Empresas en funcionamiento: NIA 570 – Carlos Humberto Sastoque


30 agosto, 2017
Este artículo fue publicado hace más de un año, por lo que es importante prestar atención a la vigencia de sus referencias normativas.

“Requerimientos

Procedimientos de valoración del riesgo y actividades relacionadas

10. Al aplicar los procedimientos de valoración del riesgo de conformidad con la NIA 315 “Identificación y valoración de los riesgos de incorrección significativa mediante el conocimiento de la entidad y de su entorno”, el auditor tendrá en cuenta si existen hechos o condiciones que puedan generar dudas significativas sobre la capacidad de la entidad para continuar como empresa en funcionamiento. Al hacerlo, el auditor determinará si la dirección ha realizado una valoración preliminar de la capacidad de la entidad para continuar como empresa en funcionamiento y:

(a) si se ha realizado dicha valoración, el auditor la discutirá con la dirección y determinará si ésta ha identificado hechos o condiciones que, individual o conjuntamente, puedan generar dudas significativas sobre la capacidad de la entidad para continuar como empresa en funcionamiento, en cuyo caso, averiguará los planes de la dirección para hacer frente a dichos hechos y condiciones; o

(b) si todavía no se ha realizado dicha valoración, el auditor discutirá con la dirección el fundamento de la utilización prevista de la hipótesis de empresa en funcionamiento e indagará ante la dirección sobre la existencia de hechos o condiciones que, individual o conjuntamente, puedan generar dudas significativas sobre la capacidad de la entidad para continuar como empresa en funcionamiento.

11. El auditor mantendrá, durante la auditoría, una especial atención ante posible evidencia de auditoría relativa a hechos o condiciones que puedan generar dudas significativas sobre la capacidad de la entidad para continuar como empresa en funcionamiento.

Evaluación de la valoración realizada por la dirección

12. El auditor evaluará la valoración realizada por la dirección de la capacidad de la entidad para continuar como empresa en funcionamiento.

13. Para evaluar la valoración realizada por la dirección de la capacidad de la entidad para continuar como empresa en funcionamiento, el auditor cubrirá el mismo período que el utilizado por la dirección para realizar su valoración, de conformidad con el marco de información financiera aplicable o con las disposiciones legales o reglamentarias, si ésta especifica un periodo más amplio. Si la valoración realizada por la dirección de la capacidad de la entidad para continuar como empresa en funcionamiento cubre un periodo inferior a doce meses desde la fecha de los estados financieros, tal como se define en la NIA 560 “Hechos posteriores al cierre”, el auditor solicitará a la dirección que amplíe su periodo de valoración al menos a 12 meses desde dicha fecha.

14. Para evaluar la valoración realizada por la dirección, el auditor tendrá en cuenta si dicha valoración incluye toda la información relevante de la que el auditor tenga conocimiento como resultado de la auditoría.

Periodo posterior al de valoración por la dirección

TAMBIÉN LEE:   Profesionales de la contabilidad deben empoderarse de los sistemas de información electrónicos

15. El auditor deberá averiguar con los directores de la empresa si, después del período tomado por ellos para valorar la situación del ente económico, han detectado hechos o condiciones que no les permitan tener certeza sobre  la posibilidad de que la empresa pueda seguir adelante como empresa en funcionamiento.

Procedimientos de auditoría adicionales cuando se identifican hechos o condiciones

16. Si se han identificado hechos o condiciones que pueden generar dudas significativas sobre la capacidad de la entidad para continuar como empresa en funcionamiento, el auditor obtendrá evidencia de auditoría suficiente y adecuada para determinar si existe o no una incertidumbre material mediante la aplicación de procedimientos de auditoría adicionales y teniendo en cuenta los factores mitigantes.”

Parafraseando lo estipulado en la NIA 570 los procedimientos a aplicar en este caso son:

a. Si la dirección del ente económico no ha realizado una adecuada valoración de la capacidad para seguir funcionando como empresa en marcha, el auditor deberá pedir a los directores que hagan dicha valoración.

b. Estudiar los planes de los directores de la empresa para conseguir que –con base en la valoración hecha– pueda continuar como empresa en funcionamiento. El auditor deberá, también, evaluar si los posibles resultados de tales planes podrán llevar a mejorar la situación de la empresa y si los planes son de factible realización.

“(c) Cuando la entidad haya preparado un pronóstico de flujos de efectivo y el análisis de dicho pronóstico sea un factor significativo a la hora de tener en cuenta el resultado futuro de hechos o de condiciones en la evaluación de los planes de la dirección con respecto a actuaciones futuras”.

De acuerdo a lo anterior, el auditor deberá evaluar el grado de credibilidad de los datos tenidos en cuenta para este pronóstico y si las hipótesis consideradas para realizar el pronóstico tienen fundamentos claros y sustentables. Otros procedimientos que debería aplicar el auditor son:

  • Examinar los hechos que se presenten después de la fecha en la que los directores de la empresa hicieron la valoración y la información adicional relacionada con ellos.
  • Pedirles a los responsables del gobierno del ente económico que suministren manifestaciones escritas “en relación con sus planes de actuación futura y con la viabilidad de dichos planes”.

Sobre este contenido…

Última actualización:
  • 30 agosto, 2017
    (hace 5 años)
Categorías:
Etiquetas:

Tienda & Marketplace