Contabilidad de costos “Analytical Accounting”, una oportunidad para el futuro de la profesión contable

  • Comparte este artículo:
¿Ha sido útil este artículo? No fue útilFue útil
Cargando…
  • Publicado: 28 febrero, 2019

Pasado, presente y futuro de la profesión contable desde la perspectiva de la contabilidad de costos o contabilidad analítica.

“El origen de la contabilidad de costos, “Pasado”, se sitúa en épocas preliminares a la revolución industrial, cuando los procesos de cálculo se concentraban principalmente en el coste de los materiales”

El origen de la contabilidad de costos, “Pasado”, se sitúa en épocas preliminares a la revolución industrial, cuando los procesos de cálculo se concentraban principalmente en el coste de los materiales. Estos se convertían en insumo para que los diferentes empresarios contrataran artesanos u orfebres, a los que se les pagaba al destajo por su labor manual (“mano de obra”); luego los productos generados eran vendidos. Estas labores requerían de ciertos controles, por las cantidades de materias primas que eran encomendadas a los artesanos, lo que implicaba registros no formales que se constituyeron en los principios de la contabilidad de costos. Estas acciones fueron generadas entre 1485 y 1509, antes de la revolución industrial de 1776, acción que no difiere mucho de los sistemas tradicionales de costos de hoy.

Para la revolución industrial se construyeron y desarrollaron grandes industrias que requerían mayores controles, como también el ingreso de nuevos elementos que participaran en la generación de los productos, a los cuales se les denominó “maquinaria y equipos”. Así se constituyó la época del “maquinismo”, que trajo consigo la necesidad de incluir en los cálculos un nuevo elemento, el cual llamamos “costos indirectos de fabricación”, que junto a la mano de obra utilizada se convirtieron en “costos de conversión”.

Entre los países más destacados en teorizar sobre la contabilidad de costos a finales del siglo XIX está Inglaterra. Anselmo Payen, químico, físico y matemático francés, incluyó en primera instancia el concepto de la “depreciación”, del “alquiler” y los “intereses” en los cálculos de costos. De igual forma, obras como la de M. Godard en 1827, quien creó un tratado de contabilidad industrial, destacan la necesidad de determinar el precio final de las materias primas compradas a diferentes costos, lo que genera la necesidad de incorporar los métodos de valoración de los inventarios y su evolución en otros diferentes, ajustados a las necesidades. Asimismo, en 1828 Carlos Babbage incluye la necesidad de que se implementen departamentos de contabilidad con acciones de control sobre planes de trabajo del personal u horarios establecidos. A finales del siglo XIX, Henry Metcalfe publica el libro Costos de manufactura.

Los principales desarrollos en la contabilidad de costos o contabilidad analítica se lograron entre 1890 y 1915, cuando se diseñó la estructura fundamental de la contabilidad de costos, se integraron los registros de los costos a las cuentas generales en países como Inglaterra y Estados unidos, entre otros, y de igual forma se incorporaron conceptos como el establecimiento de los procedimientos para la distribución de los costos indirectos de fabricación (hoy en día “drivers” o “bases de distribución”). También se adaptaron los registros y los informes, de acuerdo con los usuarios de la información que podrían ser tanto internos como externos, la valuación de inventarios y el concepto de estimación de materiales y de mano de obra.

Continúe leyendo en el pdf…

Gerardo Alexander Vergara Meza
Docente
Universidad de San Buenaventura, Cali

Sobre el autor

Gerardo Alexander Vergara Meza

Contador público de la Pontificia Universidad Javeriana, magíster en administración de la Universidad del Valle, y estudiante de doctorado en economía de la Universidad Miguel Hernández. Actualmente se desempeña como docente de planta de la Universidad San Buenaventura, sede Cali, en la que desarrolla la línea de investigación en gestión de costos de las organizaciones.



Realizar inadecuadamente el reporte de información exógena o no presentarlo,
puede ocasionar cuantiosas sanciones hasta de 15.000 UVT ($534.105.000 por el año gravable 2020)

Nuestra SUSCRIPCIÓN ACTUALÍCESE trae el mejor contenido para actualizarte en la presentación de la información exógena



$150.000

$350.000

$999.000




¿Ha sido útil este artículo? No fue útilFue útil
Cargando…