Desempleo en Colombia deja ver una brecha entre hombres y mujeres


13 marzo, 2017
Este artículo fue publicado hace más de un año, por lo que es importante prestar atención a la vigencia de sus referencias normativas.

Mujeres menores de 25 años, con educación secundaria completa, cabezas de hogar y comprometidas se ven afectadas cuando se encuentran en la búsqueda de empleo. Parece que el aumento de la licencia de maternidad ha jugado en contra de ellas.

Aunque existe un marco legal que busca promover la igualdad de género, como la Ley de Cuotas, es una realidad que continúan existiendo brechas entre hombres y mujeres cuando se habla del mercado laboral. Un ejemplo de lo anterior es el desempleo, donde se observa que hay más mujeres desempleadas que hombres en la misma situación.

Como asegura Luis Eduardo Arango, investigador principal del Banco de la República, las grandes brechas las experimentan las mujeres menores de 25 años, cabeza de hogar, con educación secundaria completa; las comprometidas (casadas o en unión libre) presentan tasas de desempleo dos veces más altas que las de los hombres.

El desempleo estructural de las mujeres también es más alto, particularmente para las que viven con su pareja, este indicador triplica el de los hombres; las que viven sin pareja registran un desempleo estructural aún más alto y, según su nivel educativo, las más afectadas son las que tienen como máximo educación secundaria.

Para conocer más aspectos de la situación laboral de las mujeres en Colombia, la oficina del Banco Interamericano de Desarrollo –BID–, en Bogotá, y el Banco de la República publicaron el libro Desempleo femenino en Colombia, aquí se ofrecen elementos de reflexión para las políticas públicas en áreas como la movilidad urbana, las características de los vecindarios, el acceso al cuidado infantil, la licencia de maternidad y los mecanismos de búsqueda de empleo; además de reiterar la importancia de la cobertura y calidad de la educación.

TAMBIÉN LEE:   Misión de Empleo: ¿cuál es el balance de la participación femenina en el mercado laboral colombiano?

Oferta y demanda laboral para ellas

Portafolio publica que la Ley 1468 de 2011, que extendió las licencias de maternidad de 12 a 14 semanas –la última actualización de esta disposición la hizo la Ley 1822 de 2017 que amplió la licencia de 14 a 18 semanas–, produjo, al parecer, una mayor inactividad de las mujeres en edad fértil y un aumento en la probabilidad de que terminen en la informalidad.

La presencia de niños pequeños y el estatus de comprometida son determinantes del desempleo femenino. Alrededor del 10 % de las desempleadas viven en hogares donde hay niños en edad preescolar; en los hombres este indicador es del 6 %.

Otro resultado presentado por el libro es que la duración del desempleo en mujeres comprometidas es mayor que la de los hombres comprometidos, en todos los niveles de ingreso de la pareja, y mayor que la de hombres y mujeres no comprometidos. Esto podría sugerir un menor esfuerzo de búsqueda por parte de las mujeres comprometidas.

Hablando sobre la demanda, el desempleo femenino se reduce al aumentar los anuncios de vacantes; por ello, para reducir la duración del desempleo femenino es importante seguir promoviendo los sistemas de información con vacantes.

Otro resultado que se presenta es que las mujeres con baja escolaridad, cabeza de hogar, y a cargo de hijos menores son el grupo más vulnerable, pues carecen del apoyo de sus parejas. Ellas aceptan empleos informales para eludir el desempleo.

¿Y la Ley de Cuotas?

El presidente Santos, durante la celebración del Día Internacional de la Mujer, indicó que su Gobierno sigue cumpliendo y promoviendo la Ley de Cuotas y la participación de las mujeres en las actividades políticas electorales, tarea que se adelanta no por obligación, sino por absoluta convicción.

TAMBIÉN LEE:   Pensión de invalidez: conteo de semanas para jóvenes se realiza desde la fecha de emisión del dictamen

Sobre este tema, recalcó que mientras la ley exige una participación de las mujeres en los cargos decisorios del Estado de por lo menos el 30 %, el año pasado su administración alcanzó una participación en el máximo nivel decisorio del 38 %, y en otros niveles decisorios del 41 %.

Desde la administración también se viene impulsando la implementación del Decreto 2733 de 2012, cuyo objetivo es generar empleo para las mujeres que han sido víctimas de diversas formas de violencia. Santos explicó que los empleadores que contraten a mujeres sobrevivientes de la violencia recibirán un beneficio tributario que les permite deducir en su declaración de renta el 200 % del valor de los salarios y prestaciones sociales que les paguen, pues así lo indica el beneficio tributario estipulado en el Decreto 2733 de 2012.

Igualmente, Santos destaca la estrategia Equipares, que es un sello de equidad laboral para las empresas que cumplen con la igualdad de género. Esta estrategia, implementada por el Ministerio de Trabajo con el apoyo de la Consejería Presidencial para la Equidad de la Mujer y el PNUD, ya ha certificado a 50 empresas.

En cuanto a beneficios de programas sociales del Gobierno, más de 240.000 mujeres de bajos recursos han podido adquirir su vivienda. El 70 % de las viviendas entregadas se han titulado a mujeres. Igualmente, más de medio millón de mujeres rurales se han beneficiado en los últimos dos años de programas de apoyo del Ministerio de Agricultura.

En los últimos tres años, cerca de 16.000 mujeres se han favorecido del programa de empleo temporal dirigido a población vulnerable. Asimismo, más de 13.000 mujeres son beneficiarias de Ser Pilo Paga.

TAMBIÉN LEE:   ¿De dónde saldrá el dinero para financiar el programa de generación de empleo juvenil?

Además, cerca de 50.000 mujeres han sido respaldadas con créditos para pequeñas productoras, programas de capacidades empresariales y apoyos a los emprendimientos productivos.

Material relacionado

Sobre este contenido…

Última actualización:
  • 13 marzo, 2017
    (hace 5 años)
Categorías:
Etiquetas:

Tienda & Marketplace