Hipótesis de negocio en marcha ¿cómo entenderla en un proceso de auditoría?

  • Comparte este artículo:
¿Ha sido útil este artículo? No fue útilFue útil
Cargando…
  • Publicado: 1 junio, 2017

Hipótesis de negocio en marcha ¿cómo entenderla en un proceso de auditoría?

En la planeación de una auditoría se analizan los riesgos, errores y fraudes que se podrían presentar. Aquí nace la “hipótesis de negocio en marcha”, la cual debe ser preparada según los Estándares Internacionales de Información Financiera y el Estándar Internacional de Auditoría 570.

La finalidad de una auditoría realizada por un revisor fiscal es dar un dictamen sobre la razonabilidad y fiabilidad de la información que contienen los estados financieros. Hoy, con la implementación de los Estándares Internacionales de Auditoría es necesario centrar la atención en la metodología utilizada.

Una etapa dentro del procedimiento de auditoría es la planeación de la misma, en la cual se analizan riesgos que se podrían presentar, errores, fraudes y riesgos asociados al negocio y sus incidencias en la continuidad de la empresa.

En esta etapa surge la “hipótesis de negocio en marcha” o “de empresa en funcionamiento”, sobre la cual la gerencia debe preparar los estados financieros, según los Estándares Internacionales de Información Financiera y el Estándar Internacional de Auditoría 570. La gerencia debe evaluar la capacidad que tiene la empresa de seguir en funcionamiento por lo menos 12 meses siguientes a la fecha sobre la cual se informa, sin limitarse a este período.

De igual forma, el revisor fiscal debe reevaluar y discutir la evaluación que ha hecho la gerencia sobre la continuidad del negocio, y si de acuerdo a sus procedimientos de auditoría considera que no es la adecuada, podrá emitir una opinión desfavorable.

¿Cuándo se debe tener en cuenta la opinión del revisor fiscal?

“Una opinión mal fundamentada o a la ligera podría tener impacto negativo en la entidad y desencadenar acciones que concluyan hasta en el cierre de la misma”

Las siguientes dos situaciones ejemplo nos servirán para observar la importancia de analizar las implicaciones de la opinión del revisor fiscal:

  1. Por años una entidad ha operado con un cliente que representa el 80% o más del total de sus operaciones de ventas. Un análisis superficial de un revisor fiscal podría concluir que la hipótesis de empresa en funcionamiento ha sido mal evaluada por la gerencia; al existir tal incertidumbre se debe pensar en las implicaciones que tiene una opinión desfavorable dada la situación. Una opinión mal fundamentada o a la ligera podría tener impacto negativo en la entidad y desencadenar acciones que concluyan hasta en el cierre de la misma.
  2. Una empresa que depende de un único contrato con un cliente, que termina en un período superior a un año. Una empresa fabricante de caucho ha celebrado contratos, por muchos años, con una empresa fabricante de llantas. Durante la auditoría, el revisor fiscal encuentra que el contrato para suministro de caucho a la empresa fabricante de llantas se termina en 18 meses. Podría decirse que existe un riesgo de que el cliente de la entidad decida acudir a otro proveedor de caucho, situación que es un riesgo para la continuidad del negocio.

Estos casos requieren de juicio profesional por parte del revisor fiscal. Una opinión desfavorable sobre la hipótesis de negocio en marcha puede crearle problemas a la empresa, abriendo un camino que conduce a la entidad a un fracaso financiero. El revisor fiscal deberá tener en cuenta que asume un riesgo si se materializa esta situación a futuro y no hizo alguna recomendación previa.

¿Qué hacer frente a lo anterior?

  1. El auditor o revisor fiscal debe obtener cartas donde la gerencia sustente, en el caso de la segunda situación, que aunque el contrato terminará será renovado. Así, el revisor fiscal puede utilizarlas para tener la evidencia de auditoría, argumentar su opinión y “salvaguardarse” si el riesgo de no continuidad de negocio en marcha se materializa.
  2. La dependencia que tiene la entidad debe estar revelada en las notas a los estados financieros.

El revisor fiscal puede dar recomendaciones en su dictamen para que la entidad trabaje en pro de reducir el riesgo.

Si quiere profundizar más en este tema, lea nuestro análisis Hipótesis de negocio en marcha: importancia e implicaciones de la opinión del revisor fiscal.

Realizar inadecuadamente el reporte de información exógena o no presentarlo,
puede ocasionar cuantiosas sanciones hasta de 15.000 UVT ($534.105.000 por el año gravable 2020)

Nuestra SUSCRIPCIÓN ACTUALÍCESE trae el mejor contenido para actualizarte en la presentación de la información exógena



$150,000*/año

Precio regular: $350.000/año

Hoy: $299,900*/año

$350,000/20 meses

Ver más detalles

* Unidades limitadas con descuento

$999,000*/año




¿Ha sido útil este artículo? No fue útilFue útil
Cargando…