¿Es el bitcoin una amenaza o una competencia para el sistema financiero nacional?


2 agosto, 2019
Este artículo fue publicado hace más de un año, por lo que es importante prestar atención a la vigencia de sus referencias normativas.

Boris Javier Barrera, CEO y fundador de Bitek SAS afirma que el bitcoin es competencia del peso colombiano, según la Superfinanciera y el Banco de la República. Como no lo pueden controlar, se convierte en una amenaza, ante lo cual la reacción es satanizarlo, vinculándolo con actividades ilícitas.

Boris Javier Barrera, CEO y fundador de Bitek SAS observa que, desde el punto de vista político, al Estado no le importa el tema del bitcoin, no hay la voluntad política de estudiarlo desde la perspectiva del beneficio a la gente, y no ve todavía la importancia del fenómeno.

«Algunos otros legisladores aprovechan el boom mediático de la subida de precio del bitcoin o el lanzamiento de la criptomoneda de Facebook, por ejemplo, para lanzar proyectos afanados, sin entendimiento real de la tecnología o de sus alcances, lo que es una actitud egoísta e irresponsable», afirma Barrera.

Para Barrera, entidades como el Banco de la República y la Superintendencia Financiera han abordado el tema de manera reactiva. «Obviamente el bitcoin es un competidor para la moneda de curso legal, la cual ellos deben controlar. Por lo tanto, todo lo que se sale de su control se convierte en una amenaza y su reacción es satanizarlo, vinculándolo con actividades ilícitas», describe Barrera.

Para él, el dinero es neutro y nadie ha cuestionado la moralidad del peso colombiano o del dólar americano, aunque sean de lejos, desde su punto de vista, las monedas más usadas para narcotráfico, lavado de activos, etc. El bitcoin en su versión original, por el contrario, es un registro transparente, auditable y trazable, lo que es realmente mucho menos amigable con las actividades criminales, explica Barrera.

TAMBIÉN LEE:   Precio del bitcoin siguió rompiendo récords

Señales de alerta alrededor de los criptoactivos

Dos señales de alerta observa Barrera: la especulación y la captación ilegal de dinero. Colombia es un país que no permite a entidades no vigiladas por la Superfinanciera ejercer actividades de captación de dinero del público, pero como según esta entidad y el Banco de la República afirman, el bitcoin no es dinero. La captación del activo es, por lo tanto, perfectamente legal.

«Desde ese punto de vista, es positivo que se haya abierto la oportunidad para que múltiples actores entren al mercado y puedan administrar fondos del público para diversos proyectos. Sin embargo, esto también ha redundado en que se produzcan grandes pérdidas», indica Barrera.

Para el CEO y fundador de Bitek SAS habría que revisar el concepto de dinero, y si Bitcoin es considerado una forma de dinero privado, desde ahí se podrían revisar las leyes que castigan la captación ilegal para poder establecer unas reglas de juego claras, que le permitan a los empresarios operar limpiamente, y que a la vez protejan al usuario final en el caso de incumplimiento de los contratos.

¿Qué debe pasar en el sistema financiero para que se le abra la puerta a los criptoactivos?

“El bitcoin originalmente no tiene como finalidad destruir el sistema financiero o gubernamental. En su lugar, pretende ser una alternativa no solo como dinero, sino como una red pública global transaccional”

Barrera considera que es necesario cambiar el paradigma, pero eso no es fácil. El bitcoin originalmente no tiene como finalidad destruir el sistema financiero o gubernamental. En su lugar, pretende ser una alternativa no solo como dinero, sino como una red pública global transaccional en la que se puede gestionar, literalmente, toda la información que se quiera.

TAMBIÉN LEE:   Transacciones con criptoactivos en Colombia: compra y venta está cerca de ser realidad

Una criptomoneda como “libra” (la de Facebook) sí puede ser una amenaza en el futuro para el sistema financiero tradicional, en caso de que llegara a convertirse en moneda de curso legal en algunos países, como se prevé que pueda pasar. Por su parte, bitcoin nunca será de curso legal en ningún país; es decir, nunca tendrá poder liberatorio ilimitado. Lo anterior, porque el bitcoin es de naturaleza libertaria y, por lo tanto, su adopción no puede ser impuesta. Es una alternativa tecnológica que está ganando adopción por su utilidad en un mundo competitivo.

«Solo veo dos escenarios posibles para que la banca y el Estado le abran la puerta a bitcoin: una hecatombe financiera, o que la ciudadanía se empodere y lleguemos a un nivel de adopción que los obligue a sentarse a la mesa a escuchar y aprender. El primer escenario está fuera de nuestro control, pero el segundo es posible y nuestro trabajo va en esa dirección», recalca Barrera.

Material relacionado

Así te actualizaremos:

Nuestros productos