Diferencias entre revisoría fiscal y auditoría externa

  • Comparte este artículo:
¿Ha sido útil este artículo? No fue útilFue útil
Cargando…
  • Publicado: 22 abril, 2016

Diferencias entre revisoría fiscal y auditoría externa

Las figuras de revisoría fiscal y auditoría externa pueden llegar a confundirse en caso de que no se conozcan sus diferencias; es importante precisar algunos puntos clave para que tanto la dirección como la administración identifiquen la utilidad de cada una y puedan tomar decisiones.

“el revisor fiscal debe determinar en el informe si los estados financieros son preparados sobre principios de general aceptación y si han cumplido con las normas legales”

La revisoría fiscal y la auditoría financiera externa están dirigidas a la revisión de los estados financieros de la empresa; no obstante, desde su naturaleza, funciones, finalidades en el seno del ente económico y alcance tienen marcadas diferencias, por lo que la revisoría fiscal no puede compararse con la auditoría externa. A continuación se resaltan las principales diferencias:

  • Origen del nombramiento: el cargo de revisoría fiscal es obligatorio y opera por mandato de la ley para los entes económicos que reúnan los requisitos señalados en la norma respectiva; por su parte, la auditoría externa tiene un carácter meramente voluntario por parte de la junta directiva, junta de socios o  asamblea general de accionistas.
  • Alcance: el control ejercido por la revisoría fiscal al ente económico es integral a todas las áreas y operaciones de la empresa, mientras que el alcance del examen del auditor se limita a los términos del contrato de servicios profesionales celebrado con el usuario del servicio.
  • Intereses: la auditoría externa opera en interés de los administradores de la entidad y está dirigida a la empresa o terceras personas, mientras que la revisoría fiscal salvaguarda los intereses de los asociados y/o de las partes que conforman el ente económico y con ello el interés del mismo gobierno dirigido a la empresa, terceras personas, el Estado y la sociedad.
  • Subordinación: la auditoría externa está subordinada a la administración de la organización a quien le rinde cuentas por el resultado de su gestión, mientras que la revisoría fiscal como controlante absoluto de la entidad solamente se encuentra sujeta al máximo órgano del ente, la asamblea general o junta de socios.
  • Cobertura: la cobertura del trabajo desarrollado en la auditoría externa se encuentra delimitada en el tiempo y evalúa una situación concreta de acuerdo a lo pactado en el respectivo contrato o convenio. La revisoría fiscal tiene una cobertura permanente y amplia de acuerdo a lo prescrito en la ley.
  • Resultado de los informes: el revisor fiscal debe determinar en el informe si los estados financieros son preparados sobre principios de general aceptación y si han cumplido con las normas legales; además debe evaluar el grado de eficiencia y eficacia en el logro de los objetivos previstos por la empresa, el buen manejo de los recursos y la evaluación del sistema de control interno para conceptuar sobre su manejo. Por su parte, el auditor externo en el informe otorga fe pública a la confiabilidad de los estados financieros y la credibilidad de la gerencia que los preparó.
  • Responsabilidad: con la emisión de los conceptos contenidos en los informes la auditoría se expone a una responsabilidad civil; por otro lado, la revisoría fiscal tiene una responsabilidad mucho más amplia y se encuentra sujeta a consecuencias de tipo civil, penal y legal de acuerdo a la información contenida en los dictámenes.
  • Funciones: el auditor debe entregar una opinión sobre la razonabilidad de los estados financieros, mientras que las funciones del revisor fiscal son mucho más amplias ya que debe dictaminar la razonabilidad de los estados financieros y autorizarlos con su firma; adicionalmente las mencionadas en el artículo 207 del Código de Comercio.

Material relacionado:

Realizar inadecuadamente el reporte de información exógena o no presentarlo,
puede ocasionar cuantiosas sanciones hasta de 15.000 UVT ($534.105.000 por el año gravable 2020)

Nuestra SUSCRIPCIÓN ACTUALÍCESE trae el mejor contenido para actualizarte en la presentación de la información exógena



$150.000

$350.000

$999.000




¿Ha sido útil este artículo? No fue útilFue útil
Cargando…