Tiempos de descanso dentro de la jornada laboral


31 mayo, 2019
Este artículo fue publicado hace más de un año, por lo que es importante prestar atención a la vigencia de sus referencias normativas.

La legislación laboral establece la obligación para los empleadores de otorgar descansos entre jornadas a los trabajadores. Existen además algunos recesos en medio de dichas jornadas, en los cuales se practican las denominadas “pausas activas” como forma de contribuir a la salud en el trabajo.

El artículo 167 del Código Sustantivo del Trabajo establece que una jornada laboral debe distribuirse en al menos dos secciones, con un intermedio de descanso que define la terminación de una y el inicio de la otra. Por lo general este descanso tiene lugar al medio día para los trabajadores con jornada laboral diurna, y en el caso de los trabajadores de jornada nocturna puede establecerse determinando el inicio y el final de la jornada máxima, es decir, de las ocho horas. Si el trabajador iniciara sus labores a las 10 p.m., por ejemplo, podría tener su tiempo de descanso aproximadamente a las 3 a.m.

“este descanso deberá otorgarse según el tipo de actividades que se desarrollen”

El mencionado artículo 167 también señala que este descanso deberá otorgarse según el tipo de actividades que se desarrollen, de tal manera que el tiempo que en ello se invierta pueda variar, pues el desgaste siempre será diferente si se comparan las funciones que desempeña un empleado administrativo con las que realiza un trabajador cuyas labores implican el uso de fuerza y una mayor exigencia física, como los trabajadores de la construcción o del servicio doméstico (para estos podría darse un tiempo de descanso de dos horas).

Por último, el artículo en cuestión establece que este tiempo de descanso no se computa dentro de la jornada laboral, es decir que no se tiene en cuenta para el pago del salario.

TAMBIÉN LEE:   Reforma tributaria 2021: así va la reglamentación de las novedades tributarias

Descansos en medio de las jornadas

De forma adicional al tiempo obligatorio de la media jornada que debe otorgarse para el descanso de los trabajadores, algunas empresas acostumbran a manejar pequeños recesos en medio de cada una de las jornadas, gracias a los cuales se realizan generalmente pausas activas. Estas pausas, más que opcionales, se han convertido en obligatorias, dadas las recomendaciones difundidas por parte de las administradoras de riesgos laborales –ARL– para evitar el desarrollo de molestias físicas en los empleados y la aparición de las enfermedades que de ahí pueden derivarse. Dichos recesos también se toman como medida para contribuir a la salud en el trabajo.

Los espacios para que sean posibles las pausas pueden ser pactados de mutuo acuerdo entre trabajadores y empleadores, por ejemplo, a través del reglamento interno de trabajo, una convención colectiva de trabajo o un pacto arbitral.

Material relacionado:

Sobre este contenido…

Última actualización:
  • 31 mayo, 2019
    (hace 3 años)
Categorías:
Etiquetas: