¿Están los hogares colombianos moderando su consumo?


27 septiembre, 2012
Este artículo fue publicado hace más de un año, por lo que es importante prestar atención a la vigencia de sus referencias normativas.

Las familias colombianas hoy cuentan con menos recursos disponibles para gastar en artículos o distracciones fuera del hogar, lo que indica que se están moderando. Eso sí, el dinero plástico sigue siendo una tentación gracias a que los bancos no están colocando trabas. Unas por otras.

El pago cada vez mayor de cuotas de las deudas financieras y el costo de los bienes de compra frecuentes han hecho que los hogares colombianos moderen su consumo, como lo mostró el reciente dato del Producto Interno Bruto (PIB), en el que dicho factor creció por debajo del total de la economía.

Para el segundo trimestre del año, el PIB creció 4,9% mientras que el consumo de los hogares sólo aumentó 4 por ciento, incluso menos del 4,7% registrado tres meses atrás.

Como lo publica Portafolio, un reciente informe de la firma Raddar indica que los hogares tienen hoy menos recursos disponibles para gastar en ropa, comer por fuera del hogar o ir a cine, entre otras actividades.

A lo anterior también contribuye que la dinámica de los ingresos de los hogares ha perdido impulso. Hasta agosto pasado estos crecían a un ritmo del 3,9% anual, frente a un 13,2% observado en agosto de 2011. Las compras, por su parte, crecían 6,4%.

En menos de dos años esos recursos disponibles pasaron del 21,7% del ingreso total del hogar a 17,1 por ciento y, según Camilo Herrera, presidente de Raddar, esta tendencia puede mantenerse.

Los ingresos se van en el pago de deudas

Hoy en día los hogares deben destinar un mayor porcentaje de sus ingresos al pago de sus deudas, lo que contribuye a reducir su capacidad de compra de corto plazo. “En la actualidad, en promedio, por cada 1.000 pesos que ingresan a un hogar, 105 se van a pagar deudas financieras”, dice Herrera.

“Así las personas no tengan un ingreso extraordinario, los bancos le están ofreciendo tarjetas a todo mundo, y hacen que estas lleguen a segmentos de la población que antes no tenían acceso.”

Lo anterior se explica por la dinámica de la economía, donde hay más empleo, mayores ingresos y estabilidad, situación que es aprovechada por la banca para ofrecerles a las personas más productos de crédito, en especial tarjetas.

TAMBIÉN LEE:   Viáticos en el entorno laboral: ¿cómo se deben manejar?
Así las personas no tengan un ingreso extraordinario, los bancos le están ofreciendo tarjetas a todo mundo, y hacen que estas lleguen a segmentos de la población que antes no tenían acceso.

Canasta familiar y demás

Pero los bienes que adquieren las personas también incrementan todo. El mercado, los servicios públicos, los gastos en salud y educación, así como los servicios bancarios y de comunicaciones hacen que el bolsillo de los colombianos se vuelva pequeño. El pago de servicios públicos ha crecido de forma importante, al punto que en agosto representó el 4,99% de las compras de los hogares.

Publicidad

Consumo mensual

Mensualmente, el consumidor de ingresos bajo invierte entre 0 y 350 mil pesos; el consumidor medio, entre 350 mil y 750 mil pesos y el de consumo alto, de 750 mil pesos en adelante.

“Estas personas están limitadas para adquirir productos, por tres razones principales: necesidad, oportunidad y capacidad de compra. Ejemplo de ello es que, cuando yo entro a un local a adquirir un producto que antes costaba $1.000 y hoy cuesta $1.100, este pequeño aumento es para mí una gran inflación, porque yo no puedo adquirir fracciones de producto en la mayoría de grandes cadenas del país, mientras que en tiendas de barrio sí puedo negociar el precio con el tendero”, afirma Camilo Herrera presidente de Raddar en entrevista a m2m.com.co.

Ante esta situación, el comerciante o proveedor de determinados bienes o servicios debe ponerse en la situación del consumidor y entender cómo se toma la decisión de compra y, además, brindarle al usuario la necesidad, oportunidad y capacidad de hacerla.

“En las tiendas de barrio, supermercados y centros especializados el mayor consumo se da en alimentos, mientras que en los centros comerciales las ventas son jalonadas por la mayor demanda de vestuario.”

Las estadísticas advierten que los lugares frecuentes de adquisición de bienes de consumo en Colombia son las tiendas de barrio (46%), las grandes superficies (22%), el mercado (10%), los sitios especializados (9%), las panaderías (5%), el vendedor ambulante (3%) y otros como los centros comerciales, las droguerías y las plazas.

TAMBIÉN LEE:   Gobierno definió que entre octubre y diciembre se realizarán los 3 días sin IVA
En las tiendas de barrio, supermercados y centros especializados el mayor consumo se da en alimentos, mientras que en los centros comerciales las ventas son jalonadas por la mayor demanda de vestuario.

¿Y en qué están gastando los hogares?

Durante el primer trimestre de 2012, las ventas de los grandes almacenes e hipermercados minoristas aumentaron 9,4%, frente al mismo trimestre de 2011, cuando registró un aumento de 6,2%, de acuerdo al Dane. En los últimos 12 meses hasta este primer trimestre las ventas registraron un aumento de 8,8% respecto al año previo.

Publicidad

Como lo publica Dinero, mercancía como calzado, artículos de cuero y sucedáneos del cuero (28,5%), electrodomésticos y muebles para el hogar (13,6%), productos textiles y prendas de vestir (13,3%), artículos y utensilios de uso doméstico (12,0%), y productos de aseo personal, cosméticos y perfumería (11%), son los que más consumen los colombianos.

Por ahora, el incremento del consumo de los hogares es de 6,5%, impulsado principalmente por la adquisición de bienes durables y semidurables, constituyéndose en el componente de la demanda que más contribuyó a la expansión del PIB.

Sobre este contenido…

Última actualización:
  • 27 septiembre, 2012
    (hace 10 años)
Categorías:
Etiquetas: