Depreciación de activos poco utilizados pero necesarios


3 junio, 2015
Este artículo fue publicado hace más de un año, por lo que es importante prestar atención a la vigencia de sus referencias normativas.

El estándar en el párrafo 17.20 en la NIIF para pymes, indica que la depreciación inicia cuando el activo está disponible para ser utilizado, cuando se encuentra listo en las condiciones esperadas y requeridas por la gerencia; esa depreciación continúa hasta tanto el activo se dé de baja. La depreciación no cesa cuando el activo está sin utilizar; el hecho de que un activo esté ocioso no necesariamente significa que se detenga su depreciación. La entidad debe seguir depreciándolo hasta que lo dé de baja.

Ahora bien, hay que tener en cuenta que la NIIF para pymes castiga esos activos ociosos. Un activo que no esté generando beneficios lo más seguro es que deba ser dado de baja de los estados financieros, porque una parte de la definición de activo precisamente involucra la generación de beneficios económicos para la compañía. Con esos activos ociosos hay que seguir haciendo depreciación, hay que evaluar el valor del deterioro de esos activos, si no los está utilizando ni los va a usar en un futuro previsible, lo mejor es venderlos  y convertirlos  en recursos líquidos que puedan aprovechar para la operación.

Sin embargo, hay que tener en cuenta que ese mismo párrafo 17.20 dice que en algunas ocasiones la depreciación puede ser en función del uso o de las unidades producidas y en ese caso si no hay producción, el cargo por depreciación será nulo; esta será la forma más acertada de depreciar aquellos bienes que no son necesarios para la empresa, y que por tanto no se utilizan con frecuencia.

TAMBIÉN LEE:   ¿Cómo se reconocen y miden los activos?: valor razonable, costo amortizado y costo histórico

Tal es el caso, por ejemplo, de una planta eléctrica para cuando se va la energía; esa planta solo funciona en algunas ocasiones, esporádicamente; una opción para esa planta eléctrica es depreciarla por horas trabajadas; se le pregunta al fabricante cuántas horas de vida útil tiene la máquina y las hora que trabaje, esas horas se depreciarán; cuando la máquina no esté en funcionamiento, la depreciación será cero en determinado período.

También puede consultar:

Sobre este contenido…

Última actualización:
  • 3 junio, 2015
    (hace 7 años)
Categorías:
Etiquetas: