Diálogos improbables que logran consensos


8 octubre, 2021

La inclusión en el proyecto de Presupuesto General de la Nación del artículo que permite los traslados exprés, y la controversia que ha suscitado por su inconveniencia en términos de regresividad, equidad y costo fiscal, son una magnífica oportunidad para volver a poner el foco sobre la necesaria y tantas veces pospuesta reforma pensional.

Pero ¿cómo hacerlo sin caer en el estéril debate de siempre, que a lo único que ha llevado es a la persistencia de una conversación evasiva, la inacción y la frustración ante la imposibilidad de lograr cambios de fondo?

La respuesta está en que para hacerlo se utilice la metodología del “diálogo improbable”, que, al reunir personas con visiones y posiciones diversas para un diálogo constructivo, logra consensos en temas que generalmente dividen a la sociedad.

Precisamente, este es el ejercicio que acaba de realizar el grupo Diálogos Improbables (conformado por líderes de diferentes procedencias) sobre el sistema pensional. En conversaciones con jóvenes, emprendedores, comunidades étnicas, jornaleros, mujeres, etc., respecto a lo que para ellos significan las pensiones, este grupo constató la irrelevancia que para muchos colombianos tiene el sistema pensional actual.

Ante esta evidencia, el grupo aboga por lograr cambios profundos que conduzcan a un sistema de protección social más amplio, equitativo, flexible, solidario y sostenible. No obstante, dadas las restricciones y resistencia que tradicionalmente enfrentan estos cambios en el ámbito político y la no participación en el debate de aquellos grupos que más se beneficiarían, el grupo considera necesario que, en la conversación, además de técnicos y académicos, participen ciudadanos de todas las condiciones. Colombia necesita renovar el contrato social en torno a la protección de la vejez con la participación de todos los actores.

TAMBIÉN LEE:   Pensión de sobrevivientes: ¿cómo demostrar la pérdida de capacidad laboral de un beneficiario?

A partir del ejercicio, el grupo de diálogo identificó cinco temas que podrían guiar la conversación pública alrededor de los cambios que se requieren.

Un primer tema es la tensión existente y la necesidad de redefinir los derechos, deberes y obligaciones de quienes participan en el sistema y de aquellos que aún no hacen parte. El segundo es la desconfianza generalizada en el sistema, en su diseño y funcionamiento, y en la lógica detrás de los intereses de los reguladores y operadores.

El tercero es la confluencia de incentivos y distorsiones en su diseño que lo hacen no óptimo. Un ejemplo son los subsidios mal dirigidos. El cuarto es la desconexión del sistema pensional frente a la realidad del mercado laboral; el quinto, la inacción que empeora las cosas y obliga a hacer algo.

Estas son reflexiones útiles del grupo que vale la pena considerar para ampliar el diálogo respecto al sistema pensional. Hagámoslo.

Rosario Córdoba Garcés
Analista

 


 

Sobre este contenido…

Última actualización:
  • 8 octubre, 2021
    (hace 10 meses)
Categorías:
Etiquetas: