La importancia de una buena estimación de vida útil


26 abril, 2017
Este artículo fue publicado hace más de un año, por lo que es importante prestar atención a la vigencia de sus referencias normativas.

Una de las estimaciones más importantes que se realizan sobre los activos es la vida útil de los elementos depreciables. Una inadecuada estimación de la vida útil puede generar resultados indeseados en los estados financieros.

Las normas de información financiera establecen que la entidad debe estimar la vida útil de sus activos depreciables, con el fin de distribuir el importe depreciable a lo largo de esa vida útil, de una manera sistemática, que refleje la contribución del activo en la generación de beneficios para la entidad.

“La depreciación de un activo en una vida útil inadecuada produce un resultado que no corresponde al desempeño financiero de la entidad”

Antes de la convergencia a nuevos estándares de información financiera, era muy común que las entidades depreciaran sus activos utilizando los requerimientos fiscales, sin hacer análisis de vida útil desde el punto de vista financiero.

La depreciación de un activo en una vida útil inadecuada produce un resultado que no corresponde al desempeño financiero de la entidad. Esta situación genera distorsiones en los estados financieros, y dificulta la lectura del desempeño del negocio.

Caso práctico.

Suponga que usted es un inversionista y lo han invitado a la presentación de un proyecto de inversión.

El negocio consiste en comprar maquinaria pesada, con un costo de $1.000.000.000. La máquina se alquilará en arrendamientos operativos durante 10 años, a razón de $200 millones anuales, al cabo de los cuales se venderá por una suma estimada en $300.000.000.

Usted decide participar en la inversión, con un aporte de $300.000.000, pero solo podrá estar en el negocio por 5 años, al cabo de los cuales necesitará vender su inversión. Los otros inversionistas están de acuerdo en comprarle su inversión al finalizar el año 5, por un precio basado en el valor en libros a esa fecha.

TAMBIÉN LEE:   [Infografía] Beneficios de los reportes integrados: tips a tener en cuenta por contadores públicos

Si la entidad depreciara la maquinaria utilizando la clásica vida útil de 10 años sin valor residual, los estados de resultados de los años 1 al 11 mostrarían los siguientes resultados antes de impuestos:

Año

Ingresos

Depreciación

Utilidad antes de impuestos

1

200.000.000

100.000.000

100.000.000

2

200.000.000

100.000.000

100.000.000

3

200.000.000

100.000.000

100.000.000

4

200.000.000

100.000.000

100.000.000

5

200.000.000

100.000.000

100.000.000

6

200.000.000

100.000.000

100.000.000

7

200.000.000

100.000.000

100.000.000

8

200.000.000

100.000.000

100.000.000

9

200.000.000

100.000.000

100.000.000

10

200.000.000

100.000.000

100.000.000

11

300.000.000

300.000.000

Totales

2.300.000.000

1.000.000.000

1.300.000.000

Si la entidad calcula la depreciación utilizando la vida útil de 10 años, pero con un valor residual de $300.000.000 (valor por el cual se espera vender los activos al final de su vida útil), los resultados antes de impuestos serían los siguientes:

Año

Ingresos

Depreciación

Utilidad antes de impuestos

1

200.000.000

70.000.000

130.000.000

2

200.000.000

70.000.000

130.000.000

3

200.000.000

70.000.000

130.000.000

4

200.000.000

70.000.000

130.000.000

5

200.000.000

70.000.000

130.000.000

6

200.000.000

70.000.000

130.000.000

7

200.000.000

70.000.000

130.000.000

8

200.000.000

70.000.000

130.000.000

9

200.000.000

70.000.000

130.000.000

10

200.000.000

70.000.000

130.000.000

11

300.000.000

300.000.000

Totales

2.300.000.000

1.000.000.000

1.300.000.000

Hasta aquí se puede observar que en esta segunda tabla las utilidades son iguales desde el año 1 al año 10, y son nulas en el año 11, pues el valor que se obtiene por vender las máquinas equivale a su valor en libros, por lo tanto no hay utilidad.

La primera implicación para el inversionista, si se utiliza la depreciación fiscal (sin valor residual) es que va a recibir, en este caso, menos utilidades que las que recibiría si se tuviera en cuenta el valor residual.

TAMBIÉN LEE:   Consejos para pensionarse: si estás cerca a hacerlo estas recomendaciones agilizarán el proceso

La segunda implicación es que el negocio aparentemente generaría utilidades en el año 11, a raíz de la venta de las máquinas. Esta situación no corresponde a la realidad, lo que sucede es que si se deprecia en exceso un activo, forzosamente en el momento de su enajenación se presentará un efecto ingreso en el estado de resultados.

CP. Juan David Maya Herrera
Consultor de Estándares Internacionales de Información Financiera
Certificación Internacional por el ICAEW en IFRS Full (NIIF Plenas)

*Exclusivo para Actualícese

Material relacionado:

Sobre este contenido…

Última actualización:
  • 26 abril, 2017
    (hace 5 años)
Categorías:
Etiquetas:

Tienda & Marketplace