Contadores forenses están detrás de investigaciones macrofinancieras en el tema de corrupción estatal

  • Comparte este artículo:
  • Publicado: 18 agosto, 2016

Contadores forenses están detrás de investigaciones macrofinancieras en el tema de corrupción estatal

* Foto: El Espectador

Son más de 10 años de carrera profesional con los que cuenta Luis Fernando García, contador forense de la Fiscalía General de la Nación y quien se ha destacado por ser partícipe en los casos contra directivos de Interbolsa, de la Contratación en Bogotá y los Panama Papers.

Luis Fernando García, contador forense chocoano de la Fiscalía General de la Nación, es el autor del libro “Contaduría forense: cuando las cifras ocultan el delito”, utilizado actualmente por la Fiscalía General como insumo para descubrir delitos económicos.

«El primer libro que publiqué se llama «Contaduría forense: un arma efectiva para combatir las finanzas de las organizaciones criminales». Ese texto me valió un reconocimiento por la dirección nacional del CTI y saqué otro «Contaduría forense: cuando las cifras ocultan el delito»», resalta García.

«Mis textos proponen herramientas y pautas prácticas en materia de investigación contable para ayudar a establecer y determinar cómo se mezclan actividades ilícitas y lícitas, facilitando la toma de decisiones por parte de fiscales y jueces», afirma.

García destaca de su carrera que «considerando todos los escenarios en los que debe estar un contador forense, se me presenta la oportunidad de ir a la ONU como experto forense a dictar una conferencia en los juicios simulados que la ONU tiene de financiación de terrorismo y lavado de activos. Una vez allí me nace la idea de poder hacer un libro en inglés, hago la traducción del texto y el libro sale en inglés».

Durante más de 10 años de carrera profesional, García se ha encargado de rastrear actividades ilícitas que se ocultan tras los números en las instituciones públicas.

“La contabilidad forense nace como una necesidad de detectar, rastrear y combatir los delitos socioeconómicos cometidos por delincuentes financieros y que atentan contra el bienestar de la ciudadanía”, dice.

García plantea que “en la contabilidad forense se trabaja como destapando un baúl: se va quitando tapa tras tapa, que para este caso son las cifras, hasta ubicar cualquier delito que esté en el fondo del baúl”.

A su vez, afirma: “… haciendo un paralelo entre un homicidio y un delito económico, las pistas que sigue un contador forense es cualquier movimiento extraño en las cuentas de banco, los proveedores, los pagos realizados, etc.; y es un oficio tan duro como el de un investigador criminal”.

“los contadores forenses están detrás de todas las investigaciones macrofinancieras y macrocriminales –por llamarlas de alguna manera– en el tema de corrupción estatal”

García dice que los contadores forenses están detrás de todas las investigaciones macrofinancieras y macrocriminales –por llamarlas de alguna manera– en el tema de corrupción estatal; algunos casos muy sonados son los Nule, el Hospital de Meissen, Interbolsa o la Universidad San Martín, pero también en la investigación de lavado de activos, financiación del terrorismo y peculado en todas sus modalidades.

Hay que destacar que dentro de su palmarés se cuentan los casos contra directivos de Interbolsa, de la Contratación en Bogotá y los Panama Papers, y aunque reconoce que “el riesgo siempre existe, es un compromiso ético y profesional adquirido con los colombianos el combatir la corrupción y las actividades ilícitas con alto impacto socioeconómico”.

Material relacionado

SUSCRIPCIONES ACTUALÍCESE
La biblioteca más grande de conocimiento para el contador público en Colombia



$150,000/año

$350,000/año

$999,000/año