Daniel Sarmiento Pavas se retira del CTCP: estos fueron sus aportes a la entidad

  • Comparte este artículo:
¿Ha sido útil este artículo? No fue útilFue útil
Cargando…
  • Publicado: 3 enero, 2018

Daniel Sarmiento Pavas se retira del CTCP: estos fueron sus aportes a la entidad

Daniel Sarmiento Pavas asegura que haber estado casi desde el inicio en el proceso de los estándares internacionales en Colombia le permitió participar en las principales decisiones que se han tomado hasta el momento. Asimismo, valora que muchas de sus propuestas fueron aprobadas por el CTCP.

Luego de una gestión de más de 6 años en el Consejo Técnico de la Contaduría Pública, el consejero Daniel Sarmiento Pavas da un paso al costado para continuar ejerciendo su profesión. Pavas recuerda que antes de entrar al CTCP, no imaginaba que llegaría hasta este punto, «porque durante mi vida profesional no me había interesado mucho por los órganos de la profesión y me había concentrado en el ejercicio de la contaduría pública desde lo puramente técnico».

Para él, todos estos años se convirtieron en una experiencia sumamente enriquecedora para su vida «y en una coyuntura que considero muy privilegiada, por el período histórico que me tocó vivir».

Al hablar sobre sus principales aportes como consejero del CTCP, Pavas considera que el haber estado casi desde el inicio del proceso alrededor de los Estándares Internacionales le permitió el privilegio de participar de manera activa en las principales decisiones que se han tomado hasta el momento. «Aunque ha sido un trabajo de equipo, tuve la fortuna de proponer algunos temas que finalmente fueron decididos por el Consejo», dice.

«Creo que el primer aspecto importante que estuvo a mi cargo fue elaborar la propuesta definitiva sobre quiénes integrarían los tres grupos. Pensando en las condiciones económicas de nuestro país, la propuesta partió de la base de pensar en qué factores podrían determinar qué tipo de base de información financiera utilizar. Nunca estuve de acuerdo en que el Grupo 1 fuera integrado solo por entidades que estuvieran en el mercado de valores, porque esto hubiera reducido el número de compañías con Normas Internacionales de Información Financiera completas a solo un par de cientos, y en un entorno como el nuestro, muchas entidades tienen múltiples usuarios y ejercen una influencia demasiado fuerte en su medio, como para tener un estándar de inferior calidad, como es la norma internacional para las pymes», explica Pavas.

Por lo anterior, su propuesta fue que se tuvieran en cuenta, además del tamaño, las relaciones de inversión y el comercio internacional.

«Creo que fue un acierto unificar el modelo contable para todos los tipos de entidades con aplicación de régimen del sector privado. De no haber hecho esto, proliferarían hoy diversos modelos contables para entidades similares, pero con objetos distintos, como sucede con las entidades no lucrativas. Sin embargo, es claro que se requiere regulación adicional en este último caso, para poder lograr mayor homogeneidad en el tratamiento contable de las ESAL», explica.

El segundo gran aporte, dice Pavas, fue la propuesta normativa para el grupo 1.

«No teníamos referente sobre cómo hacerlo y logramos construir un documento de sustentación conformado por 267 páginas, cumpliendo todos los requisitos de la Ley 1314 de 2009, que sirvió para las propuestas normativas que se efectuaron más adelante», recuerda Pavas.

“Un tercer aporte fue la construcción de la propuesta normativa que derivó en el Decreto 302 de 2015, para reglamentar la aplicación de las normas de aseguramiento de la información”

Un tercer aporte fue la construcción de la propuesta normativa que derivó en el Decreto 302 de 2015, para reglamentar la aplicación de las normas de aseguramiento de la información.

«Tampoco teníamos en este tema un referente internacional similar al nuestro sobre cómo hacerlo y quiénes deberían aplicar la nueva normatividad. A pesar de las críticas y reticencias sobre la definición que quedó incluida en este decreto, no nos cabe duda de que le decisión de propuesta que tomamos en su momento redundará en beneficios para el país generando una mayor confianza en la información financiera y por supuesto, en la labor del revisor fiscal», destaca Pavas.

La elaboración del Documento de Orientación Técnica –DOT 001– es un cuarto aporte significativo recordado por Pavas, el cual explica la relación entre las Normas Internacionales de Información Financiera y la contabilidad, y da lineamientos sobre la forma de incluir los saldos iniciales en los libros contables, aborda temas polémicos como el de las cuentas de orden, y orienta sobre la forma de tratar los cambios en políticas y la corrección de errores significativos en la contabilidad.

Un quinto aporte fue la construcción del Documento de Orientación Técnica –DOT 14–, sobre la información financiera de las ESAL, tema de alta relevancia para el país y que es una problemática que está siendo tratada a nivel internacional.

Pavas también destaca las propuestas que llevaron a la creación de algunos comités técnicos y de expertos, como el Comité de Expertos Tributarios, el Técnico de Aseguramiento, el de Expertos en Valuación y el de Expertos en Normas Internacionales de Información Financiera.

Finalmente, a Pavas le parece relevante la gestión que se realizó con la presencia internacional.

«Tuvimos el privilegio de participar en grupos donde el país nunca había estado presente. Asistimos al WSS (Word Standards Setters), foro convocado por el IASB; en el IFASS (International Forum of Accounting Standrad Setters), foro mundial de emisores. Como resultado de esta participación, fuimos invitados a hacer parte del grupo de trabajo en ESAL, conformado por 9 miembros de los 5 continentes, con la única representación latinoamericana de nuestra parte», resalta.

Pavas también participó como miembro del directorio de Glenif durante los 3 últimos años, donde se lideraron grupos técnicos de trabajo en distintas oportunidades y el proyecto de investigación sobre prácticas contables de las ESAL en América Latina, proyecto que todavía está en curso.

«Como resultado de estas gestiones, he tenido el privilegio de pertenecer durante los últimos 5 años al Grupo de Revisión de la Traducción de las NIIF al español y ser miembro durante los dos últimos años del SMEIG (Small and Medium Entities Implementation Group), perteneciente al ISAB», concluye.

* Con información del CTCP.

Material relacionado


En ACTUALÍCESE producimos y distribuimos conocimiento en temas contables, tributarios y legales. Tenemos un un boletín diario gratuito y ofrecemos una actualización permanente PREMIUM con las siguientes herramientas:

¿Ha sido útil este artículo? No fue útilFue útil
Cargando…