El Contador Público y su profesión en el 2012, reflexiones y comentarios

  • Comparte este artículo:
  • Publicado: 5 diciembre, 2012

José Hernando Zuluaga Marín, Representante de los Contadores Públicos en el Tribunal Disciplinario de la JCCP y CEO de actualicese.com realiza un recorrido por los aspectos más relevantes de la profesión en este año. Realiza críticas, expone su punto de vista y da a conocer propuestas a considerar.

Primera parte

Sobre la profesión son variados los temas sobre los cuales debemos referirnos, lo haremos en primera instancia sobre las Normas Internacionales de Información Financiera; confieso que no me gusta el aplazamiento y lo digo por la experiencia que he tenido en relación con el trabajo al cual está acostumbrado como Contador Público, “mal camino andarlo pronto” es una frase que cae bien en estas circunstancias; igualmente considero que los cambios en el documento de Direccionamiento Estratégico del 16 de Julio de 2012 en relación con los grupos, no corresponde a criterios de IASB, sino a un acomodo de la información de las NIIF para Pymes a intereses particulares de aumentar o hacer crecer un mercado para las empresas que deben utilizar las NIIF plenas; algo más, cuando con un comunicado de los Ministerios de Hacienda y Comercio Industria y Turismo modificaron los plazos para la aplicación de las NIIF, establecieron en primera instancia la “preparación obligatoria” término que inicialmente se creyó que lo reglaría el Consejo Técnico de la Contaduría, pero que de la lectura de uno de sus escritos formales se desprende que será cada entidad responsable de la Inspección ,Vigilancia y control la que debe preparar las pautas, instrucciones y la logística de este paso establecido como obligatorio “sin ser necesario”; el texto que preparó el Consejo Técnico de la Contaduría para explicar dicho período es el siguiente: “Período de preparación obligatoria: Se refiere al tiempo durante el cual las entidades deberán realizar actividades relacionadas con el proyecto de convergencia y durante el que los supervisores podrán solicitar información a los vigilados sobre el desarrollo del proceso.

Tratándose de preparación obligatoria, la información solicitada debe ser suministrada con todos los efectos legales que esto implica, de acuerdo con las facultades de los órganos de inspección, control y vigilancia”, no considero suficiente la alusión que se hace en la Reforma Tributaria a los cuatro años en que se harán las remisiones contenidas en las normas tributarias a las contables, pues no desarrolla los temas de una contabilidad tributaria si es necesaria o bien la obligación de un conciliación contable y fiscal preparada y firmada por contador público.

El texto que contiene el proyecto de reforma es el siguiente: “Artículo 131. Normas contables (tomado del quinto texto del proyecto). Únicamente para efectos tributarios, las remisiones contenidas en las normas tributarias a las normas contables, continuarán vigentes durante los cuatro (4) años siguientes a la entrada en vigencia de las Normas Internacionales de Información Financiera -NIIF-, con el fin de que durante ese periodo se puedan medir los impactos tributarios y proponer la adopción de las disposiciones legislativas que correspondan”; lo que saco por conclusión por conocimiento de causa es que la DIAN no está preparada y que no hizo las mediciones de los impactos tributarios que provoca la adopción (por endoso) de las NIIF. Finalizo esta primera entrega expresando que el documento sobre el cual se fundamenta la contabilidad para las microempresas y preparado por el Consejo Técnico de la Contaduría es de una simpleza tal que debería evaluarse mejor, determinando la obligación, el registro contable, responsabilidades y firmas documentales por parte de los Contadores públicos.

Segunda parte

En esta segunda parte me referiré a dos temas, la Revisoría Fiscal y al ejercicio de la representación de los Contadores Públicos en el Tribunal disciplinario de la Junta Central de Contadores. Inicio con la Revisoría Fiscal figura tan defendida por los Contadores y que estará según entendemos modificada por el requerimiento de la aplicación de las NIIF y de las NIAS, presiento que nos vamos acercando a la Auditoría Externa, el argumento es que con la aplicación de las NIIF y de las NIAS, se resuelven las obligaciones establecidas en el Código de Comercio sobre las responsabilidades de los Revisores fiscales en relación con el seguimiento permanente de las operaciones, para llegar al final a aplicar la Auditoria Externa a los Estados Financieros, que es el requerimiento internacional. Cómo se logre sin que se vea como un afán de acabar con la Revisoría Fiscal, es función del Consejo Técnico de la Contaduría que deberá hacer las propuestas y socializarlas.

