El caso de lavado de dinero en el HSBC. Segunda parte – Luis Alberto Penagos M.

  • Comparte este artículo:
¿Ha sido útil este artículo? No fue útilFue útil
Cargando…
  • Publicado: 28 agosto, 2012

Para ubicarnos en el contexto de la primera parte donde describí quien es el HSBC  y su clave la  filial en EE.UU.UHN;   UHN opera más de 470 sucursales bancarias en los Estados Unidos, como consecuencia de ello, la filial de HSBC en EE.UU., UHN, está obligado a interactuar con otras filiales de HSBC e instituciones financieras extranjeras que se enfrentan a importantes retos ALD(Antilavado de Dinero) , a menudo operan bajo requisitos de ALD más débiles, y nunca estuvo  tan familiarizado  con, o respetuoso de los más estrictos controles ALD en los Estados Unidos.

Los problemas detectados incluyen una acumulación masiva de  más de 17.000 alertas, la identificación de una posible actividad sospechosa que aún no se había revisado, los métodos ineficaces para identificar las actividades sospechosas; la imposibilidad de presentar oportunamente los informes de actividades sospechosas con EE.UU. la ley cumplimiento; la imposibilidad de llevar a cabo cualquier diligencia debida para evaluar los riesgos de las filiales de HSBC antes de  la apertura de cuentas corresponsales; la imposibilidad por  más de 3 años por parte de  UHN, desde mediados de 2006 hasta mediados de 2009, para llevar a cabo cualquier monitoreo ALD de USD$15 mil millones en transacciones en efectivo al detalle con los mismos afiliados a  HSBC a pesar de los riesgos asociados con grandes operaciones en efectivo, la asignación de calificaciones de riesgo del cliente, una falta de seguimiento de 60 billones de dólares anuales de transferencias bancarias, la actividad de los clientes domiciliados en los países calificados por UHN como de menor riesgo, procedimientos inadecuados y dotación de personal no calificado de ALD, la insuficiencia de recursos  y los problemas  de liderazgo de ALD. Desde muchas de estas críticas dirigidas sobre graves deficiencias  generalizadas de ALD, que provienen de tiempo atrás, el ir y venir de críticas y advertencias entre reguladores mexicanos se remonta a principios de la década del año 2000, me permito presentar a los lectores una resumida cronología de  una sanción que a mi juicio se le dio muchas largas por parte de la Comisión del Tesoro de los Estados Unidos como principal Regulador y las razones por las cuales esta no tomo acciones correctivas sobre las primeras sospechas; los puntos más calientes de las reuniones entre la dirección del banco y los funcionarios de la CNBV(Comisión Nacional Bancaria y de Valores) de México.

2003

En enero y agosto de ese año las autoridades mexicanas elaboraron dos reportes sobre el banco HSBC en donde se identificaron “problemas en la detección de transacciones sospechosas y la falta de implementación del manual de prevención de lavado de dinero”, según publicaba el Subcomité de Investigaciones del Senado de Estados Unidos, en relación a la CNBV.

2004

El responsable de Cumplimiento del banco HSBC para México y América Latina, John Root, publicó otro reporte en donde afirmaba que el banco ya había mejorado su sistema de detección de lavado de dinero. A pesar de ello “la CNBV observó resultados poco satisfactorios” en cuanto a detección de operaciones inusuales e identificación de clientes de alto riesgo o “políticamente expuestas”, además de otras deficiencias para detectar lavado de dinero, decía el informe de Root.

Esta preocupación por parte del responsable de Cumplimiento de HSBC no sólo estaba justificada por una visita de la CNBV en septiembre de ese año, sino porque tras ella, las autoridades mexicanas habían informado a las norteamericanas que, de nuevo, “HSBC México “carecía de controles adecuados”.

Por su parte, el subsecretario para Terrorismo e Inteligencia Financiera del Tesoro, David S. Cohen, dijo que se procesaron  420 mil millones de transacciones transfronterizas con 13 casas de cambio mexicanas de “alto riesgo” de 2004 a 2007, que pudieron ser usados para comprar material por los narcotraficantes.

2005-2006

La CNBV se reunió con David Bagley, el máximo responsable de Cumplimiento de HSBC a nivel mundial. Tras esa reunión, Bagley había enviado un correo electrónico en donde afirmaba que los funcionarios mexicanos habían señalado las cuentas de HSBC en las Islas Caimán y las operaciones que las vinculaban con otros países, como México, Estados Unidos o Francia, como algunas de las más sospechosas.

2007

No obstante, el banco continuó operando y pasaron casi dos años hasta que Bagley volvió a reunirse con la CNBV. Cuando esto finalmente ocurrió –en junio- los reguladores mexicanos plantearon una lista aún más detallada y profunda de preocupaciones sobre la legitimidad de las operaciones del banco británico.

