A pagar más impuestos, ¿una justificación equivocada para combatir la desigualdad?

  • Comparte este artículo:
¿Ha sido útil este artículo? No fue útilFue útil
Cargando…
  • Publicado: 29 septiembre, 2014

A pagar más impuestos, ¿una justificación equivocada para combatir la desigualdad?

Según el Banco Mundial en ningún lugar del mundo el aumento de impuestos, de gasto público, de déficit o de deuda pública ha disminuido la pobreza o el desempleo estructuralmente. Entre más cercano a 100 hay más desigualdad, y entre más cercano a cero significa mayor equidad. Colombia está en 58,7 y muy lejos de alcanzar la equidad.

Luis Pazos, columnista de El Financiero, recuerda las palabras del Ministro de Hacienda, Mauricio Cárdenas, quien señaló que aumentará impuestos para reducir la desigualdad y la pobreza. «Es casi seguro que con su preparación, PhD de la Universidad de Berkeley en California, sabe que lo dicho no es posible; pero de algún modo tiene que justificar ante la opinión pública un aumento de impuestos a los que más producen para dar recursos adicionales al gobierno, y poder armar programas de ayuda a los pobres, cuyo único efecto es político electoral», dice Pazos.

En varias ocasiones funcionarios del Banco Mundial han expresado que los programas “sociales” de ayuda a los pobres no reducen estructuralmente la desigualdad social y la pobreza. En ningún lugar el aumento de impuestos, de gasto público, de déficit o de deuda pública ha disminuido la pobreza o el desempleo estructuralmente.

Y como crítica, Pazos dice que «a funcionarios del Ministerio de Hacienda de Colombia, con estudios de posgrado en economía, algún profesor con tendencias keynesianas, teorías que le caen como anillo al dedo a los gobiernos gastalones, les dijo que aumentar el gasto público es una medida contracíclica, que atenúa las recesiones, las desigualdades sociales y los bajos crecimientos, lo cual es falso».

Una realidad demuestra que aquellos países con mayor gasto público, con mayor déficit, con mayor deuda pública y mayores tasas de impuestos, son los que tienen más problemas para superar el desempleo y la recesión iniciada en 2008.

«Si los dirigentes de un gobierno quieren gastar más dinero por motivos electorales, funcionarios de hacienda piensan que su obligación es poner a disposición del Presidente el dinero que pide para desarrollar los programas que prometió en campaña. Ese objetivo puede justificar políticamente el aumento de impuestos, pero en ningún país sustraer más recursos de las ganancias de las empresas privadas, principal fuente de la inversión productiva, ha generado mejores salarios para los trabajadores, menores desigualdades sociales, más empleos y un mayor crecimiento estructural», concluye Pazos.

Otro punto de vista lo ofrece el economista Xavier Sala-i-Martin, asesor jefe del Foro Económico Mundial (FEM), quien afirma que la fuente de la desigualdad en Colombia es su educación y la solución no es imponer más impuestos. Como lo publica La República, un sistema educativo obsoleto que busca respuestas y no preguntas, que es bueno para la élite pero malo para la mayoría y no es para el siglo XXI. Ese es el diagnóstico que hace el profesor en la Universidad de Columbia.

Frente a la pregunta de qué piensa de la reforma tributaria y del impuesto al patrimonio que se está discutiendo, Martin dice que «el sistema educativo es bueno para las élites, malo para la mayoría y la solución a esto no es más impuestos. Impones impuestos a los ricos, obtienes mucho dinero, y ¿qué les das a los pobres, caridad? Lo solucionas dándoles las herramientas para que ellos puedan ganarse la vida de una manera decente y esto no se hace regalándoles el dinero de los ricos».

A lo que agrega que el problema de Colombia ya no es fiscal. «Lo era. Ahora es institucional, educativo y de infraestructura. Para el primero se requiere voluntad; para los otros, dinero, que se tiene que recaudar con las materias primas y también a través de un sistema fiscal progresivo, pero el problema no se soluciona con más impuestos. La discusión del patrimonio, mala idea. Es injusto e ineficiente».

Analizando la desigualdad en Colombia

Evaluaciones realizadas por los economistas Juliana Londoño y Facundo Alvaredo, que trabajan bajo la supervisión del economista francés Thomas Piketty, encontraron que la dimensión del fenómeno de desigualdad en Colombia realmente supera el dato oficial. Así lo publica pulzo.com.

El dato se origina de las encuestas de hogares que publica el DANE. Alvaredo y Londoño revisaron las declaraciones de renta y encontraron que en los niveles más altos de la población colombiana los ingresos son superiores a los que revela la encuesta del Dane.

Si en el año 2010 la medida de desigualdad era de 55,4, su corrección con base en el pago de impuestos da 58,7. Este hallazgo podría motivar a que “los ricos estén menos dispuestos a revelar el total de sus ingresos ante un encuestador del Dane que frente a una autoridad como la DIAN”, dice Londoño.

Pero ya desde 2008 este índice había alcanzado un techo enorme, ubicándose en 59 y siendo uno de los más altos del mundo, “si no el más alto del planeta y de América Latina, la región más desigual del mundo”, indicó Jairo Nuñez de Fedesarrollo.

Entre más cercano a 100, hay más desigualdad, y entre más cercano a cero, significa mayor equidad. Colombia con ese 58,7 está muy lejos de alcanzar dicha equidad.

Realizar inadecuadamente el reporte de información exógena o no presentarlo,
puede ocasionar cuantiosas sanciones hasta de 15.000 UVT ($534.105.000 por el año gravable 2020)

Nuestra SUSCRIPCIÓN ACTUALÍCESE trae el mejor contenido para actualizarte en la presentación de la información exógena



$150.000

$350.000

$999.000




¿Ha sido útil este artículo? No fue útilFue útil
Cargando…