Colombia, un país con gran mayoría de mipymes sin interés en el mercado internacional


11 marzo, 2015
Este artículo fue publicado hace más de un año, por lo que es importante prestar atención a la vigencia de sus referencias normativas.

Para Gustavo Adolfo López, la profesión contable no debe depender de las Normas Internacionales de Información Financiera para hacer prevalecer su importancia en el desarrollo de la Nación. Para él, el tema de la Convergencia en Colombia no es necesario, por lo menos no de la forma en la cual se hizo.

Gustavo Adolfo López Díaz, Contador Público especialista en Revisoría Fiscal, Gerencia Tributaria y Auditoría de Impuestos, considera que la profesión contable está estancada entre lo que dice el Decreto 2649 de 1993, el Estatuto Tributario y las NIIF para Pymes. Para él, el tema de los estándares internacionales de información financiera no es sinónimo de dar un paso adelante.

Gustavo Adolfo López.

Gustavo Adolfo López.

«Son muy pocos los administradores que han tomado una posición activa frente a la novedad legal y creo que allí radica el problema: la obligatoriedad. Debo ser sincero y lo que me llama la atención del proceso es que a pesar de que los profesionales y estudiantes buscan capacitación en la práctica, el tema se ha desarrollado desde la teoría que contiene el estándar, procurando que los conceptos y principios se privilegien, por encima de la instrumentación de las mismas. Esa sería la diferencia interesante que hay que rescatar, puesto que lo que hemos venido haciendo, desde las aulas, es transmitir un mal aprendizaje mecánico del Decreto 2649 de 1993 con la grave influencia en lo financiero de las normas tributarias», dice.

Para Gustavo, la profesión no debe depender de ‘tales o cuales’ normas para hacer prevaler su importancia en el desarrollo de la Nación, sino que debe existir un norte que se dirija a eliminar la instrumentalización de los estudiantes, la tributarización de la contabilidad financiera y la internacionalización por esnobismo.

TAMBIÉN LEE:   [Infografía] Impuestos adicionales de la reforma tributaria

«Se deben asumir los cambios, infortunadamente, obligatorios como puntas de lanza para modificar la relación con los usuarios para que éstos acepten, entiendan y asuman que la responsabilidad de la contabilidad y de los informes contables es de los administradores. Por lo tanto, estos son los llamados a concebir y establecer las directrices que se aplicarán en la organización social que dirigen y allí contar con profesionales contables con una visión distinta de la instrumental y fiscalista que aporte valor agregado, sin importar si con NIIF para Pymes, norma local o USGAAP».

Para el exgerente de la Cooperativa de Contadores Públicos -Contacoop-, el tema de la Convergencia no es necesario en Colombia. «Por lo menos no cómo se hizo», asegura. López toma como ejemplo Argentina donde se llevó a cabo un proceso muy diferente. «También categorizó las empresas y sólo obligó a las del Grupo 1 a aplicar estándares internacionales y para las demás, las dejó voluntarias. Además, implementó un modelo contable amalgamado entre norma local e internacional. No fue obligatorio para todos».

Para López es importante expresar que muchas cosas de las que están en la NIIF para Pymes, e incluso en las Plenas, ya estaban escritas en el Decreto 2649 de 1993, sino que tanto Contadores Públicos como empresarios hicieron mal la tarea. «Solo mirar el artículo 18 del precitado Decreto nos da una idea de lo que afirmo», dice.

Para el Gerente de PUNTO SUMMA SAS, los estándares, que no son de contabilidad, sino de reportes financieros, tienen un alto grado de permisividad que termina siendo una «contabilidad del depende», donde el empresario se acomoda como mejor le convenga, según la opción que le den. «Es una contabilidad del pronóstico, en buena medida, y ello choca con la contabilidad del valor histórico como contabilidad de los hechos. Esto es lo que hace irreconciliable la técnica de interventoría de cuentas que aplica la Revisoría Fiscal con las Normas Internacionales de Auditoría que aplica la auditoría externa. Pues aunque digan que la interventoría de cuentas son las Normas de Auditoría Generalmente Aceptadas, en realidad no lo son», asegura.

TAMBIÉN LEE:   "Al asignar beneficios tributarios a las empresas se observan más lineamientos políticos que técnicos"

López resalta una opinión de un colega experto en NIIF, quien ha expresado que Colombia no necesita el modelo de estos estándares, puesto que somos un país con mipymes en su gran mayoría, en donde las empresas son cerradas, de carácter familiar, que aún no están interesados en el mercado internacional. «Somos muy domésticos», dice. Ese mismo colega hoy cambia su postura, respecto a las NIIF, que tenía hace un año y mediante la cual las defendía a ultranza.

Alrededor del tema de la Reforma Tributaria, López dice que la mejor forma de enfrentar todas las novedades normativas que se vienen con esta, es estando alerta. «Actualización, lectura, interpretación. A los Contadores Públicos nos hace falta una cultura de lectura permanente que lleve a posicionar a la profesión como una de las más importantes y útiles para el país», afirma.

Para él, en las instituciones de educación superior se debe cultivar, antes que la mecánica contable, la lectura contable, la cual está transversalizada por la filosofía, epistemología, economía política y derecho. Y concluye diciendo que la Universidad debe rescatar el carácter político de la profesión y lo público de su apellido.

Sobre este contenido…

Última actualización:
  • 11 marzo, 2015
    (hace 7 años)
Categorías:
Etiquetas:

Tienda & Marketplace