Estabilidad laboral reforzada, ¿incluye toda discapacidad?

  • Comparte este artículo:
  • Publicado: 7 diciembre, 2015

Estabilidad laboral reforzada, ¿incluye toda discapacidad?

Estabilidad laboral reforzada no aplica para cualquier discapacidad, esta deberá ser reconocida como limitación severa, según la calificación de pérdida de capacidad.

El artículo 26 de la Ley 361 de 1997, prohíbe obstaculizar la vinculación laboral de cualquier persona que se encuentre en situación de discapacidad, a menos que esta sea incompatible con el cargo que ha de desempeñar; por ejemplo, una persona que se encuentre inmovilizado de sus extremidades inferiores o en silla de ruedas, que aplique a un cargo de mensajero sería incongruente, no obstante, si se tratase de un cargo administrativo, o donde no tuviese que desplazarse constantemente, no se le podrá negar aplicar a la vacante.

Asimismo, el anterior artículo señala que no se podrá dar por finalizado el contrato de trabajo, si el motivo es la situación de discapacidad sin previa autorización del Ministerio del Trabajo; cuando se omita este requisito, el trabajador podrá solicitar indemnización por el despido, equivalente a 180 días de salario, además de la reconocimiento y pago de las prestaciones correspondientes e indemnizaciones a que diere lugar.

Con esta ley, llamada también Ley Clopatofsky, se busca proteger a la sociedad que padece algún tipo de discapacidad, de discriminación alguna; también, se busca brindar protección al trabajador con discapacidad o pérdida de la capacidad laboral a través de un fuero de salud, por considerarse estas situaciones como un estado de debilidad manifiesta.

La debilidad manifiesta se presenta en alguno de los siguientes casos:

  • Enfermedad manifiesta y en tratamiento.
  • Enfermedad catastrófica.
  • Invalidez.
  • Durante el proceso de calificación.
  • Incapacidad temporal.

¿Toda discapacidad brinda el fuero?

La Corte Constitucional en Sentencia SL-14134 del 14 de octubre del 2015, indica que no en todos los casos de incapacidad se puede esperar obtener una estabilidad reforzada; si bien, se trata de una garantía de carácter especial, es únicamente aplicable a ciertas personas con limitaciones considerables y no para cualquier tipo.

Recordemos la Sentencia de radicado 35.606 del 25 de marzo del 2005, citada en Sentencia CSJ SL 41861 del 30 de enero del 2013, la cual señaló:

“También es cierto que las incapacidades, por sí solas, no acreditan que la persona se encuentre en la limitación física y dentro de los porcentajes, para efectos de ser cobijada por la protección a la que se refiere el artículo 26 de la Ley 361 de 1997”.

“para poder obtener una estabilidad reforzada, se debe tratar de una discapacidad con un grado de severidad superior y no moderada”

Tenemos entonces, que para poder obtener una estabilidad reforzada, se debe tratar de una discapacidad con un grado de severidad superior y no moderada.

¿Cuál es el grado de severidad de la discapacidad?

El Decreto 2463 del 2001, en su artículo 7, señala los términos para graduar la severidad de la limitación, por parte de las entidades promotoras de salud y administradoras del régimen subsidiado:

Limitación

Porcentaje

Limitación moderada Entre 15% y el 25%
Limitación severa Mayor al 25% pero inferior al 50%
Limitación profunda Igual o mayor al 50%

Estabilidad laboral reforzada, ¿solo se necesita la calificación?

Recordemos que la estabilidad laboral reforzada opera en el momento en que se va a generar el despido; a partir de esto, la Corte Constitucional en Sentencia 597 del 2014, indicó que no solo basta la calificación con un dictamen de limitación severa –pérdida de la capacidad mayor al 25% pero inferior al 50%–, es también necesario que el motivo del despido no sea por la condición limitante, o en caso de serlo, el empleador deberá demostrar que esto afecte directamente el cumplimiento de las actividades laborales.