Con relación a la representación actual en el Tribunal Disciplinario de la Junta Central de Contadores que hoy en forma honrosa ejerzo, tengo qué expresar mi insatisfacción pues las labores asignadas son simplemente operativas y lo explico; en primera instancia, el ente de Vigilancia y Control de la profesión carece de “dientes” suficientes para ejercer la función; requiere un rediseño moderno y tecnológicamente diferente, requiere de un cambio estructural para cumplir una función de apoyo a la profesión que tanto le hace falta, pues solo quedó con responsabilidades sobre el registro (emisión de matrículas y registro) de personas naturales y jurídicas, recepción de quejas y como organismo sancionador. En el desarrollo de la actividad del Tribunal Disciplinario ninguna de las tres funciones las ejerce como debería ser y lo demuestro, no se tiene control sobre la información que se recibe de la práctica profesional de 1 año ( es una burla ética permanente tanto por parte de los Contadores públicos que certifican una práctica mentirosa; como del egresado que consigue el Certificado de una falsa práctica). La recepción de quejas, es un angustioso trabajo en el cual se reciben quejas que en ocasiones se refieren a hechos producto de envidias, malos entendimientos, y otras veces se trata de quejas de terceros provenientes del desconocimiento de lo que es una falta a la ética dentro de la profesión.

Tercera parte

Antes de continuar quiero dejar en claro que los actuales miembros terminarán su período el 31 de Diciembre de 2013; abordo el tema de la representación de los Contadores Públicos en el Tribunal Disciplinario como organismo sancionador en donde actualmente se tienen para estudio cerca de 800 expedientes de los cuales quincenalmente se resuelven 50 en promedio; el trabajo en el Tribunal Disciplinario de la Junta Central de Contadores es para mi la función mas ingrata y quiero indicar las razones; el Tribunal Disciplinario recibe para sancionar a los Contadores públicos, expedientes a veces hasta de 500 páginas para casos como los siguientes, de los cuales solo colocaré algunos; al Contador se le olvida que hay un seguimiento en la DIAN de la información exógena con el MUISCA y que cualquier error que cometa de información de un tercero en el proceso contable será detectado; hay Contadores públicos que firman como Revisor Fiscal sin que los Estados Financieros hayan sido certificados por un Contador Público olvidando cumplir la Ley 222 de 1.995 que claramente lo establece como una obligación; hay Contadores públicos que tienen registradas en las Cámaras de Comercio más de 5 Revisorías Fiscales en sociedades por acciones como principal o suplente, desconociendo que en la DIAN está registrada la firma digital para firmar las Declaraciones y que en el momento de una investigación esta entidad recurrirá a estos archivos e informará de esta falta por estar violando el Código de Comercio vigente.

Hay Contadores Públicos que se apropian de dineros ajenos, reciben de los clientes recursos generalmente para el pago de impuestos y sin pensar que se trata de un delito penal entregan recibos falsos a las empresas; también el Contador Público recibe préstamos que no cancela, o bien reciben adelantos de honorarios y no ejecutan los trabajos contratados; hay igualmente Contadores y Revisores Fiscales que hacen caso omiso de ordenamientos de la Asamblea General provocando las quejas por parte de la administración y Junta directiva; algunos Contadores siendo copropietarios en una unidad residencial mixta firman como Revisor Fiscal, olvidando lo establecido en la ley 675 que claramente lo prohíbe; son emitidos certificados como Contador público a personas no obligadas a llevar contabilidad y según la ley, esto no se puede hacer, no obstante que los bancos u otras entidades lo soliciten, se llega a certificar simplemente firmando por amistad sin pedir los soportes, de ingresos, de bienes y otros necesarios; hay Contadores Públicos y Revisores Fiscales que incumplen los contratos firmados al darse cuenta que aceptaron cláusulas que no pueden cumplir por falta de tiempo u otras circunstancias, sin entrar por temor a renegociar contratos mal planteados; muchos Contadores y Revisores Fiscales se olvidan de que la ley establece una inhabilidades que deben ser tenidas en cuenta para no ser sancionados.