Ello llevó a la CNBV a solicitar una reunión “privada y confidencial”  entre  Paul Thurston, director general de HSBC México, y el vicepresidente de Supervisión de la CNBV. Tras celebrarse, Thurston escribió en un correo electrónico que las autoridades mexicanas habían expresado “preocupaciones directas sobre los procesos de prevención de lavado de dinero, tarjetas y operaciones de tesorería”. 

Para la CNBV los controles internos de HSBC eran “débiles”, el banco no conocía bien a sus clientes y, además, se habían lanzado al mercado nuevos productos “sin contar con los controles adecuados”, sin desestimar que otros países latinoamericanos también podrían estar afectados.

2008

Para febrero de este año, un nuevo contacto se celebró entre la CNBV y la alta dirección de HSBC que, en esta ocasión, incluyó tanto al CEO de HSBC México, como al responsable de Cumplimiento a nivel mundial. Y, finalmente, un mes después, HSBC entregó un verdadero plan de acción a los supervisores mexicanos, quienes aseguraron a la entidad bancaria que “supervisarían su implementación”.

Al cabo de seis meses se celebró una gran reunión, en donde Guillermo Babatz, presidente de la CNBV, Patricio Bustamante, vicepresidente de Supervisión de la CNBV y Pablo Gómez responsable del área de Prevención de Lavado de Dinero por parte de la CNBV se mostraron “muy preocupados” porque el plan de HSBC no avanzaba con suficiente velocidad y porque habían detectado “un alto nivel de dólares repatriados a Estados Unidos” desde cuentas en las Islas Caimán, que podrían provenir del narcotráfico. Del otro lado de la mesa se encontraban Michael Geoghegan, CEO del Grupo HSBC, Emilson Alonso, responsable de HSBC Latinoamérica y Luis Peña CEO de HSBC México.

2009-2010

Después del largo proceso de reportes y críticas que duró seis años, HSBC decidió dejar de aceptar depósitos en dólares en México, salvo a través de cajeros automáticos del aeropuerto del D.F. y al año siguiente cerró su negocio de notas bancarias en los Estados Unidos.

Otros bancos mexicanos también prohibieron los depósitos en dólares El reporte de EU señaló transferencias por 7 mil millones de dólares desde las operaciones de la filial del banco en México hacia las de EU entre el 2007 y el 2008.

En medio del escándalo por los resultados del informe U.S. Vulnerabilities to Money Laundering, Drugs, and Terrorist Financing: HSBC Case History del Subcomité Permanente de Investigaciones del Senado de Estados Unidos, el Grupo HSBC Holdings anunció la cancelación de 20 mil cuentas de mexicanos en Islas Caimán.

La investigación del Senado estadounidense revela que Departamento de Estado, el FBI, la DEA y otras dependencias habían advertido al banco que México era una zona de alto riesgo para el lavado de dinero.

El reporte señaló transferencias por 7 mil millones de dólares desde las operaciones de HSBC en México hacia las de Estados Unidos entre el 2007 y el 2008.

, para evitar que los criminales pudieran enviar elevadas cantidades hacia otros sistemas financieros vía transferencias, y esta disposición frenó en un 75% el total de dólares enviados a Estados Unidos desde México en 2010.

Otra de las medidas fue el endurecimiento de la regulación a otros intermediarios financieros, como casas de cambio. Mientras que 27 de éstas operaban en México en 2010, actualmente sólo lo hacen ocho producto de nuevas medidas de control aplicadas por la CNBV a nivel nacional, lo que le valió el reconocimiento explícito del FMI y el BM por haber adaptado y aplicado nuevos procesos de supervisión y control al sistema financiero nacional.

Como lo ven ustedes queridos lectores fue una situación que se fue agravando poco a poco por la falta de seguimiento a las recomendaciones que hacían los auditores y los oficiales de cumplimiento y la misma comisión de la CNBV, vuelve a aplicar la famosa frase “Confia…confía….pero verifica!”

                                                                       Espera la tercera entrega……

Autor:

Luis Alberto Penagos Martinez
Consultor Internacional
Auditing Investigative Forensis
Miembro ACAMS, ALIFC

ACAMS, Asociación de Especialistas Certificados en Antilavado de Dinero.
ALIFC, Asociación Latinoamericana de Investigadores de Fraude y Crímenes Financieros.

Realizar inadecuadamente el reporte de información exógena o no presentarlo,
puede ocasionar cuantiosas sanciones hasta de 15.000 UVT ($534.105.000 por el año gravable 2020)

Nuestra SUSCRIPCIÓN ACTUALÍCESE trae el mejor contenido para actualizarte en la presentación de la información exógena



$150.000

$350.000

$999.000




¿Ha sido útil este artículo? No fue útilFue útil
Cargando…