Sociedades off shore


13 noviembre, 2017
Este artículo fue publicado hace más de un año, por lo que es importante prestar atención a la vigencia de sus referencias normativas.

Las sociedades off shore son aquellas que tienen prohibido ejercer su objeto en el Estado en el que se constituyeron y que por ende tienen como objetivo operar fuera del territorio de su lugar de origen, porque carecen de capacidad para adquirir derechos y de legitimación para operar. Sin embargo, existen algunas excepciones de ciertos regímenes que les permiten actuar restringidamente.

Muchas sociedades de este tipo son instrumentos formales ficticios, que no tienen más objeto que el de encauzar cuantiosas sumas de dinero por todo el mundo, colocadas al margen de cualquier control de los Estados donde efectivamente se emplean.

Relación con los paraísos fiscales

Esta figura está asociada con los denominados paraísos fiscales, que son espacios geográficos de baja o nula tributación, los cuales promueven, justamente, la constitución de entidades de esas características. La regla general es la falta de control estatal sobre el funcionamiento societario, totalmente librado a la discrecionalidad de cada sociedad.

El anonimato es clave para asegurar que nadie conozca a los socios ni sus participaciones sociales. Las obligaciones de presentar balances e informar sobre la actividad son nulas o muy laxas y, por ende, todo transcurre con total privacidad, con solo algún representante, quien es comúnmente un abogado o contador especializado en ese tipo de negocios.

Una vez hayan obtenido el registro, las organizaciones que así se han conformado salen al mundo para actuar como personas jurídicas, amparadas por su pertenencia al país donde la lograron y en el cual no realizaron cosa distinta a la ficción jurídica.

Material relacionado:

TAMBIÉN LEE:   Exportaciones de bienes no mineros sumaron US$16.416 millones a noviembre

Sobre este contenido…

Última actualización:
  • 13 noviembre, 2017
    (hace 5 años)
Categorías:
Etiquetas: