Actualícese sitemap

Especificaciones para aplicar depreciaciones según NIIF

  • Comparte este artículo:
¿Ha sido útil este artículo? No fue útilFue útil
Cargando…
  • Publicado: 21 enero, 2015

Especificaciones para aplicar depreciaciones según NIIF

Para el cálculo del valor depreciable de un bien, deben tenerse en cuenta tres variables; valor total, valor de rescate y vida útil.

El tema de depreciación puede consultarse en el estándar internacional pleno en la NIC 16 de Propiedad Planta y equipo y en la NIIF para Pymes en la sección 17.

“la figura de la depreciación se ha venido haciendo con el paso de los años, cada vez una actividad más mecánica”

Haciendo un repaso somero por la realidad organizacional colombiana, puede identificarse que la figura de la depreciación se ha venido haciendo con el paso de los años, cada vez una actividad más mecánica, en tanto que conceptos como el valor depreciable, valor de rescate o vida útil, son  poco utilizados; y en el caso de la última, la vida útil se trabaja generalmente con el esquema tributario que en la mayoría de las ocasiones no corresponde a la realidad comercial y/o funcional de los bienes que son objeto de depreciación. Todas estas prácticas han hecho de la depreciación una acción rutinaria.

Por esta razón, el IASB ha determinado la importancia de la realización de análisis financieros de los bienes; para tal fin, el primer punto a tener en cuenta, es que para poder depreciar hay que definir una base de depreciación, la cual está compuesta por el valor del bien y éste a su vez por el costo de adquisición más todo lo necesario para poderlo poner en funcionamiento y/o uso.

¿Qué especificidades deben tenerse en cuenta en la NIC 16 de Plenas o dentro de la sección 17 de la NIIF para Pymes a la hora de efectuar una depreciación?

Antes de efectuar un ajuste por depreciación en un bien específico, a su valor total debe restársele el valor de rescate, que también es llamado valor residual o valor de salvamento y es el monto por el cual, cuando termine la vida útil se va a poder recuperar el bien, este valor puede ser cero, pero también puede tener un valor determinado por la administración de la organización.

Por otro lado, para determinar todos los montos referidos en el párrafo anterior, debe tenerse en cuenta la vida útil que es el tiempo en el que se estima que podrá utilizarse el bien; bajo estas tres variables (valor total, valor de rescate y vida útil), se puede calcular el valor a depreciar o valor depreciable.

Ejemplo:

La empresa XYZ tiene una máquina que requiere cálculo de depreciación y para tal fin es necesario calcular el tiempo aproximado en el que se planea utilizarla. La administración ha decidido asignar 15 años de vida útil, pues es lo que se considera que será su tiempo de utilidad y se estima que en 15 años la organización contará con el dinero suficiente para renovarla mediante la adquisición de una más moderna.

Teniendo ya determinado el costo total del bien y su vida útil, se procede a calcular el valor de rescate, para este último cálculo pueden formularse las siguientes preguntas: en el año 15, cuando se termine la vida útil de esta máquina ¿cuánto se puede recuperar? ¿qué valor se podrá recuperar de beneficio?

Solucionadas estas inquietudes se toma el costo de adquisición más todos los valores adicionales y se resta el valor de rescate, de salvamento o residual; la diferencia es lo que se conoce como valor depreciable.

Si se tiene una máquina que vale 100 millones y al final de su vida útil se puede vender en 30 millones, significa que el valor depreciable son 70 millones.

¿Cuándo hay un cambio en la base de depreciación, se debe hacer un ajuste retroactivo?

“la NIC 8 y la sección 10 de la NIIF para Pymes indican que cuando hay un cambio en la estimación, las modificaciones pertinentes se hacen de manera prospectiva, es decir, de ahí en adelante”

Hay que recordar que la NIC 8 y la sección 10 de la NIIF para Pymes indican que cuando hay un cambio en la estimación, las modificaciones pertinentes se hacen de manera prospectiva, es decir, de ahí en adelante.

Ejemplo:

Se adquiere una bodega en 500 millones y se calcula que se utilizará en 40 años; al definir el valor de la bodega en el año 30, puede presentarse un caso hipotético en el que la bodega no cuesta 500 millones sino que aumenta su valor a 600 millones por múltiples razones. Esta situación implica que el valor depreciable de dicha bodega es 0, no se va a depreciar.

La estimación del valor de salvamento hace que no se deprecie. Con el transcurrir de los años se puede evaluar cómo va el valor de salvamento de la bodega y vamos a suponer que la bodega que se estimaba que valdría 600 millones en el año 15, ahora tiene un nuevo valor de salvamento calculado que equivale a 400 millones.

Como el bien había costado 500 millones y el valor de salvamento es 400, por un cambio de estimación se modifica el valor depreciable, al modificar el valor depreciable se tiene como resultado que el valor a depreciar es 100 millones. Seguidamente, como la vida útil que se había calculado inicialmente fue de 40 años, pero el cambio en la estimación se presentó en el año 15, quedan por depreciar 25 años, lo que obliga a que la deprecación se proyectará por los 25 años siguientes.

Otros puntos a tener en cuenta

Otro asunto que debe tenerse en cuenta para el cálculo de la depreciación, es que el valor total del bien a depreciar debe acumular todos los montos directos necesarios para poner el bien en uso; aunque ésta es la definición genérica tenida en cuenta en el estándar, también debe recordarse que según la sección 25 de costos de préstamos y la sección 30 de conversión en moneda extranjera de la NIIF para Pymes, mencionan que cualquier diferencia en cambio o cualquier interés por préstamos de financiación, deben ser llevados al gasto en todos los casos. Bajo esta perspectiva, nunca harán parte de la propiedad, planta y equipo, las diferencias en cambio o los intereses de préstamos.

Material Relacionado:

Realizar inadecuadamente el reporte de información exógena o no presentarlo,
puede ocasionar cuantiosas sanciones hasta de 15.000 UVT ($534.105.000 por el año gravable 2020)

Nuestra SUSCRIPCIÓN ACTUALÍCESE trae el mejor contenido para actualizarte en la presentación de la información exógena



$150,000*/año

Precio regular: $350.000/año

Hoy: $299,900*/año

$350,000/20 meses

Ver más detalles

* Unidades limitadas con descuento

$999,000*/año




¿Ha sido útil este artículo? No fue útilFue útil
Cargando…


  • Comparte este artículo:
¿Ha sido útil este artículo? No fue útilFue útil
Cargando…
  • Publicado: