándares cada año, sino también con el proceso de transición a Normas Internacionales, que inició con la aprobación de la Ley 1314 de 2009 y que continúa desarrollándose en el país. Ella destaca cuatro desafíos principales.

Promover un aprendizaje basado en contenidos disciplinares más allá del contenido normativo

«Debemos recordar que los estándares se aplican en el contexto disciplinar de la contabilidad financiera. Es decir, la aplicación de cualquier normativa para la preparación de estados financieros requiere la comprensión de los principios de la contabilidad financiera y disciplinas afines», indica Vera Colina.

Para los profesionales que todavía buscan en los estándares instrucciones detalladas y específicas para la preparación de información, sigue siendo un reto comprender el propósito de la contabilidad financiera y el compromiso con los usuarios que utilizan esos reportes con diferentes finalidades: no solo para toma de decisiones de inversionistas, sino también para promover la transparencia y la rendición de cuentas ante organismos supervisores y otras partes interesadas.

“si bien se ha avanzado en el conocimiento del contenido de los estándares, suelen aplicarse de manera técnica sin la conexión necesaria con sus raíces disciplinares”

En ese sentido, si bien se ha avanzado en el conocimiento del contenido de los estándares, suelen aplicarse de manera técnica sin la conexión necesaria con sus raíces disciplinares, tanto contables como económicas y financieras.

TAMBIÉN LEE:   IPSASB ha emitido proyecto sobre beneficios de jubilación

«El fortalecimiento del aprendizaje basado en contenidos disciplinares también permitiría que los profesionales, al desarrollar un mayor grado de conocimiento en estos, participen activamente en los procesos anuales de consulta y aprobación de las modificaciones de los estándares que serían aplicables en Colombia en el futuro, aportando visiones que puedan complementar la necesaria discusión sobre conveniencia técnica para el país y sus organizaciones», explica Vera Colina.

Fortalecer habilidades de comunicación y trabajo en equipo en los profesionales contables

Otro reto planteado por ella es la necesidad de fortalecer habilidades para trabajo en equipo, especialmente con otras ramas profesionales. Por ejemplo, las estimaciones de depreciación de una maquinaria especializada ¿la define el profesional contable?, ¿obedece a parámetros tributarios?, ¿o debe definirla junto con el personal en el área técnica? ¿Cómo definir la política contable para el reconocimiento de ingresos, sin contar con la participación del personal que define la política de mercadeo y de gestión de inventarios? ¿Los requerimientos tributarios son adecuados para las estimaciones contables que reflejen la situación financiera de la entidad?

Modificación de la estructura y dinámica de los Estándares Internacionales de un modelo basado en transacciones a uno basado en contratos

«En relación con la estructura y contenido de los Estándares Internacionales, debe tenerse en cuenta que hace varios años la emisión de nuevos requerimientos está migrando de estándares basados en las características de las transacciones a estándares basados en condiciones contractuales y modelos de negocio. Esto constituye un nuevo desafío para la aplicación de la normativa, ya que la identificación de las particularidades de un contrato puede traducirse en diferencias significativas en diversas entidades, generando un menor grado de comparabilidad en políticas y procedimientos contables», explica Vera Colina.

TAMBIÉN LEE:   Planeación de la revisoría fiscal: conocimiento del cliente y valoración de riesgos

Algunos ejemplos de esta dinámica se encuentran en la emisión de la normativa para instrumentos financieros, ingresos de actividades ordinarias, que si bien iniciaron su emisión desde 2014, su implementación es obligatoria a partir de 2018 para algunos de estos tópicos, y sus efectos se evidenciarán en los estados financieros por publicar a inicios de 2019. Otros como la NIIF 16 – Arrendamientos empiezan su aplicación a partir del 1 de enero del 2019; la norma de contratos de seguros deberá aplicarse a partir del 1 de enero de 2021. Finalmente, se encuentra el marco conceptual emitido en 2018 por el IASB, que aún se encuentra en discusión en el CTCP para su aplicación en Colombia.

Para ella, la implementación de una estructura normativa basada en múltiples situaciones contractuales, que requieren una definición más autónoma de políticas contables propias para cada entidad, es uno de los retos que pueden identificarse en años recientes. «Sin embargo, observamos que los profesionales contables se concentran en el estudio parcializado de los Estándares Internacionales, sin considerar el proceso de modificación de manera integral», recalca Vera Colina.

Alineación de la regulación contable con la legislación empresarial

Este reto, desde el punto de vista de Vera Colina, corresponde a la comunidad contable y a la esfera gubernamental, ya que se aprobó la modificación de la normatividad para preparación de estados financieros y aseguramiento de la información, pero se mantienen las versiones anteriores de legislación empresarial con implicaciones contables (por ejemplo, el Código de Comercio y la normatividad relacionada).

«Se requiere la revisión de esta normatividad para ajustar los procedimientos y terminología al nuevo marco contable, aunque es probable que esta reforma no se complete en el corto plazo», advierte ella.

TAMBIÉN LEE:   Cuestiones clave de auditoría: ¿deben revelarse en los estados financieros de 2021?

Material relacionado

Sobre este contenido…

Última actualización:
  • 27 marzo, 2019
    (hace 3 años)
Categorías:
Etiquetas: