Cumplimiento de la materialidad de estados financieros: responsabilidad del auditor


10 noviembre, 2016
Este artículo fue publicado hace más de un año, por lo que es importante prestar atención a la vigencia de sus referencias normativas.

Por materialidad se entienden los errores u omisiones en la estructura financiera de una compañía. El auditor debe evaluar el cumplimiento de este principio prestando atención al espacio donde actúa la organización y analizando los efectos de tamaño, naturaleza del error o la combinación de los dos.

Un auditor puede considerar que existe poca importancia relativa en los casos donde un hecho sujeto a reconocimiento sea trivial, ya que esta condición es ambivalente y está sujeta al criterio profesional del auditor.

La NIA 320 explica la materialidad en términos generales

  1. Errores u omisiones importantes en la estructura financiera de la compañía, que de forma individual o acumulada podrían influir en la toma de decisiones de los usuarios de la información.
  2. El auditor evaluará el cumplimiento del principio de materialidad o importancia relativa, con especial atención al espacio donde actúa la organización y analizando los efectos del tamaño, naturaleza del error o la combinación de ambos.
  3. Para determinar si cierta información es o no importante para los usuarios de la información financiera, el auditor deberá evaluar las necesidades comunes de dichos usuarios, ya que los impactos derivados de las decisiones de reconocimiento financiero pueden cambiar si se estudian desde la perspectiva de usuarios individuales o específicos, cuyos intereses o requerimientos también pueden tener gran variación.
“el auditor de la información financiera bajo los nuevos estándares internacionales está obligado a evaluar como un todo el cumplimiento de la materialidad de los estados financieros”

En virtud a los criterios expuestos, el auditor de la información financiera bajo los nuevos estándares internacionales está obligado a evaluar como un todo el cumplimiento de la materialidad de los estados financieros, es decir, analizados en su conjunto.

TAMBIÉN LEE:   Inicia ciclo de cursos de cultura tributaria para docentes por parte de la Dian

Así mismo, también deberá hacerlo al nivel o niveles de clases particulares de transacciones. Deberá determinar la importancia relativa, preferiblemente, de cada uno de los movimientos de la organización en el curso normal de sus operaciones. Una operación con dicha importancia tendrá materialidad y, por tanto, necesidad de ser reconocida, medida, presentada y revelada oportuna y fielmente en los informes financieros.

En ese sentido, el auditor confirmará la materialidad de los saldos o las revelaciones, y un monto o montos inferiores al nivel de materialidad ya establecido en el manual de políticas contables de la compañía, con el fin de evaluar los efectos de los riesgos a los que se enfrenta la empresa, y así diseñar los procesos y procedimientos idóneos para responder a estos.

Si quiere profundizar en este tema, lea nuestro análisis Materialidad o importancia relativa en la auditoría: conozca las claves de la NIA 320.

Sobre este contenido…

Última actualización:
  • 10 noviembre, 2016
    (hace 6 años)
Categorías:
Etiquetas: