La Propiedad Horizontal, ¿reina o cenicienta? – Martha Elena Ramírez Castaño

  • Comparte este artículo:
¿Ha sido útil este artículo? No fue útilFue útil
Cargando…
  • Publicado: 26 junio, 2012

Martha Elena Ramírez Castaño

A pesar de la profusa historia de la propiedad horizontal en Colombia y de estar concretamente definida como un régimen especial de dominio que regula la concurrencia de dos tipos de derechos de propiedad en cabeza de un individuo: una exclusiva sobre bienes privados y otra común sobre unos bienes en proindiviso, no se entiende cómo, temas como éste, tienen tanto desconocimiento por parte de sus actores. Prueba de ello, es la manera como autoridades administrativas locales, jueces, policía, administradores y comunidades por no hablar expresamente de la permanente extralimitación de las funciones de los consejos, responden con violación a la ley en la cotidianidad de sus vidas y hacen que este formato de vivienda o de desempeño de la actividad comercial lejos de ser un factor importante de convivencia, abra heridas irreconciliables en un buen número de personas, porque se sienten amenazadas por la rígida y desconocida disciplina que impone vivir o trabajar en este tipo de copropiedades.

Como desafortunadamente estamos educados con un bajo nivel de tolerancia y no nos han formado para compartir esta forma de vida, este ahora nos impone releer nuestras experiencias para abordar de manera propositiva toda posibilidad real de tener una buena vecindad. Es imposible que podamos llegar a una conclusión acertada en el planteamiento de las soluciones necesarias sin estar basados en una buena discusión. Tenemos que conocer claramente los límites que marca la extensa legislación trazada en Colombia en esta materia, la cual data de 1.887 en sus orígenes; pues desde ese entonces, las garantías para el ejercicio de la administración como las obligaciones para los comuneros son de obligatorio cumplimiento pero también son de gran desconocimiento.

La discusión sobre la propiedad horizontal apenas comienza y tiene necesariamente que darse de manera objetiva y racional, con objetividad, basada en conceptos técnicos para que esté desprovista de soluciones particulares y contribuya de manera eficaz y eficiente en el desarrollo del tejido social a través de la prevalencia del interés general. La problemática de la propiedad horizontal no es un tema marginal. NO!!! De ningún modo. La problemática de la propiedad horizontal es un tema de fondo por las enormes implicaciones de orden económico, social y patrimonial de las personas. Dicho de otro modo, ésta no puede ser tratada como la cenicienta, a ella, debe tratársele con los privilegios de una reina porque está diseñada para hacer la vida de todos más fácil. Si tenemos en cuenta a los demás, si tenemos claros los límites, si nos gusta tratar a los demás como nos gusta que lo hagan con nosotros, si entendemos que es una relación en dos vías, seguramente podremos hacerlo realidad.

El llamado a la comunidad es a que trabajemos para el fortalecimiento de la vida bajo este formato con el cual está pensado el diseño de las ciudades del siglo XXI, para que cumpla con un rol en la integración de la comunidad, es decir, que no sólo sea un contenedor de población sino de dinámicas animadoras de procesos sociales, económicos, políticos y culturales. En definitiva, la copropiedad es una respuesta útil al proceso de transformación social que requieren los centros urbanos bajo una mirada más plural ya que promueve la solidaridad entre los vecinos.

Es por eso que, con el convencimiento profundo de poder contribuir a generar un panorama de reflexión para toda la comunidad y para que puedan encontrar una central con soluciones integrales en esta materia, con una importante periodicidad hablaremos sobre los conocimientos básicos con los que administradores, consejos de administración, revisores fiscales, contadores y la comunidad en general, puedan obtener y demostrar la idoneidad en su desempeño como lo prevé la ley.

Martha Elena Ramírez Castaño.
Aboga Experta en Propiedad Horizontal.
Gerente General de DataInmobiliario.
maelra@datainmobiliario.com

Realizar inadecuadamente el reporte de información exógena o no presentarlo,
puede ocasionar cuantiosas sanciones hasta de 15.000 UVT ($534.105.000 por el año gravable 2020)

Nuestra SUSCRIPCIÓN ACTUALÍCESE trae el mejor contenido para actualizarte en la presentación de la información exógena



$150.000

$350.000

$999.000




¿Ha sido útil este artículo? No fue útilFue útil
Cargando…