“Hacerse el de la vista gorda frente actos corruptos es tener una participación pasiva en este delito”


17 enero, 2019
Este artículo fue publicado hace más de un año, por lo que es importante prestar atención a la vigencia de sus referencias normativas.

Jeisson Ramírez, contador público certificado por ACCA en NIA afirma que un profesional contable no denuncia actos de corrupción al interior de la empresa donde trabaja por miedo a represalias, amenazas, o a no recibir apoyo por parte del gremio de los contadores públicos.

Jeisson Ramírez Morales, contador público, especialista en derecho tributario, representante legal de Touché Asesores S.A.S., certificado por ACCA en NIA y con amplia experiencia en revisoría fiscal, asegura en entrevista con Actualícese que el papel de los contadores públicos y revisores fiscales frente a actos de corrupción al interior de las empresas donde estos se desempeñan, debe ser fundamentado en la ética profesional, dentro y fuera del trabajo.

¿Con qué tipo de herramientas debe contar el profesional contable para combatir la corrupción en las empresas?

Experiencia, sólidos conocimientos técnicos normativos y mucho sentido común para identificar indicios de conductas que se salen de los lineamientos éticos o que puedan significar un abuso de las normas contables, tributarias, etc. Para estos temas es de gran ayuda tener conocimientos en auditoría forense y minería de datos.

Además de lo anterior, se debe conservar la evidencia objetiva de las presuntas actuaciones indebidas, para luego informarlo ante la alta dirección de la compañía. Si los indicios de la conducta atípica también involucran a esta, de igual forma se deberá conservar la evidencia objetiva y, en este caso, acudir ante las autoridades pertinentes para denunciar los hechos.

¿Qué se le puede advertir al profesional que se haga el de la vista gorda frente a este tipo de delito en su lugar de trabajo?

“Existen tres motivos para ello: el primero, relacionado con el temor que surge al considerar la posibilidad de que los presuntos implicados en dichas actuaciones puedan enviar amenazas o tomar represalias”

Hacerse el de la vista gorda es tener una participación pasiva en los actos delictivos y, dependiendo de cada situación, este tipo de profesionales podrían incluso verse involucrados en procesos de tipo penal.

TAMBIÉN LEE:   Viáticos en el entorno laboral: ¿cómo se deben manejar?

¿Por qué un contador o revisor no denuncia? ¿Temor a perder el trabajo? ¿Que lo señalen?

Existen tres motivos para ello: el primero, relacionado con el temor que surge al considerar la posibilidad de que los presuntos implicados en dichas actuaciones puedan enviar amenazas o tomar represalias. El segundo, el miedo a no recibir el suficiente apoyo por parte del gremio de contadores. Tercero, se trata del costo de oportunidad económica que enfrentará quien hace la denuncia, puesto que seguramente deberá renunciar a la empresa. Esto último se resume en la desazón de tener que asumir una disminución de ingresos, y para algunos, también la angustia de creer que no se conseguirá un trabajo pronto o definitivamente.

En el caso del revisor fiscal, el miedo no es solo dejar de recibir los ingresos de un cliente, sino también que el mercado lo tilde de “poco flexible” y, por ende, no conseguir suficientes clientes. Tal es la inseguridad en el gremio de contadores, que en el caso de los revisores fiscales no es muy común encontrar dictámenes calificados con salvedad.

La Ley de financiamiento toca puntos relacionados con corrupción. ¿A cuáles debe estar atento el profesional contable?

En la Ley 1943 de 2018 se continúa en un esfuerzo por combatir la evasión y el abuso en materia tributaria. Al respecto, los artículos 63 y 64 tocan puntos importantes en el tema sancionatorio: el primero, habla de las multas y sanciones de tipo penal que pueden enfrentar los contribuyentes que cumplan con las conductas mencionadas en dicho artículo; el segundo, amplía el espectro de la responsabilidad solidaria al adicionar los literales g) y h) al artículo 793 ET. A propósito de lo anterior, vale la pena mencionar que el literal g) también extiende la responsabilidad a las personas o entidades que hayan sido parte en negocios con propósitos de evasión o de abuso, frente a los impuestos, los intereses y sanciones dejados de recaudar por la administración tributaria.

TAMBIÉN LEE:   Conferencia: Retos de los revisores fiscales y auditores para lo que resta del 2022

Lo anterior marca un interrogante de hasta dónde una persona distinta al contribuyente (asesor tributario, contador, abogado, etc.) pudo llegar a ser parte o no de un vehículo o esquema con finalidad evasiva o de abuso tributario. Al final, dicho interrogante se resolverá en un tema probatorio, pero lo que sí es claro es que esta inclusión de la Ley de financiamiento advierte de los riesgos que podría enfrentar, no solo un profesional contable, sino cualquier persona a la que se le llegara a demostrar participación en este tipo de actuaciones.

Material relacionado

Sobre este contenido…

Última actualización:
  • 17 enero, 2019
    (hace 3 años)
Categorías:
Etiquetas: