Es difícil esperar total confianza y credibilidad por parte de la sociedad en los contadores


7 octubre, 2015
Este artículo fue publicado hace más de un año, por lo que es importante prestar atención a la vigencia de sus referencias normativas.

Años de experiencia son los que tiene el exdirector de la DIAN Horacio Ayala, en el día a día de la profesión contable nacional. Este consultor, asesor y escritor afirma que la abundancia de facultades de la Contaduría, caracterizadas por la falta de exigencia, hace que existan grandes contrastes entre los profesionales contables.

Horacio Ayala desde 1967 se ha dedicado a la tributación y temas contables, principalmente como consultor privado en el sector público. También se ha desempeñado como asesor externo del Ministerio de Hacienda, fue Director de Impuestos de Touche Ross International, hoy Deloitte & Touche, y Consultor del BID y del Banco Mundial. Además, fue director de la DIAN.

Sobre el desempeño hoy de los contadores públicos afirma que, “como en todas las actividades y en todas las profesiones, encontramos una amplia variedad de ejemplos y actuaciones que van desde lo excelente hasta lo lamentable; pero en términos generales creo que el desempeño de los contadores públicos ha tenido algún avance”.

Para él, la profesión contable en nuestro país es valorada según su comportamiento. “Debería estar mejor valorada si nos atenemos al tiempo transcurrido desde que se convirtió en profesión y a la madurez que debía haber alcanzado. Pero la proliferación masificada de profesionales autorizados para dar Fe Pública y los notorios y no poco frecuentes hechos donde han estado ausentes los contadores, impiden aspirar a una valoración mejor”, dice.

“los contadores públicos deberían ser más protagonistas en el día a día de las empresas, dado el papel y la responsabilidad que tienen dentro de las mismas.”

Desde su punto de vista, los contadores públicos deberían ser más protagonistas en el día a día de las empresas, dado el papel y la responsabilidad que tienen dentro de las mismas.

TAMBIÉN LEE:   Viáticos en el entorno laboral: ¿cómo se deben manejar?

Como complemento al anterior punto de vista, Ayala considera que la profesión de contador no viene incrementado su credibilidad y la confianza de los terceros. “Mientras la autorización para dar Fe Pública no esté sometida a un proceso riguroso, posterior a los estudios académicos, es muy difícil esperar total confianza y credibilidad por parte de la sociedad”.

Alrededor del tema de las NIIF piensa que existe un gran interés y, al mismo tiempo, mucha preocupación por parte de los profesionales“pero la falta de acción decidida de los gobiernos, para optar por soluciones concretas ha confundido y en cierta forma desalentado a los profesionales”.

Ayala hace un llamado de atención al afirmar que por culpa de la abundancia de facultades de Contaduría, con atribuciones de graduar contadores públicos sin mayores exigencias, es por lo que se presentan contrastes tan grandes entre los profesionales contables.

“Deberían existir categorías de contadores privados y contadores públicos, cada una con especializaciones relacionadas con diferentes actividades afines. La calidad del contador público debería tener mayores exigencias; solo así podría hablarse de una sola categoría de contadores públicos”, afirma.

Sobre este contenido…

Última actualización:
  • 7 octubre, 2015
    (hace 7 años)
Categorías:
Etiquetas:

Tienda & Marketplace