Carta Abierta a la Profesion Contable


3 febrero, 2008
Este artículo fue publicado hace más de un año, por lo que es importante prestar atención a la vigencia de sus referencias normativas.

Santa Marta, febrero de 2008.

CARTA ABIERTA A LA PROFESIÓN CONTABLE

La Federación Colombiana de Colegios de Contadores Públicos considera una responsabilidad civil y un compromiso gremial y profesional, manifestar a la profesión contable en particular y a la opinión pública en general sus criterios y convicciones acerca de las condiciones actuales de desarrollo de la actividad gremial y la problemática profesional.

Sea lo primero recordar que la profesión contable desde tiempos que se remontan a su origen nacional, incluso a su prehistoria ha tenido como preocupación central la unidad gremial profesional y en esa perspectiva ha desarrollado diversas estrategias que hasta el momento han resultado infructuosas, entre las que se destacan:

1. – En la década de 1920 se crearon las asociaciones de contadores de Bogotá, Tunja, Cali y Barranquilla como entes independientes que actuaron por la defensa de los intereses de los colombianos, procurando desarrollos legislativos que reconocieran la existencia de la profesión y el derecho de los nacionales a ejercerla en los más altos cargos, de los cuales resultaban excluidos por la carencia de un registro profesional, inexistente en la legislación pero determinante en el mercado. La unidad por objetivos fracasó por la diversidad gremial y algunas contradicciones inherentes de acceso al mercado de servicios contables.

2. – Un segundo intento de unidad lo representó la creación de la Asociación Colombiana de Contadores y fue fallido en razón de sus ideales de trasplantar el modelo anglosajón de ejercicio profesional, lo cual chocó con los intereses de los contadores nacionales, ya reconocidos de manera incipiente en la ley 58 de 1931. La unidad fracaso por la diversidad de principios.

3. – El tercer intento se consolida en la década de 1950 con la creación del Instituto Nacional de Contadores fracasando por la emergencia de intereses de mercado entre contadores académicos, contadores empíricos y firmas extranjeras. Un fracaso por la diversidad de intereses de mercado.

TAMBIÉN LEE:   Tarjeta militar no es requisito para contratar jóvenes

4. – En la década de 1970 se discutieron varias alternativas, entre las que se cuentan, creación de un gremio único y disolución de los existentes, creación de una federación que reuniera las organizaciones vigentes, Federación de las organizaciones existentes y creación de una confederación que las integrara, constitución de un Comité Nacional de Unidad que coordinara las acciones de las agremiaciones. Se constituyó el comité de unidad que tuvo vida efímera y finalmente se optó por un gremio único al cual deberían fusionarse todos los demás y la iniciativa fue aprobada por el V Congreso Colombiano de Contadores Públicos en el marco del cual se realizó la asamblea constitutiva del Colegio Colombiano de Contadores Públicos.

Nuevamente fallo la estrategia, solo la Academia Colombiana de Contadores Públicos Titulados y el Colegio de Contadores de Risaralda asumieron el compromiso de integración, Acontigran otro ponente y protagonista del proceso continuó actuando y solo sus dinámicas internas condujeron a su disolución; las demás organizaciones gremiales mantuvieron su actividad, los afectos organizacionales y económicos impidieron por siempre su vinculación efectiva al proyecto.

5. – Existieron otras intenciones derivadas de los análisis de la década de 1970 como es el caso de la creación de Confecop que mediante la agrupación de organizaciones de primero y segundo grado intento construir un instrumento de unidad y también fracasó, hasta sus propios integrantes buscan hoy alternativas diferentes para el objetivo. Puede incluso reconocerse que la transformación del Colegio Colombiano de Contadores en Federación no obedeció solo a una estrategia administrativa, se buscaba la incorporación de gremios diferentes a los colegios regionales en el proceso unificador.

TAMBIÉN LEE:   Declaración sugerida del IVA: conoce cómo puedes consultarla

Todas las anteriores intenciones de unidad profesional tienen un factor común, aunque exista diversidad de factores de fracaso. Fueron iniciativas privadas, dependieron de la libertad de asociación y se manifestaron como estrategias corporativistas. Es la enseñanza de la historia y como la conocemos no repetiremos los fracasos.

Desde 1997 en el Congreso Colombiano de Contadores realizado en Cartagena de Indias y en desarrollo de decisiones del similar evento realizado en Cúcuta iniciamos actividades que permitieran encontrar una alternativa de unidad y esta consistió, y para nuestra organización consiste en desarrollar principios constitucionales que determinan que el interés general prevalece sobre le interés particular y en tales circunstancias la libertad de asociación está subordinada al interés general consagrado en el artículo 26 de la Constitución Política que faculta al Estado para regular el ejercicio de profesiones de alto riesgo social y desarrollar los colegios profesionales.

La Contaduría Pública es una profesión de alto riesgo social, así lo han reconocido reiteradamente las cortes, su función social es ni más ni menos que la construcción de confianza, el más importante de los patrimonios sociales y factor determinante del desarrollo. Por eso, con fundamento en el interés público, en reconocimiento de la prevalencia del interés general sobre el individual reivindicamos la creación de un colegio profesional de vinculación obligatoria, garante ante la sociedad de la calidad de los servicios profesionales y su compromiso con el interés público, sin que esto menoscabe la libertad de asociación porque los profesionales conservan el privilegio de decidir con base en su libre albedrío su vinculación a cualquier otra organización de objeto lícito.

TAMBIÉN LEE:   Llamado urgente a fortalecer la prevención del lavado de activos en medio de un escenario digital

En consecuencia queremos informar a la profesión y a la sociedad que nuestra organización no patrocina la confirmación de pretendidos colegios profesionales únicos y representativos, ni los conformados ni los que se encuentran en proceso de construcción desde la iniciativa privada y declara su compromiso en la continuidad del trabajo para lograr la expedición de una ley que establezca el colegio profesional con fundamento en el interés público y de vinculación obligatoria. No existen compromisos ni vinculaciones con ninguna de las iniciativas de origen privado que hoy compiten en el medio gremial profesional.

El análisis de los hechos históricos, las circunstancias de desarrollo de la creación de un Colegio Profesional que en más de dos años no muestra avances significativos y la emergencia de nuevas intenciones de organizar entidades con los mismos propósitos, son elementos que confirman nuestras hipótesis y en tal circunstancia se decide abandonar estas frustradas experiencias de creación de unos gremios más para comprometernos en la causa de un Colegio Profesional de vinculación obligatoria, fundamentado en el interés público y de creación legal. La historia muestra que esta es la única alternativa, lo contrario es insistir en los fracasos del pasado.

JACK ALBERTO ARAUJO ENSUNCHO
Presidente Nacional.

AMPARO ELIZABETH PEREZ P
Primera Vicepresidenta Nacional.
Coordinadora Centro.

JAZMIN ADRIANA CANGREJO P
Primera Vicepresidenta Nacional.
Coordinador Oriente.

RODRIGO VALLEJO SANCHEZ
Secretario Nacional.
Coordinador Occidente.

IVAR RODRIGUEZ
Coordinador Norte.

CARLOS ALBERTO ANGEL
Coordinador Sur.

LILIAM BETANCUR JARAMILLO
Directora Ejecutiva Nacional.

Sobre este contenido…

Última actualización:
  • 3 febrero, 2008
    (hace 14 años)
Categorías:
Etiquetas:

Tienda & Marketplace