Emprendimiento e ingenuidad, dos universos que al tocarse pueden derribar cualquier idea empresarial

  • Comparte este artículo:
¿Ha sido útil este artículo? No fue útilFue útil
Cargando…
  • Publicado: 1 septiembre, 2017

Emprendimiento e ingenuidad, dos universos que al tocarse pueden derribar cualquier idea empresarial

En este editorial mencionamos los errores más comunes que cometen las personas al momento de emprender un negocio, asimismo, enunciamos algunas características que deben tener en cuenta los emprendedores para disminuir los riesgos de fracasar con su idea empresarial.

Más allá de la relación que hace la mayoría de personas entre el fracaso de los emprendimientos y los problemas económicos, la realidad es que el éxito o el fracaso de un emprendedor y de su negocio están supeditados a factores como aspectos financieros, administrativos, sociales, políticos, legales y culturales.

Con relación a lo anterior, en este editorial mencionaremos algunos de los errores que tienen en común los emprendedores que fracasan en sus ideas de negocio, con el fin de que usted tome nota y elabore un plan de acción.

Recurrir solo a los bancos en busca de financiación

Aunque recurrir a los bancos para solicitar créditos de consumo con altas tasas de crédito es uno de los comportamientos habituales de quienes buscan dar vida a su idea empresarial, es preciso recordar que para cada etapa del emprendimiento existen tipos de financiación mucho más amables con el emprendedor. Entre estos modelos de financiación (que van desde aportes del Estado, entidades financieras, inversionistas extranjeros o hasta personas del común), los más usados son: crowdfunding, ángeles inversionistas, Finagro, Bancoldex, Findeter redes de contacto, proveedores,  leasing, renting, factoring, venta de acciones y bonos.

No tener una adecuada planeación del proyecto

Los tiempos han cambiado, ya no basta con ser un entusiasta emprendedor y estar lleno de buena energía, se requieren algunos ingredientes adicionales que permitan que el emprendedor pueda pasar el valle de la muerte de los primeros 48 meses de operación; para esto se requiere principalmente de financiación y para obtenerla se debe realizar una adecuada planeación del proyecto.

Asimismo, se requiere un buen estudio de mercado, información detallada de la idea de negocio y realizar estimaciones de los resultados a obtener. Al respecto, y tras la siguiente afirmación ¡Solo requiero de una buena idea y listo, a vender!, pueden abrirse muchos abismos. En realidad, existen muchas buenas ideas que han fracasado por no tener un proyecto, sobre todo en el momento que requieren soportar su idea ante inversionistas o bancos.

Una de las medidas preventivas que se recomiendan frente al fracaso prematuro en el mundo empresarial es, antes de iniciar la operación, capacitarse o pedir asesoría en aspectos como procedimientos legales y tributarios, gestión de proyectos, administración financiera, estudio de costos y presupuestos y matemática financiera que le permitan aterrizar las cifras que necesita obtener, minimizar los riesgos y soportar pronósticos de crecimiento a corto, mediano y largo plazo.

No estar atento a su negocio o desanimarse pronto

Ahora bien, teniendo en cuenta que el sueño de todo emprendedor es que su negocio rinda frutos por sí mismo, es preciso recordar que el éxito de todo negocio se fundamenta tanto en la dedicación como en la serenidad con que se asuma cada etapa del proyecto, la desesperación frente a la obtención de resultados y el desánimo que esto engendra suelen ser enemigos mortales en la consolidación de cualquier empresa. La dinámica de la mayoría de los emprendedores que fracasan coincide en que abandonan su idea o no están presentes en el desarrollo de la misma.

Por tanto, el emprendedor no debe obviar lo que pasa a su alrededor, debe identificar qué sucede en el mercado y qué planes de choque puede ejercer ¡Esté al tanto de su idea! ¡Conozca la percepción y las necesidades de todos sus clientes!

Y, como si los retos a enfrentar no fueran ya suficientes, puede darse también que de improvisto alguna decisión política, cultural o algún fenómeno natural pongan a prueba la estabilidad de su negocio. En este punto es donde se requiere la perseverancia y convicción, usted debe estar al frente de la empresa en todo momento, supervisar la operación e identificar los riesgos que se puedan presentar, con el fin de buscar la manera de eliminarlos o mitigarlos y velar por el buen manejo de los procesos y de la contabilidad.

Material relacionado:

Realizar inadecuadamente el reporte de información exógena o no presentarlo,
puede ocasionar cuantiosas sanciones hasta de 15.000 UVT ($534.105.000 por el año gravable 2020)

Nuestra SUSCRIPCIÓN ACTUALÍCESE trae el mejor contenido para actualizarte en la presentación de la información exógena



$150.000/año

$99,900*/año

Ver más detalles

* Unidades limitadas con descuento

$350.000/año

$249,900*/año

Ver más detalles

* Unidades limitadas con descuento

$999.000/año

$699,900*/año

Ver más detalles

* Unidades limitadas con descuento




¿Ha sido útil este artículo? No fue útilFue útil
Cargando…