¿Entrará Colombia en la onda de la reducción de impuestos?

  • Comparte este artículo:
¿Ha sido útil este artículo? No fue útilFue útil
Cargando…
  • Publicado: 19 diciembre, 2017

¿Entrará Colombia en la onda de la reducción de impuestos?

En Estados Unidos, Argentina, Brasil, Ecuador y Chile se escuchan propuestas para reducir impuestos. Colombia no es ajena, más cuando el próximo año se llevarán a cabo elecciones. Para los analistas, cambios en los porcentajes del IVA y los tributos para las empresas deben ser observados con cuidado.

El 12 de diciembre, el editorial del diario La República tocó el tema de «la moda» de rebajar los impuestos en épocas electorales. «Proponer bajar los impuestos en épocas electorales es un acto que roza con el populismo si no se demuestra técnicamente cómo se taparán los huecos que dejarán los tributos no recibidos por el Estado», dice la publicación. El gran reto para la clase política es explicar cómo reemplazarán los recursos que dejarán de percibir.

Desde el 20 de enero de este año, fecha en la que se posesionó Donald Trump, la economía de Estados Unidos no solo ha abandonado el Acuerdo Comercial con las Economías del Pacífico, el Acuerdo del Clima de París y la Unesco, sino que bajará los impuestos a sus empresas, una decisión aparentemente de consecuencias locales, pero que ya ha ocasionado preocupación en la Unión Europea porque se prevé una discriminación a las compañías multinacionales no estadounidenses, lo que vulneraría las normas fiscales internacionales.

El caso colombiano

“el país necesita una reducción sustancial de impuestos para evitar nuevas reformas tributarias”

Colombia no es ajena a este tema. Como un argumento repetitivo y que vienen escuchando los colombianos desde años atrás, en plena carrera presidencial ya se comienzan a escuchar las primeras propuestas de los precandidatos. El tema de los impuestos será el «caballito de batalla» con el que estos personajes piensan convencer a los colombianos y ganarse los votos. Por ejemplo, el exprocurador general y precandidato presidencial Alejandro Ordóñez ha dicho en los micrófonos de RCN Radio que el país necesita una reducción sustancial de impuestos para evitar nuevas reformas tributarias. También dijo que bajaría impuestos indistintamente si estos son aplicados para las empresas o familias.

Por su parte, Germán Vargas Lleras ha dicho que eliminará el 4×1.000 y el impuesto al patrimonio por considerarlos antitécnicos. También eliminaría el impuesto a la riqueza y de renta presuntiva. En entrevista con El Tiempo, Vargas Lleras dijo que:

“(…) la tasa impositiva conjunta en Colombia llega al 72 %. Tenemos un régimen muy por encima de los países de la OCDE, de los Estados Unidos y de todos los vecinos. Es de los pocos países en el mundo que grava el patrimonio. En Estados Unidos se puede tener un patrimonio de hasta mil millones de dólares y no paga sino sobre la utilidad que genera.”

Desde su punto de vista, quitar estos impuestos significaría una reducción de 20 billones de pesos, que cree podrá compensar con una lucha frontal contra la evasión y la elusión.

Vargas Lleras también anunció que dejará “una tarifa de renta del 30 %, tarifa que es equilibrada y competitiva con todos los países con los cuales se tendrán relaciones comerciales”.

Humberto de la Calle, por otra parte, ha prometido bajar tributos a las empresas, ya que hay una proliferación de estos, los cuales hay que ordenar. “Debemos ir bajando la tributación de las empresas y generar impuestos más progresivos en las personas, que son las verdaderas dueñas de la riqueza».

De la Calle le dijo al Tiempo que se opondría a modificar el IVA, que ya llegó a su punto máximo. «Propongo irlo bajando con calma, gradualmente. Repito, hacia unas tarifas más razonables en materia de gravamen a las empresas y, en particular, la ampliación de la base, algo que es una necesidad”.

La exministra de trabajo y hoy candidata a la presidencia Clara López ha dicho que no se necesitan más reformas tributarias, pero «tampoco se pueden bajar los impuestos».

