A los colombianos todavía no nos convence el sistema financiero nacional

  • Comparte este artículo:
¿Ha sido útil este artículo? No fue útilFue útil
Cargando…
  • Publicado: 1 diciembre, 2011

A los colombianos todavía no nos convence el sistema financiero nacional

Prueba de ello es que muchos prefieren guardar sus ahorros debajo de un colchón en vez de dejarlos en un banco. Eso sí, parece ser que somos juiciosos al momentos de pagar las deudas que se adquieren con las entidades bancarias.

Los consumidores de servicios financieros abarcan más de 65 millones de hogares y 156 millones de personas en América Latina; lo que representa un 55% del total de hogares y un 49% de habitantes en los países de la región. Lo anterior significa que la mayoría de las personas tienen acceso a los servicios y productos de consumo característicos de las ciudades, incluyendo una mayor cercanía física a entidades bancarias, lo que se traduce en procesos de inclusión financiera.

Potenciales consumidores de banca

El estudio Segmentos Emergentes de América Latina, liderado por Visa Inc. asegura que países con una población rural destacada, entre ellos Colombia, «son terreno fértil para iniciativas de bancarización». Así lo manifiesta el Líder de Productos de Consumo de la compañía, Vicente Echeveste, quien agrega que «a pesar que los niveles de escolaridad son bajos, los programas gubernamentales de alfabetización han sido exitosos, puesto que 90% del segmento emergente sabe leer y escribir, lo cual constituye un buen indicador del potencial de los consumidores para convertirse en usuarios de servicios financieros básicos».

Colombianos no tienen problemas en pagar sus deudas

Según el mismo estudio, el 56% de los consumidores de servicios financieros en el país ha dicho que no tiene dificultades en pagar a tiempo sus créditos, lo que demuestra que en temas de educación financiera y conciencia del uso de la deuda, Colombia está bien preparado.

Ahora, si usted es de los que presenta problemas al momento de pagar o no quiere acceder a créditos por miedo a no tener con qué pagar, bien vale la pena seguir algunos consejos vía finanzaspersonales.com.co.

Se destacan, entre otros, verificar las deudas y los gastos; llevarlos de una forma sencilla como es escribir en una hoja cálculo los ingresos, egresos y pagos de deuda mes a mes y asegurarse de que se pueden cubrir todos los pagos a tiempo, sin necesidad de recurrir a nuevas deudas.

Hay que aprender a vivir con lo que se tiene, por eso se sugiere usar tan poco crédito como sea posible para consumir. A ellos, les parece bien los préstamos para educación, vivienda, vehículo y para algunos bienes de consumo durable, pero también aconsejan pensar bien antes de usar la tarjeta en un restaurante y mucho más en un supermercado. Los restaurantes, la ropa y los regalos son los factores que más descuadran los presupuestos.

Si usted ve que no va a poder atender a tiempo sus obligaciones financieras, vale la pena refinanciar sus deudas. Acérquese al banco con una propuesta de pago donde se vea claramente de dónde saldrán los ingresos para atender la cuota deseada.

Tipos de consumidor

Actitud hacia los gastos, percepción y hábitos de consumo relacionados con los bancos, el ahorro, el crédito y el uso de tarjetas, el estudio de Visa determinó tres tipos de consumidores, como lo publica la Asociación de Periodistas Económicos:

Consumidor financiero: apoya las prácticas financieras y utiliza los servicios bancarios (81% confía en los bancos y 64% tiene cuenta). Considera que el crédito es una buena opción, conserva sus ahorros en los bancos y apoya el uso de tarjetas de débito y crédito, ya que valoran la aceptación en todas partes.

Consumidor institucional: aunque confía en los bancos (51% lo hace totalmente y 54% tiene cuenta) y considera que estas instituciones ofrecen la mejor opción para ahorrar, desconfían totalmente del crédito y de las tarjetas de crédito. Se considera más organizado y precavido, por lo que acepta las tarjetas de débito, aunque considera que tiene mayor control si utiliza efectivo.

Consumidor desconfiado: rechaza los instrumentos financieros, desconfía en los bancos y prefiere utilizar efectivo guardando sus ahorros en la casa. 78% rechaza las tarjetas de crédito y 76% rechaza las de débito.

Colombianos desconfían de la banca

Tomando como base la anterior clasificación de consumidores, en Colombia, un alto porcentaje de personas de escasos ingresos prefiere guardar sus ahorros ‘bajo el colchón’, y se muestran desconfiados frente a dichas entidades, sus productos y servicios.

Como lo publica Portafolio, quienes participaron en este estudio piensan que “tener una cuenta de ahorro es difícil y que las comisiones son muy altas”. Por otra parte, frente a los créditos creen que “no son para ellos y prefieren ahorrar para comprar cuando tengan el dinero suficiente”.

Penetración financiera en Colombia

+ La bancarización en Colombia llega al 62,4%; donde los adultos tienen al menos un producto contratado con este sector.

+ La cuenta de ahorros se constituye en el principal vehículo para la bancarización en el país, ya que entre marzo de 2010 y 2011 crecieron en un 8,6% hasta alcanzar las 17,6 millones.

+ Hasta marzo de este año, 1,4 millones de personas tenían cuenta corriente, 5,2 millones tarjeta de crédito y 1,2 millones habían accedido al microcrédito.

+ 10,6 millones de colombianos tienen como único producto la cuenta de ahorros, 453.000 sólo tarjeta de crédito, mientras que 853.000 cuentan con todos los productos de ahorro y crédito analizados.

Material Relacionado

Realizar inadecuadamente el reporte de información exógena o no presentarlo,
puede ocasionar cuantiosas sanciones hasta de 15.000 UVT ($534.105.000 por el año gravable 2020)

Nuestra SUSCRIPCIÓN ACTUALÍCESE trae el mejor contenido para actualizarte en la presentación de la información exógena



$150.000

$350.000

$999.000




¿Ha sido útil este artículo? No fue útilFue útil
Cargando…