Sistemas de control fiscal cambian con modernización de la Contraloría


6 julio, 2017
Este artículo fue publicado hace más de un año, por lo que es importante prestar atención a la vigencia de sus referencias normativas.

Las nuevas auditorías están encaminadas a terminar con la auditoría integral y profundizar en temas específicos para lograr mayor cobertura y efectividad. Estas se adecuarán a las normas internacionales de auditoría del sector público. Se avanza en la capacitación de los auditores de la entidad.

La semana anterior, el contralor general de la república, Edgardo Maya Villazón, presentó el Nuevo Enfoque del Control Fiscal, el cual permitirá a este organismo ejercer con mayor efectividad y oportunidad su labor de vigilancia al manejo de los recursos públicos. Será además un instrumento más de lucha contra la corrupción.

“Este nuevo enfoque auditor permitirá un control y vigilancia fiscal con mayor efectividad y especialización sectorial, ampliación de cobertura del control fiscal, orientación a una evaluación de gestión y resultados, entre otros, lo cual beneficiará y contribuirá a una transparente administración de los recursos públicos”, aseguró el contralor a los medios de comunicación.

“ahora los sistemas de vigilancia y control fiscal de la Contraloría General de la República se adecuan a las normas internacionales de auditoría del sector público”

De esta forma, quedan en el pasado los modelos de auditoría que tradicionalmente aplicaba la Contraloría General de la República –CGR, para estar a tono con el tipo de auditorías que realizan en el contexto mundial las Entidades Fiscalizadoras Superiores –EFS–. Además, ahora los sistemas de vigilancia y control fiscal de la Contraloría General de la República se adecuan a las normas internacionales de auditoría del sector público.

Fin de las auditorías integrales

El uso especializado de sistemas de control, que también es un requisito exigido a los países que como Colombia aspiran a ser miembros de la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico –OCDE–, permitirá a la Contraloría General de la República pasar de realizar auditorías integrales a efectuar auditorías independientes en materia financiera, de cumplimiento y desempeño, o combinadas cuando sea pertinente.

TAMBIÉN LEE:   Conferencia: NIGC 1: componentes operativos para la implementación de la calidad en la firma

Este cambio ya se veía venir desde la posesión del contralor Maya Villazón en septiembre de 2014, cuando en ese entonces advirtió que el modelo de control fiscal aplicado en el país había entrado en crisis.

El panorama que encontró Maya Villlazón, una vez posesionado en su cargo, no fue muy favorable: había un bajo nivel de efectividad en los procesos fiscales, por lo que su objetivo era provocar un revolcón en el sistema de control fiscal vigente que permitiera mayor efectividad y especialización sectorial, ampliar la cobertura del control fiscal y orientarlo a una evaluación de gestión y resultados.

Desde entonces, su reto ha sido modernizar a la Contraloría General en diversos contextos y ámbitos. El propósito es fortalecer a la entidad de control, hacerla más fuerte, más grande, más poderosa y más definitiva en el manejo y buen uso de los recursos públicos.

El cambio se dará en forma paulatina. Se avanza en intensas jornadas de capacitación a los auditores y se tiene como objetivo que la Contraloría General de la República sea el faro del control fiscal en el país y que con sus certeras actuaciones ayude a combatir de forma radical la corrupción en Colombia.

 Visto bueno del Gobierno nacional

Tanto la Presidencia de la República como el Ministerio de Hacienda y Crédito Público han sido un apoyo para la Contraloría, sobre todo en tres aspectos:

  1. La asignación y obtención de los recursos requeridos para la adquisición de una sede moderna, digna y acorde con las necesidades para el cabal cumplimiento de las funciones constitucionales y legales de la CGR.
  2. El proceso de modernización de la entidad, mediante la aprobación del documento CONPES 3841 del 14 de agosto de 2015, que le permitió acceder a un empréstito externo con el Banco Interamericano de Desarrollo, avalado por la Nación, mediante el cual se financia el actual Programa de Fortalecimiento Institucional.
  3. El apoyo en la asignación de los espacios presupuestales para la ejecución oportuna de los recursos asignados.
TAMBIÉN LEE:   84 % de los 650 mil empleos perdidos el año pasado se ha recuperado

Material relacionado

Sobre este contenido…

Última actualización:
  • 6 julio, 2017
    (hace 5 años)
Categorías:
Etiquetas:

Tienda & Marketplace