“No creo que necesitemos una nueva reforma tributaria. Yo creo que acostumbrar al país cada dos años a reformas tributarias es mala política. Nosotros tenemos que mantener la regla fiscal para mantener la confianza de que el Gobierno va a poder pagar su deuda, entonces no se pueden bajar los impuestos, pero subirlos tampoco (…) Tenemos que ser mucho más imaginativos en materia de competitividad, y eso lo tiene que lograr la eficiencia y la productividad, y no la depresión de salarios ni la reducción de los impuestos”, dijo en el mes de agosto durante la 73 asamblea de la Asociación Nacional de Empresarios de Colombia –Andi–.

La opinión de los analistas

Federico Corredor, magister en economía, profesor de la facultad de economía de la Universidad Externado de Colombia, investigador en temas de desigualdad y política fiscal, dijo en entrevista con Actualícese que uno de los pilares fundamentales de la reforma tributaria 2016 fue el aumento del IVA del 16 % al 19 %.

«Esta modificación impopular acaparó la atención mediática y fue el centro del debate. El gobierno de manera estratégica escoge a cuáles de las recomendaciones de la OCDE darles prioridad y a cuáles no mencionar, o hacerlo de manera marginal. En este sentido, no es factible la reducción del IVA. Probablemente el IVA siga aumentando en los próximos años», explica.

Para él, el sistema fiscal de un país tiene una gran variedad de componentes y en consecuencia hay muchas alternativas para cumplir con los objetivos de la política.

«Por ejemplo, el impuesto predial, que es toda una discusión, está ausente en la reforma. En cuanto al objetivo redistributivo, el IVA claramente profundiza la desigualdad en Colombia. La destinación específica de un porcentaje del IVA a salud y educación es una medida de compensación que de alguna manera reduce el impacto regresivo de la reforma», dice Corredor.

Alfredo Lewin, ex decano de la facultad de derecho de la Universidad de los Andes, socio fundador de Lewin & Wills Abogados, afirmó en entrevista con Actualícese que el país debe tener claro que las cargas de las empresas se deben reducir para que más personas tengan empleo y para que de esta forma participen en una economía más formalizada y contribuyan con el Estado en mayor medida. «Al día de hoy, de las más de veinte millones de personas en edad productiva, solo declaran y pagan impuestos unos dos millones», manifiesta

Lewin afirma que el país requiere en los próximos años seguir avanzando en reducir la carga impositiva, pero sobretodo en hacer más transparente, eficiente y progresivo el gasto público. Por otro lado, debe incrementarse el recaudo anual en por lo menos 5 o 10 billones de pesos más. «Esto no podrá lograrse sin la modernización y fortalecimiento de la Dian, la construcción de una mayor cultura tributaria y la continua revisión del régimen actual que sigue teniendo unos privilegios y tratos especiales injustificados», argumenta.

Así se mueve la disminución de impuestos en la región

Estados Unidos

  • Bajar la tasa del impuesto sobre la renta de las empresas de 35 % a 20 %.
  • Disminuir la tasa marginal máxima del impuesto sobre la renta de las personas naturales.

Ecuador

  • Eliminación del impuesto a las tierras.
  • Exoneración del pago del impuesto a la renta para nuevas microempresas durante dos años.

Argentina

  • Eliminar el impuesto a los cheques.
  • Bajar alícuotas a productos electrónicos como celulares, monitores y televisores, que disminuirían a 0 %, y a carros de gama media, que bajarán de 10 % a 0 %.

Brasil

  • Se pretende desplazar parte de la tributación sobre el consumo para la renta, pues en los países de la OCDE 37 % de los ingresos son de la renta y 25 % de consumo.

Chile

  • Uno de los candidatos a la presidencia de este país bajaría gradualmente el impuesto corporativo de 27 % a 25 %, nivel promedio en los países de la OCDE.
  • El otro, reformaría los impuestos para que se paguen en los lugares donde se realizan los proyectos y no en la casa matriz.

Material relacionado

Realizar inadecuadamente el reporte de información exógena o no presentarlo,
puede ocasionar cuantiosas sanciones hasta de 15.000 UVT ($534.105.000 por el año gravable 2020)

Nuestra SUSCRIPCIÓN ACTUALÍCESE trae el mejor contenido para actualizarte en la presentación de la información exógena



$150.000/año

$99,900*/año

Ver más detalles

* Unidades limitadas con descuento

$350.000/año

$249,900*/año

Ver más detalles

* Unidades limitadas con descuento

$999.000/año

$699,900*/año

Ver más detalles

* Unidades limitadas con descuento




¿Ha sido útil este artículo? No fue útilFue útil
Cargando…