Factura, uno de los documentos de frecuente preparación, hoy en día está excesivamente reglamentada – Hernando Bermúdez Gómez


10 julio, 2018
Este artículo fue publicado hace más de un año, por lo que es importante prestar atención a la vigencia de sus referencias normativas.

Toda contabilidad supone una serie de documentos, pero pocos negocios pueden ser recordados íntegramente sin acudir a un respaldo histórico. La legislación contable, a sabiendas de la posibilidad de contratar verbalmente, exige que todos los hechos económicos se hagan constar. Estos documentos no soportan las transacciones, ellos más bien, sirven de fundamento de los comprobantes.

Uno de los documentos de más frecuente preparación es la factura. Hoy en día ella está excesivamente reglamentada, mediante disposiciones carentes de técnica legislativa, pues no cuidaron el carácter sistemático del ordenamiento. Es poco probable que este documento disminuya la informalidad o la evasión tributaria originada en el no reconocimiento de ingresos; en cambio, es seguro que afectará los procedimientos y los costos de las empresas.

Según el Código de Comercio, en su “Artículo 944. Derecho de exigir factura. El comprador tiene derecho a exigir del vendedor la formación y entrega de una factura de las mercaderías vendidas con indicación del precio y de su pago total o de la parte que hubiere sido cancelada. No reclamándose contra el contenido de la factura, dentro de los tres días siguientes a la entrega de ella, se tendrá por irrevocablemente aceptada.”.

Por su parte el Estatuto Tributario dispone: “Artículo 615. Obligación de expedir factura. Para efectos tributarios, todas las personas o entidades que tengan la calidad de comerciantes, ejerzan profesiones liberales o presten servicios inherentes a éstas, o enajenen bienes producto de la actividad agrícola o ganadera, deberán expedir factura o documento equivalente, y conservar copia de la misma por cada una de las operaciones que realicen, independientemente de su calidad de contribuyentes o no contribuyentes de los impuestos administrados por la Dirección General de Impuestos Nacionales.

Para quienes utilicen máquinas registradoras, el documento equivalente será el tiquete expedido por ésta.

TAMBIÉN LEE:   Hay quienes piensan que solo se pueden hacer contratos reconociendo comisiones a los que adjudican

Ahora bien, según el artículo 772 del Código de Comercio, “(…) No podrá librarse factura alguna que no corresponda a bienes entregados real y materialmente o a servicios efectivamente prestados en virtud de un contrato verbal o escrito. (…)”.

El sentido originario de la factura era el de probar una operación cuando la ley no exigía la solemnidad escrita; pero hoy en día la factura tiene la vocación de convertirse en un título valor. Este no es el instrumento apropiado para cobrar un anticipo pactado, tampoco puede determinar la existencia u ocurrencia de un hecho económico, porque siempre es elaborada con posterioridad a éstos.

La legislación se ha referido a la factura en hojas sueltas de papel, a la facturación por talonario, a la facturación por computador y a la factura electrónica que fue reglamentada en 1996 y ahora en el 2015. Es indispensable que los contadores tengan claras las reglas de documentación.

Hernando Bermúdez Gómez
Editor Contrapartida, Novitas, Registro Contable, Vademécum
Tomado de Contrapartida – De Computationis Jure Opiniones
Número 3631, junio 25 de 2018

 

Sobre este contenido…

Última actualización:
  • 10 julio, 2018
    (hace 4 años)
Categorías:
Etiquetas:

Tienda & Marketplace