Hay Revisores Fiscales suplentes en una empresa que actúan como Contador de la misma empresa sin poder hacerlo por ser esto contrario a la ley; se dan situaciones éticas unidas a acciones penales (como es el caso de la falsificación de firmas) que el Tribunal sanciona una vez se de el fallo del proceso penal; lamentablemente se presentan casos en que hay Contadores que falsifican facturas para utilizarlas con CLIENTES a los cuales dan certificaciones para pedir devoluciones a la DIAN; algunos Contadores cohonestan con la administración para registrar costos o gastos que tratan como deducibles siendo desembolsos con terceros ajenos a la empresas; se está dando el caso de contadores que hacen registros no soportados adecuadamente y otro contador solicita las devoluciones de impuestos a la DIAN con dicha información contable sin hacer las verificaciones necesarias; y para terminar esta lista de tristes casos señalamos que se firman declaraciones de renta sin estar registrados en el RUT. Finalizo indicando casos ilógicos que no se estudian, como es el que se refiere la sociedad de Contadores no registrada en la Junta Central y que no puede ser sancionada; tampoco tiene lógica que un Contador quien cuando actúa como administrador tampoco puede ser sancionado.

Cuarta parte

En esta cuarta parte hago algunas propuestas para que los lectores las estudien y espero que las tengan en cuenta; propongo que el Contador Público tenga la obligación de renovar su matrícula cada tres años, que esta renovación obligatoriamente se haga mediante una certificación de actualización académica emitida cuando se hayan acreditado 80 horas de asistencia en forma presencial o virtual a cursos, seminarios, o diplomados debidamente certificados por entidades aprobadas por el Ministerio de Educación en temas que proponga el Ministerio de Comercio Industria y Turismo; propongo que se mantenga el valor de la inscripción como Contador público dándole el manejo actual y que si se hace algún cambio de su valor o costo sea una vez haya un estudio cuidadoso del costo, preparado sustentado y revisado por el Ministerio de Comercio Industria y Comercio; propongo igualmente unificar el costo del registro de persona natural (ahora en $ 220.000) y el de las personas jurídicas siempre y cuando se exija que toda sociedad que preste servicios relacionados con la profesión se registre obligatoriamente en la Junta Central de Contadores.

Propongo que el Ministerio de Comercio Industria y Turismo prepare un estudio sobre las agremiaciones de Contadores Públicos del país, sus características y sus servicios, y contribuya a la formalización de un Colegio de Contadores Públicos que agrupe como en otros países a todos aquellos Contadores que ejerzan la profesión; igualmente propongo establecer unos parámetros claros sobre las sanciones a los Contadores Públicos revisando las sanciones actuales indicadas en la Ley 43 de 1.990 para ajustarlas a las nuevas condiciones de responsabilidad de Contador Público frente a la sociedad; también que se busque establecer una norma por la cual una vez el contador sancionado cumpla la sanción, ésta se retire del registro y de los Certificados de antecedentes Disciplinarios; propongo que el Ministerio de Comercio Industria y Comercio establezca como obligatoria para la Junta Central de Contadores la aplicación de un sistema oral para sancionar las faltas leves cometidas por el Contador Público en el desempeño de sus funciones; igualmente propongo que el Certificado de antecedentes disciplinarios sea expedido en línea y sin costo alguno para quien lo requiera como sucede con los que emiten la Procuraduría y la Fiscalía y demás entes del estado; de no ser posible por problemas presupuestales que este Certificado de antecedentes disciplinarios sea emitido en forma virtual y gratuito, que por lo menos su vigencia se amplíe de 90 a 180 días; propongo establecer como una obligación sin la cual no es posible renovar la matrícula que los Contadores Públicos inscritos en la Junta Central de Contadores la actualización de su dirección, teléfono, celular, correo, con el fin de mantener una base de datos suficiente para hacer un seguimiento.

Otra propuesta se refiere a la descentralización de los servicios de la Junta Central de Contadores pues tanto derecho tienen los contadores de Bogotá como los de las demás ciudades del país denominadas peyorativamente como provincia, a acceder a los Servicios de la Junta Central y que para ello el Ministerio de Comercio Industria y Turismo, establezca en el presupuesto un rubro suficiente como una forma de descentralizar y mejorar el servicio a la comunidad; finalizo proponiendo que ante el desconocimiento de la ética profesional y que tanto la Junta Central de Contadores como el Consejo Técnico de la Contaduría son instituciones públicas y no privadas, se busque la forma para que un grupo formado y capacitado para ello haga un recorrido por el país instruyendo sobre estos temas y los temas de ética a los profesores que ejercitan la cátedra en aquellas universidades en las cuales haya la carrera de Contaduría Pública, y además en las instituciones que dan formación técnica o tecnológica cuyos procesos académicos al final llevan al estudiante a acceder a la carrera de Contaduría pública.

Quinta parte

He agrupado en temas varios, situaciones como las siguientes: es preciso conocer cual será el final del proyecto de ley 077 de Agosto del 2012 que lesiona los intereses de la profesión al decir de muchos contadores, para que sea archivado por los siguientes motivos ; el Ministerio de Hacienda no esta de acuerdo con su presentación para un primer debate, los ponentes han rechazado la falta de socialización del proyecto, y solo el senador ponente y su asesor están empeñados en que siga su marcha, concluyendo “que fue más el alboroto que se armó que la realidad sobre la cual lo pusieron en marcha”; considero que las modificaciones a la ley 43 de 1.990, al Código de Comercio y a la ley 1314 del 2009 que tengan relación con la temas vitales para la profesión como es la Revisoría fiscal deben surgir de textos preparados por las bases, las agremiaciones, y las universidades, que no que sean preparados exclusivamente por el gobierno y que si el gobierno los prepara los haga conocer de toda la comunidad para escucharla y tener en cuenta sus propuestas; debo ser claros al expresar que la modificación de la Junta Central de Contadores que hizo del Decreto 1955 de 2010 emitido por el Ministerio de Comercio Industria y Turismo no fue la mas adecuada, allí, se creó una autoridad superior en la Junta Central de Contadores como es el Director General quien no tiene la responsabilidad sobre lo que suceda en el Tribunal Disciplinario, ni en la aprobación de tarjetas profesionales ni en la recepción de quejas que son el centro de la actividad de la Junta, en conclusión el Tribunal Disciplinario no es ni siquiera una autoridad.

Con relación al tema de la prescripción de tres años de los procesos disciplinarios que estudia el Tribunal Disciplinario, debe defenderse hasta el momento en que quede plenamente claro que lo normado sobre una prescripción de 5 años en el Estatuto Tributario cuando se trate de hechos sancionables y relacionados con los tributos, tenga vigencia y esté de acuerdo con los fallos del Consejo de Estado. Aprovecho estas líneas para enterar a las universidades profesores y estudiantes que a partir del 2013 serán colocadas como obligatorias las pruebas SABER PRO que están siendo preparadas por una Unión temporal formada por REDFACONT (Red nacional de Facultades de Contaduría Pública) y ASFACOP (Asociación de Facultades de Contaduría Pública); finalmente quiero comentar que no me gusta como lo he expresado en otras oportunidades que los miembros del Tribunal Disciplinario delegados de la DIAN, delegados de las Contaduría General de la Nación, delegados del Consejo Gremial nacional e inclusive del Ministerio de Comercio Industria y Turismo tengan tanta rotación pues se demuestra la poca importancia del Tribunal y para mi adicionalmente es una falta de seriedad.

Sexta parte

Hay una Crisis de la Confianza en las relaciones del Contador y Revisor Fiscal con sus colegas y la comunidad; haré un listado de mis consideraciones. La confianza es el soporte humano en la gestión y en los resultados y por este motivo finalizo con este tema la sexta parte de mis reflexiones y comentarios. Más que la fé pública lo que los Contadores debemos buscar es la Confianza Pública y veamos los casos que quiero comentar:

1º. Se ha deteriorado la confianza de los Contadores con sus líderes por la falta una dirigencia que piense unida, piense en la profesión, que los cohesione y que los apoye.

2º. Se disminuye la confianza cuando entre los Contadores se promueve un antagonismo, indicando que aún hay Contadores de izquierda y que los hay de derecha; el error nace de ver una división donde no existe; pues tener una forma de pensar social, humanística, investigativa, analítica no riñe en nada con un pensamiento y un actuar pragmático empresarial que bien conoce del medio, pero que lo percibe con una visión económico social mas cercana al mundo que lo rodea y digo que esta división es inexistente pues en el momento de ocupar un puesto o un cargo para el llamado izquierdista pesa mucho lo económico sin dejar de mantener una ideas con las cuales no se esté de acuerdo.

