Venta de activos que ya han sido dados de baja en cuentas


En este editorial mencionaremos qué tratamiento se debe dar al ingreso generado al vender activos que fueron dados de baja en cuentas, como el caso de las propiedades, planta y equipo. No hay que dejar de lado el requerimiento de realizar el cálculo del valor residual cuando este sea material.

A continuación, daremos respuesta a la siguiente inquietud: ¿Qué tratamiento contable debe aplicar una empresa que vendió a sus empleados unos equipos de cómputo que ya habían sido dados de baja?

Para dar respuesta a la inquietud se requiere contextualizar el caso: como la entidad ya había dado de baja a esos activos, puede suponerse que estos ya no se encontraban en la contabilidad, es decir que el valor de estos ya no se encontraba en los rubros de propiedad, planta y equipo. Luego, partiendo del supuesto de la venta de tales activos, debe señalarse que los ingresos obtenidos por estos no deben justificarse en ningún sentido con los costos de los mismos, razón por la cual puede decirse que los montos obtenidos de dicha venta deben entenderse en su totalidad como utilidad.

En ese orden de ideas, debe señalarse que el valor que la entidad obtenga por de la venta de esos activos debe reconocerse a su vez como una ganancia en el estado de resultados, y que esta ganancia no puede reconocerse como un ingreso ordinario, sino como un ingreso no operacional por venta de propiedades, planta y equipo, puesto que estos activos (equipos de cómputo) estaban totalmente depreciados y ya habían sido dado de baja en cuentas. Sin embargo, este tipo de situaciones no deberían ocurrir.

TAMBIÉN LEE:   [Infografía] Contador público: este debe ser su papel para mejorar la presentación de estados financieros

Al respecto de este tipo de operaciones, y con el fin de que las entidades consideren el valor por el cual puede ser vendido el activo, así haya finalizado su vida útil, los Estándares Internacionales mencionan el concepto de valor residual (conocido también como valor de salvamento) para que al momento de la venta o enajenación de un activo pueda reconocerse en libros un rubro que corresponda al activo y para que al momento de su venta dicho rubro se convierta en su costo.

Como punto final, debemos recordar que generalmente las entidades tienen activos con valores residuales no materiales (caso por ejemplo del equipo de cómputo, muebles y enseres), y que estos, al ser dados de baja en cuentas y luego vendidos, deben ser tratados según lo mencionado en anteriores párrafos.

Material relacionado:

Actualícese es un centro de investigación donde producimos y distribuimos conocimientos en temas contables y tributarios a través de revistas, cartillas, libros y publicaciones digitales, seminarios, foros y conferencias.
Miles de profesionales reciben estos y más beneficios con nuestra Suscripción Actualícese.

Horarios de atención Lunes a viernes de 8:00 a.m. a 5:00 p.m. jornada continua. Sábados de 9:00 a.m. a 1:00 p.m.

Únete a nuestras redes sociales



Los logos y nombres comerciales pertenecen a su respectivo dueño.
Respetamos tu privacidad, todos tus datos están seguros con nosotros.

Si deseas darte de baja, puedes administrar tus preferencias de correo aquí

Escríbenos por Whatsapp  Ver líneas de atención