Cambios tributarios absorben a contadores y entorpece avances en proyecto NIIF (IFRS)

  • Comparte este artículo:
¿Ha sido útil este artículo? No fue útilFue útil
Cargando…
  • Publicado: 20 septiembre, 2013

Cambios tributarios absorben a contadores y entorpece avances en proyecto NIIF (IFRS)

En las PYMEs los empresarios minimizan costos delegando en el mismo personal y contador todas las exigencias tributarias y de información que se le exige a las empresas, lo cual obstaculiza la implementación de las NIIF (IFRS).

La Cifra (haz click en la imagen para ampliar)

La Cifra (haz click en la imagen para ampliar)

Las áreas contables producen tanta información por requerimientos legales que algunos empresarios terminan considerándola solo un costo obligatorio

El área contable ha terminado convertida en la mayor productora de información legal de la empresa y en especial la concerniente a cambios en la normatividad tributaria.

Este año 2013 se ha robado el show la reforma tributaria (ley 1607 de 2012) la cual ha generado en cada mes innumerables cambios a través de decretos reglamentarios y la emisión de proyectos pendiente de expedición.

Temas tales como las retenciones de empleados y asimilados, el CREE con su retención y ahora la autorretención, los cambios en los programas contables para atender estos requerimientos, entre otras muchas modificaciones impositivas nacionales y municipales, demandan la atención permanente del área contable.

Y por si fuera poco, ahora se filtra el wikiproyecto de exógena que ha armado revuelo en la comunidad contable por el incremento de reportes periódicos y nuevas obligaciones fiscales.

Los empresarios quieren que el mismo personal implemente NIIF y realice las actividades propias del área en el día a día para evitar costos adicionales

La lentitud de muchos procesos de implementación o que muchos hayan llegado tarde a este proceso no se debe a que el área contable no quiera o no esté capacitada, tal vez ese motivo es la mínima parte del problema. Lo que realmente está ocurriendo, es que la administración (gerencia y juntas directivas) de muchas empresas quiere que el mismo equipo de trabajo, concentrado en el contador y su área, realice las actividades diarias y simultáneamente implemente NIIF (IFRS)

Esta situación ha llevado a que los procesos de implementación de NIIF (IFRS) vayan marchando lentamente, y por obvias razones son evidentes a simple vista. Adicionalmente, muchas casas de software también han realizado cambios progresivos dado que las modificaciones de las reglas tributarias han demandado una mayor cantidad de tiempo.

Es fácil criticar por quienes no ejecutan estas labores

Leyendo algunos editoriales en blogs y prestigiosas revistas, observo que se acusa al contador de no prepararse en NIIF (IFRS). Posiblemente en las empresas donde han trabajado estos profesionales existían las áreas contables separadas de las tributarias, sin embargo, en las PYMEs esta dicha no es posible. Todo queda en cabeza del mismo equipo de trabajo.

Debemos tener presente que este proceso aborda inicialmente cerca de 2.000 empresas que aplicarán NIIF Plenas y que para el siguiente año 2014 se incrementará a un volumen aproximado de 50.000 empresas que aplicarán NIIF para Pymes. Estas empresas demandan un número determinado de contadores pero no la totalidad.

La mayor cantidad de empresas (unas 900.000 aproximadamente) aplicarán el mencionado Marco Normativo Técnico para Microempresas (decreto 2706 de 2012) que no son estándares internacionales NIIF (IFRS) y donde se encuentran muchos contadores. Lo anterior, no justifica que el profesional contable no se prepare en esta temática, pero como lo hemos dicho, va a un ritmo pausado y atendiendo prioridades.

El proceso de capacitación de los contadores hay que entenderlo en su justa proporción y de acuerdo con los tiempos que la misma ley ha permitido. No se debe bajar la guardia en la preparación, entendimiento y aplicación de los estándares pero tampoco crear escenarios dantescos que vistos en otro contexto puede deteriorar más la imagen del contador haciéndolo aparecer como indiferente e irresponsable.

La profesión contable ha respondido a todos los retos que se le ha asignado y progresivamente ha entendido todas estas necesidades y doy fe de esta situación cuando recorro las distintas ciudades de Colombia.

Ante la avalancha de nuevos profesionales, la sobreoferta de contadores y la rapiña de algunos por obtener múltiples clientes, los empresarios han logrado bajar precios a costa de exigir una “solución integral” que le permita cumplir con todas sus obligaciones. El escenario se resume en una expresión ya familiar “o lo toma o busco otro” y lamentablemente para nuestra profesión existen “esos otros”.

Considero que el mercado contable debe especializarse en las distintas áreas de la profesión y asumir el reto de no ir más allá de lo que su tiempo y conocimiento le permite, tal como ocurre con otras disciplinas como por ejemplo el área de la salud.

A esto debemos sumarle que hasta la fecha no ha sido expedido el decreto que regule y determine el alcance del Grupo 2 que aplicará NIIF para Pymes.

Ahora entendamos el punto de vista de los empresarios

Como todo problema, debe analizarse las dos partes y la concerniente a los empresarios también tiene una justificación.

El Core Business de una entidad no es enviar información tributaria, ni atender requerimientos del fisco y mucho menos reportar información a los entes de control y vigilancia. El Estado busca información sin medir el costo que implica obtenerla porque simplemente es una obligación legal. Tampoco hacen parte del negocio todo tipo de  demandas y procesos jurídicos a favor o en contra de la entidad que generan congestión y que deben ser atendidas porque normalmente manejan tiempos y vencimientos.

Ahora bien, el mundo empresarial también exige otras inversiones adicionales a las legales tales como: Planeación Estratégica, las Normas de Calidad ISO, Certificación BASC, el Gobierno Corporativo o la adecuada actualización tecnológica de sus operaciones, sin olvidar que la empresa debe enfocarse en lo más importante, es decir, el negocio (core business), atendiendo con prioridad los cambios en los mercados, nuevos productos, implementar nuevas estrategias comerciales, en fin, un sinnúmero de retos empresariales que demandan tiempo y dinero.

Lo que no es entendible ni admisible es que ante una buena rentabilidad y resultados óptimos de algunas empresas se pretenda abusar de las necesidades de los trabajadores y prestadores de servicios.

No cabe duda que muchas empresas han asumido este reto con el presupuesto y personal respectivo, haciendo esfuerzos en muchos casos para asumir el compromiso que el proyecto de implementación implica.

Finalmente, esperamos que existan puntos de encuentros a esta problemática que se agudiza en el sector de las PYMEs donde el problema es más agudo porque muchos lo consideran simplemente una obligación y requerimiento legal.

Preparada por:

Edmundo Alberto Flórez Sánchez
Líder de Investigación de Estándares Internacionales en Actualicese.com
edmundo.florez@blacolombia.com

Realizar inadecuadamente el reporte de información exógena o no presentarlo,
puede ocasionar cuantiosas sanciones hasta de 15.000 UVT ($534.105.000 por el año gravable 2020)

Nuestra SUSCRIPCIÓN ACTUALÍCESE trae el mejor contenido para actualizarte en la presentación de la información exógena



$150.000

$350.000

$999.000




¿Ha sido útil este artículo? No fue útilFue útil
Cargando…