“El reto de enfrentarse a la confianza rota proporciona los cimientos para lograr una confianza todavía mayor.”: Stephen Covey

3º. Puede estarse dando entre los Contadores Colombianos una falta de confianza nacida o mas bien creada o inducida entre el Contador que denominaremos común y corriente que somos el 99,9% y los Contadores agrupados en las Firmas de Consultoría Internacional. Se está desconociendo en esa forma la fuerza de la globalización y de la internacionalización; evidentemente surge una competencia entre las empresas nacionales e internacionales que crecerá aún más con la firma de los diferentes tratados internacionales de Colombia con el Mundo; mal hacen los dirigentes que promueven esta división de la cual no son responsables nuestros contadores públicos colombianos contratados en buena hora con unas firmas internacionales que los forman, los hacen crecer intelectualmente; nos quitan mercado sí, pero traen tecnología, manejan recursos formativos avanzados en auditoría, control Interno, gestión empresarial; concluyo que puede darse una solución, llegando en una reunión de dirigentes de ese 99.99% de Contadores, con los presidentes de dichas firmas internacionales en Colombia o bien en el exterior y colocando unos puntos de acuerdo en el manejo de mercados de la grande, mediana y pequeña empresa. De allí podrán salir acuerdos de voluntades, de servicios y de mercados así como el posible apoyo tecnológico por medio de software avanzados y otros medios con los cuales se contribuya al crecimiento de la profesión del contador público colombiano. Ese acuerdo creará confianza entre las partes y evitará los malos entendidos.

“Lo que podemos lograr cuando la confianza se ha perdido es volvernos alguien creíble y digno de confianza con un comportamiento que inspire confianza”: Stephen Covey

4º. Hay una falta de confianza entre las agremiaciones existentes de la profesión; progresarán las que se modernicen, dándole así entrada sus afiliados al mundo de los negocios; actualmente el formato utilizado por las agremiaciones faltas de modernidad es creando obligaciones (cuotas mensuales) económicas a los afiliados sin reciprocidad en los servicios. Estas entidades que son altamente interesantes deben robustecer sus bases, evaluar su actual respuesta a las preguntas cómo, dónde, cuando y por qué; y concluyendo que es una necesidad el modernizarse, tecnificarse, “cambiar de chip” y la obligación de dar mas servicios; para ello ser requiere eliminar egoísmos, si es necesario cambiar estatutos, y dar confianza a aquellos afiliados o no afiliados que pueden llevarlos a un mejor puerto.(En Colombia sin temor a equivocarme no son agremiados ni siquiera el 1% de los Contadores Públicos, y de estos es muy reducido el número de los que cumplen con el pago de las cuotas o que utilizan los servicios).

“Recuerde que cuando se habla de recuperar confianza, está hablando de cambiar los sentimientos de alguien sobre Usted y la confianza de ese alguien hacia Usted”: Stephen Covey

5º. Se visualiza una falta de confianza entre lo que hacen o desarrollan las universidades privadas y las públicas, debido al gran cambio que se viene provocando debido a la alta credibilidad que han logrado en la comunidad en general refrendado por el traslado que han dado los ordenamientos legales que hacen que estas instituciones sean las garantes de la formación, técnica, tecnológica, con diplomados, con el pregrado, postgrado, especializaciones, maestrías doctorados y el acercamiento a ellas de los entes oficiales a nivel nacional, departamental y municipal para la preparación y ejecución de los proyectos de inversión y el manejo de las Regalías. Aquí no caben egoísmos y es la confianza nacida de la eficiencia, eficacia, credibilidad, reconocimiento, buen nombre y buenos resultados lo que darán la razón al ganador en esta posible divergencia que le hace bien al país.

6º. Es limitada la Confianza entre Colegas especialmente los que ejercen la actividad como independiente y no se debe a condiciones humanas sino a condiciones económicas; muchas veces predomina el silencio cuando se habla de negocios, de empresas, de posibilidades, de ideas. Hay una competencia que no es sana en el cobro de los honorarios , es una competencia que surge de la oferta (que es mucha) y la demanda (que es escasa) que hace que muchos colegas estén cruzando siempre la delgada línea de la violación de la ética, cuando ofrecen servicios a precios clara y evidentemente mas reducidos que el colega y que además si logran ganar la competencia lo hacen con actos desleales y al continuar su marcha depredadora dañan a sus colegas cuando critican, rechazan, y expresar frases desobligantes del servicio prestado por el colega, sin tener en cuenta que afectan al profesional que acaban de desplazar y sin considerar que están dañando la imagen de un profesional y dañando la imagen de una profesión. Aquí sí quiero decir “quien obra mal tarde o temprano lo pagará”. Aquí sí debe aceptarse una propuesta para reformar la ley en el sentido de distinguir qué servicios puede prestar un profesional con años de experiencia y uno que apenas acaba de obtener su matrícula.

