Depreciación de animales que son activos fijos para la entidad


Tener animales como parte de los activos de una entidad sí es posible; cuando estos deban ser clasificados en propiedades, planta y equipo, se someten al cálculo de depreciación como cualquier otra partida del grupo.

Resolvamos la siguiente pregunta remitida por uno de nuestros usuarios: ¿Cómo se debe manejar la depreciación de un semoviente tratado como activo fijo?

En algunas organizaciones, según el tipo de actividad que llevan a cabo, se hace necesario el empleo de animales en lugar de máquinas. En dichos casos, estos harían parte de las propiedades, planta y equipo pues no se tienen para criarlos y venderlos sino para la ejecución de una tarea en particular; como sucede, por ejemplo, en algunas cultivadoras que recurren a bueyes para arar el campo en lugar de un tractor.

Lo mismo ocurre con los perros de las entidades de seguridad, pues aunque son animales y cumplen la definición de activo biológico, no reciben dicho tratamiento porque no se tienen para realizar una actividad agrícola, sino para coadyuvar en una prestación de servicio.

En tal contexto, los animales deben recibir el mismo tratamiento de una propiedad, planta y equipo.

Suponiendo que se adquirió un animal por un costo de $10.000.000, la Sección 17 del Estándar internacional para Pymes indica la obligación de establecer una vida útil. En consecuencia, para determinar tal información la entidad puede consultar a un zootecnista, quien indicará, por ejemplo, que el animal tiene una vida en promedio de 10 años sin un valor residual, pues a tal término no podrá comercializarse dada su edad avanzada y considerará, además, que no será costoso sacrificarlo y, por tanto, puede asignarse un valor de $0 por desmantelamiento.

TAMBIÉN LEE:   Propiedad, planta y equipo sin uso: ¿cuándo debe darse de baja?

Según tales datos, el valor depreciable será el costo ($10.000.000), más la provisión de desmantelamiento ($0), menos el valor residual ($0);  como resulta evidente, el resultado son los mismos 10 millones y la depreciación anual sería de $1.000.000.

Si el semoviente se utiliza en el tema agrícola, la depreciación sería un mayor costo del cultivo, en el caso de los perros de las empresas de seguridad, tal valor correspondería a un costo de la prestación del servicio. En cuanto a otros casos no asociables a una fuente de ingresos, deberá reconocerse como un gasto al estado de resultados según el tratamiento establecido en las políticas contables.

Publicidad

Material relacionado:

Actualícese es un centro de investigación donde producimos y distribuimos conocimientos en temas contables y tributarios a través de revistas, cartillas, libros y publicaciones digitales, seminarios, foros y conferencias.
Miles de profesionales reciben estos y más beneficios con nuestra Suscripción Actualícese.

Horarios de atención Lunes a viernes de 8:00 a.m. a 5:00 p.m. jornada continua. Sábados de 9:00 a.m. a 1:00 p.m.

Únete a nuestras redes sociales



Los logos y nombres comerciales pertenecen a su respectivo dueño.
Respetamos tu privacidad, todos tus datos están seguros con nosotros.

Si deseas darte de baja, puedes administrar tus preferencias de correo aquí

Escríbenos por Whatsapp  Ver líneas de atención