ANALISIS / Grandes oportunidades para los Contadores Públicos en el 2006

  • Comparte este artículo:
¿Ha sido útil este artículo? No fue útilFue útil
Cargando…
  • Publicado: 5 enero, 2006

Los colombianos terminamos el año con cifras económicas positivas, que llenan de optimismo este año nuevo, para la muestra, varios ejemplos.

En de diciembre el DANE informó el crecimiento del 5,10% del PIB entre enero-septiembre de 2005 (el más alto en 10 años), lo que de entrada prefigura un crecimiento record de la economía para 2005.

El desempleo, cifra oficial del gobierno en octubre: 10,02% , acercándose a una increíble cifra de un dígito; la Inflación , según el Banco de La República será en el 2006 del 4,5%; recaudo tributario record, con $ 43,3 billones en 2005, para un aumento del 14,7%; ganancias de la banca 3,2 Billones.

Estas cifras, como es de esperarse, han sido criticadas ampliamente por la oposición, el precandidato presidencial Horacio Serpa, dijo que las cifras oficiales eran una ‘inocentada’ a los colombianos, “porque no corresponden a la realidad de una nación llena de necesidades, que registra los más altos índices de pobreza, desempleo y exclusión”.

A los políticos en campaña les encanta decir que si al país le va bien, entonces a todos los ciudadanos nos va bien. Sin entrar en esta polémica, ahora que encaramos el 2006, queremos ser optimistas y por ende vamos a analizar cómo puede beneficiar esto a los Contadores Públicos.

 

Cifras de Crecimiento positivas, primer paso

En primera instancia, el crecimiento debe traducirse, directa o indirectamente, en creación de nuevas empresas y fortalecimiento de las existentes.

De su parte, más dinero en la economía significa tasas de interés más bajas (como se anunciaron para enero), un DTF más sano (6,19% para enero, una de las tasas más bajas de la historia) una menor tasa de usura (26,03% para enero) mayor cartera de crédito, y por ende, más inversión empresarial.

La revaluación del peso, que este año fue del 4.41%, dejó el dólar a un precio que nadie imaginó a principios de año: TRM $2.284, (aunque en la calle se consiguen dólares a $2.150), lo que significa que seguiremos teniendo importaciones baratas, y un clima excepcional para la adquisición de activos fijos a mejores precios, aprovechando con estos, la reducción del 30% en renta que vencerá en el 2007 (Art. 158-7 del E.T).

Esta coyuntura permitió también mejorar las dolidas finanzas del país y el siempre preocupante déficit fiscal, que este año rondará el 1% con relación al PIB , muy por debajo del 2,5% exigido por el FMI.

En términos generales, las empresas colombianas se valorizaron este año, las que cotizan en bolsa, por ejemplo, lograron márgenes históricos, el índice de rentabilidad accionaría de la Bolsa de Valores de Colombia (IGBC) creció en el 2005 cerca del 100%, situando a la BVC entre las de mayor crecimiento del mundo.

 

¿Cómo toca esto a los Contadores?

Podríamos aventurarnos a sugerir que a más empresas con una mejor salud económica, se traducen en más plazas de trabajo, incluyendo de profesionales contables; además, las nuevas obligaciones contables y tributarias que estas empresas adquieren, eventualmente llevaría a mejorar el perfil laboral de contadores que antes eran contratados por servicios y que ahora, podrán contratarse por nómina.

Si recordamos de una manera objetiva periodos tan complicados como la crisis del año 1999, cuando el PIB cayó por debajo del -6%, y lo comparamos con una situación de crecimiento que ronda el 5%, deberíamos mantener un moderado optimismo frente a los meses venideros.

De parte de los contadores, con un escenario latente de TLC, (gobierno espera firmar un acuerdo el 27 de enero de 2006) debemos seguir trabajando con el objetivo de mejorar nuestras competencias laborales, preparándonos en temas como NIC’s/NIIF’s, un área sensible tocada por el TLC en la mesa de servicios profesionales y que ya hemos analizado en el portal de actualicese.com

 

Nuevos declarantes del impuesto de Renta: nicho de mercado

A finales del 2005, la DIAN anunció que para el 2006 traería al ‘redil tributario’ a por lo menos 800 mil nuevos declarantes del impuesto de renta, por concepto de los ingresos y del patrimonio recibidos y obtenido en el año gravable 2005.

Según el director de la DIAN , Oscar Franco Charry, esta gran ‘inclusión’ se debe, a los cruces de información logrados con el sistema MUISCA, con datos obtenidos de los bancos, notarías, declaraciones de medios Magnéticos y otras fuentes de información.

No se debe tomar esta cifra de la DIAN a la ligera. Cuando el año pasado anunció que serían perseguidos más de 400 mil evasores, algunos creyeron que era una cifra exagerada, pero a mediados de año ya estaba llamando y mandándoles cartas a más de 200 mil.

Según cifras oficiales de la DIAN , en el 2005 fueron incluidos 1’200 mil nuevos declarantes de renta como consecuencia de los nuevos topes fijados en la última reforma tributaria, y que, en la expedición del RUT, generaron congestiones en las oficinas de la DIAN a mediados del año.

Aunque hay una pequeña proporción de personas jurídicas, la mayoría de declarantes son personas naturales que por primera vez conocen esta obligación, y por ende, deben empezar desde tramitar su RUT para después, requerir de los servicios de un contador para el diligenciamiento de su declaración.

Hay pues ahí, un nicho de mercado importante que podrá ser suplido por los profesionales de la Contaduría , pero para que esto redunde en beneficios reales, como hemos advertido en editoriales anteriores, es preciso combatir la competencia desleal ( ver editorial ), evitar que personas inescrupulosas o sin tarjeta profesional se otorguen el derecho de realizar tareas que deben ser realizadas por un Contador Público titulado.

Es menester que la Junta Central de Contadores combata la informalidad en nuestra profesión, y que de parte de los empresarios y personas naturales se de también un compromiso real para contratar servicios contables con profesionales certificados e idóneos, que no pongan en entredicho la veracidad de la información presentada y lo expongan a sanciones económicas.

De hecho, hace poco en el portal de actualicese.com un usuario denunciaba que frente a las oficinas de la DIAN de su ciudad, sin el menor control de parte de este organismo, se tramitaban en cabinas telefónicas o despachos improvisados, documentos como el RUT a $2.000 o $5.000 pesos, o incluso declaraciones de renta por personas sin la preparación adecuada, mostrando errores (¡y horrores!) como los evidenciados por los funcionarios de la DIAN ( ver editorial ) en una conferencia en Cali.

Son 800 mil posibles clientes que llegarán en determinado momento a requerir nuestros servicios y para eso, se hace imprescindible estar preparados ante la magnitud del reto que eso implica, como es, demostrar las competencias y saberes idóneos para realizar de la manera más eficiente y transparente nuestro trabajo.

 

Carga Laboral, una amenaza

A estos indicadores sin embargo, hay que añadirles un comentario crítico. Algunos colegas dejan de ver estas circunstancias como algo positivo, por el contrario, piensan que será sólo el advenimiento de nuevo trabajo que aumenta la carga laboral.

Algunas Contadores Públicos consultados por actualicese.com, piensan que en la medida que las empresas adquieran nuevas obligaciones tributarias, no contratarán los servicios de nuevos Contadores Públicos, sino que sobrecargarán de trabajo a los profesionales que ya laboran con ellos.

Es claro que muchas empresas, con el aumento de las obligaciones de parte de la DIAN , por cuestiones de costos, evitan incrementar el tiempo laboral, el sueldo, o contratar a más personal o auxiliares contables, que ayuden a equilibrar las cargas de trabajo.

En este sentido, y en la medida de lo posible, debemos crear conciencia en el mundo empresarial sobre la importancia crucial de nuestro trabajo. Debemos demostrarle a los directivos de las empresas que asesoramos, que no es recargándonos de trabajo que se pueden lograr resultados positivos, por el contrario, con tales cargas de trabajo se puede afectar la productividad e ir en detrimento de los interés de las compañías.

 

Realizar inadecuadamente el reporte de información exógena o no presentarlo,
puede ocasionar cuantiosas sanciones hasta de 15.000 UVT ($534.105.000 por el año gravable 2020)

Nuestra SUSCRIPCIÓN ACTUALÍCESE trae el mejor contenido para actualizarte en la presentación de la información exógena



$150.000/año

$99,900*/año

Ver más detalles

* Unidades limitadas con descuento

$350.000/año

$249,900*/año

Ver más detalles

* Unidades limitadas con descuento

$999.000/año

$699,900*/año

Ver más detalles

* Unidades limitadas con descuento




¿Ha sido útil este artículo? No fue útilFue útil
Cargando…