¿Es obligatoria la calificación?

Si bien se ha dicho que la estabilidad laboral reforzada solo aplica para quienes estén en el rango de limitación severa, es cierto también, que no se puede obligar al trabajador a poseer la calificación para poder verse protegido; la carga probatoria al momento del despido, únicamente recae en el empleador.

En resumen

Tenemos entonces que, la estabilidad reforzada por situación de discapacidad de la que habla el artículo 26 de la Ley 361 de 1997, al prohibir la obstaculización al ingreso a laborar, o el despido motivado por la discapacidad del trabajador, es aplicable a todo aquel que se encuentre en un rango de pérdida de la capacidad mayor al 25%, y menor al 50% –limitación severa.

Sobre esto se pronunció la Corte en los siguientes términos:

Sentencia SL 41867 del 2013. Esta Sala reitera su posición contenida en la Sentencia 32532 del 2008, que consiste en que no cualquier discapacidad está cobijada por el manto de la estabilidad reforzada previsto en el artículo 26 de la Ley 361 de 1997; dicha acción afirmativa se justifica y es proporcional en aquellos casos donde la gravedad de la discapacidad necesita protección especial para efectos de que los trabajadores afectados con ella no sean excluidos del ámbito del trabajo.

Recuerde:

  • La protección que brinda el artículo 26 de la Ley 361 de 1997, a las personas en situación de discapacidad al momento de aplicar a un trabajo, no significa que por su condición no se le pueda negar el cargo, o que inmediatamente será admitido; lo que busca esta norma, es permitir la postulación en igualdad de condiciones a los demás, sin que la pérdida de capacidad sea un motivo de rechazo o discriminación; ya la decisión de contratación será del empleador, quien deberá evaluar la capacidad profesional o de desarrollo del cargo, y no la limitación.
  • Las incapacidades médicas por enfermedades comunes, no se consideran motivo para dar origen a la estabilidad laboral reforzada; la enfermedad o situación, deberá estar entre los rangos dados por el Decreto 2463 del 2001, en su artículo 7 –limitación severa.
  • Quien debe aportar las pruebas que motivaron el despido, es el empleador.

Material Relacionado:

$150.000 /año

Quiero suscribirme

Recursos digitales básicos: Análisis de investigadores, Casos de estudio, Opiniones, Infografías, Trivias, Reseñas normativas, Noticias, Respuestas, Entrevistas, Análisis periodísticos, Reportajes, Conferencias

Contenidos gratuitos sin límite

Boletín Diario

Modelos y formatos

Análisis e Investigación

Especiales Actualícese

Consultorios exclusivos

Oferta El Empleo

Descuentos del 15% en capacitaciones

Descuentos del 15% en publicaciones impresas de la editorial actualícese

$350.000/año

Quiero suscribirme

Todos los beneficios de la Suscripción Básica

+

Descuentos del 30% en capacitaciones

Descuentos del 30% en publicaciones impresas de la editorial actualícese

Revista Actualícese (Digital)

Cartilla Actualícese (Digital)

Casos Prácticos Exclusivos

Libro blanco en versión digital de impuesto de renta de personas naturales

Libro blanco en versión digital de impuesto de renta de personas jurídicas

Libro blanco en versión digital de información exógena

Libro blanco en versión digital de cierre contable y conciliación fiscal

Libro blanco en versión digital de Guía de referencia contable y tributaria versión digital

$999.000/año

Quiero suscribirme

Todos los beneficios de la Suscripción Oro

+

Descuentos del 50% en capacitaciones

Descuentos del 50% en publicaciones impresas de la editorial actualícese

9 Webinars en temas legales (laborales y comerciales) al año

18 Webinars en impuestos al año

18 Webinars en Normas Internacionales al año

9 Webinars en Revisoría Fiscal al año

12 Webinars en eficiencia personal, actualización tecnológica, propiedad horizontal, etc… al año

Si deseas tener más información sobre nuestras suscripciones haz click
AQUÍ