“Si se ha perdido la confianza de los demás, basta que aumente la credibilidad personal, comportándose de una manera que inspire confianza”: Stephen Covey

7º. Creen los Contadores Públicos que el Estado tiene confianza en sus actuaciones? Si tengo qué responder es “que lo dudo”, pues cuando el Estado está permanentemente haciendo exigencias legales e interviniendo en una cantidad de hechos como son la exigencia de la firma de todo tipo de certificados, declaraciones y redactando excesivos reglamentos para las devoluciones de impuestos; es un indicio claro de que no hay confianza en la información contable y financiera; sin embargo cabe otra pregunta quién hace los registros, quién la prepara, quién acumula la información y quién la certifica; puede tener confianza el Estado cuando con nuestra firma los empresarios lo han desfalcado en billones de pesos con devolución de impuestos a las Ventas por exportación ficticias de textiles, chatarra, cueros y otros muchos o bien con certificados falsos de retenciones en la Fuente a título de impuesto de renta, para solicitar devoluciones de saldos a favor.

Hay tanta evidencia sobre las malas actuaciones de los Contadores que no nos puede quedar la duda de que el gobierno poco nos cree. Pero sería una disculpa decir que cuando actuamos en forma contraria a la ética, qué o quién nos empuja? Sin lugar a duda los propietarios, pero entonces para qué nos han dado la responsabilidad de dar fé pública, se tuvo confianza, se creyó en la profesión cuando establecieron este derecho; estamos en capacidad como lo establece la ley de denunciar la corrupción? Mientras sigamos así no nos extrañe que seguirán siendo emitidos decretos que crean restricciones, y que indican claramente que en nosotros no tiene confianza el gobierno. Debemos buscar con nuestros actos la confianza del estado.

“Para recuperar la confianza perdida, basta sustituir los hechos que han dado lugar a la desconfianza por la contribución, creación de valor y conducta ética”: Stephen Covey

8º. Cuánta confianza tiene en nosotros la comunidad empresarial. Seamos optimistas, la tienen mientras no se demuestren actos de corrupción como los de Word Com, Parmalat, o en Colombia, Saludcoop, Grupo Nule, Inbercolsa y otras muchas que desconocemos; y es en ese momento en que trasladan las responsabilidades empresariales a los Contadores o Revisores Fiscales o Consultores tributarios. Increíble que sea la misma empresa la diga que la Revisoría Fiscal es una carga económica adicional del Estado y por el eso la quitaron como obligación en las SAS y por eso mismo en la aplicación de las NIIF surge la duda sobre la necesidad de la Revisoría fiscal.

“He descubierto que en el tiempo que transcurre confiando en las personas, hasta que demuestren ser indignas, ocurren muchas cosas buenas más”: Jim Burke, Antiguo Presidente y
Director General de Johnson & Johnson.

Preparó

José Hernando Zuluaga Marín
Representante de los Contadores Públicos en el Tribunal Disciplinario de la JCCP

$150.000 /año

Quiero suscribirme

Recursos digitales básicos: Análisis de investigadores, Casos de estudio, Opiniones, Infografías, Trivias, Reseñas normativas, Noticias, Respuestas, Entrevistas, Análisis periodísticos, Reportajes, Conferencias

Contenidos gratuitos sin límite

Boletín Diario

Modelos y formatos

Análisis e Investigación

Especiales Actualícese

Consultorios exclusivos

Oferta El Empleo

Descuentos del 15% en capacitaciones

Descuentos del 15% en publicaciones impresas de la editorial actualícese

$350.000/año

Quiero suscribirme

Todos los beneficios de la Suscripción Básica

+

Descuentos del 30% en capacitaciones

Descuentos del 30% en publicaciones impresas de la editorial actualícese

Revista Actualícese (Digital)

Cartilla Actualícese (Digital)

Casos Prácticos Exclusivos

Libro blanco en versión digital de impuesto de renta de personas naturales

Libro blanco en versión digital de impuesto de renta de personas jurídicas

Libro blanco en versión digital de información exógena

Libro blanco en versión digital de cierre contable y conciliación fiscal

Libro blanco en versión digital de Guía de referencia contable y tributaria versión digital

$999.000/año

Quiero suscribirme

Todos los beneficios de la Suscripción Oro

+

Descuentos del 50% en capacitaciones

Descuentos del 50% en publicaciones impresas de la editorial actualícese

9 Webinars en temas legales (laborales y comerciales) al año

18 Webinars en impuestos al año

18 Webinars en Normas Internacionales al año

9 Webinars en Revisoría Fiscal al año

12 Webinars en eficiencia personal, actualización tecnológica, propiedad horizontal, etc… al año

Si deseas tener más información sobre nuestras suscripciones haz click
AQUÍ