Las NIIF no necesariamente ayudarán a la comparabilidad – Hernán Rodriguez

  • Comparte este artículo:
¿Ha sido útil este artículo? No fue útilFue útil
Cargando…
  • Publicado: 10 noviembre, 2008

Autor: Hernán A. Rodriguez

Los emisores de normas están interesados en conducir el mundo hacia un único conjunto de normas, pero Moody’s sostiene que la presentación de informes con las NIIF no necesariamente ayudarán a la comparabilidad.

Marie Leona, CFO.com | EE.UU.

Traducido por Hernán A. Rodríguez G para: http://globaliconta.blogspot.com/

¿Son los efectos de los cambios hacia normas internacionales de información financiera en realidad una gran ilusión? Un nuevo informe de Moody’s Investor Service sugiere que ese podría ser el caso.

Moody’s dice que, en general, las empresas al efectuar el cambio desde los principios contables generalmente aceptados locales (USA) hacia las NIIF registran un 25 por ciento de aumento en ingresos netos y un «significativo» aumento de los ingresos antes de intereses, impuestos, depreciación y amortización. Pero, dice la agencia de calificación crediticia, que ambos ajustes son «en gran medida ilusorias» y un tanto engañosas.

En un estudio publicado esta semana, Moody’s examinó las 30 mayores empresas europeas a las que califica, y consideró que al desplazarse a las NIIF les generó un aumento de beneficio de un total de $ 30 mil millones. Sin embargo, gran parte de ese impulso se atribuyó a la suspensión de la amortización del good will, que se permite bajo de las NIIF. Para estar seguro, el informe dice que la sola amortización del good will añadió un total de $ 42 millones a los fondos de las compañías de la muestra. Sin embargo, la agencia de calificación explicó que cuando la amortización del good will es descartada, el alza del total de 25 por ciento hace pivotar realmente a una declinación de cerca de 7 por ciento – y el número de las compañías que divulgan una renta neta materialmente más alta baja del 16 a siete.

Incluso el descenso del 7 por ciento es un número «engañoso», según los autores del informe. Cuando tres elementos que sesgan la imagen de los beneficios son descartados de la mezcla de 30 empresas, la suma de los resultados cuando se informa utilizando las NIIF es sólo el 2 por ciento más bajas de lo que se informó anteriormente de conformidad con los GAAP locales. Mientras tanto, el total de los ingresos se mantiene prácticamente inalterado. Los tres elementos sesgantes fueron: el deterioro de los cargos netos reversados en los registros de Deutsche Telekom; cambios a Electricité de France por los acuerdos sobre pensión y la forma en que se contabilizan, y los cambios a France Telecom de la contabilidad de impuestos diferidos, de conformidad con las NIIF.

En su informe de 23 páginas de – «¿Estamos mejor en virtud de las NIIF?» – Moody’s consideró que si bien hay beneficios a la utilización de un conjunto único de normas contables, los estados financieros preparados utilizando las NIIF no son necesariamente más fáciles de comparar. En algunas circunstancias, la falta de comparabilidad es culpa de una deficiencia en la normalización. En otros casos, Moody’s cita a varias «aparentemente incompatibles interpretaciones por parte de las empresas y sus auditores».

Lo que es más, las NIIF pierden parte de su utilidad porque pueden crear falsas excesiva volatilidad y complejidad. Consideremos, por ejemplo, que los importes registrados como «gasto financiero» son a menudo demasiado «ininteligible, y encontrar el » verdadero «nivel de la deuda puede ser como buscar un gato negro en una habitación oscura», así escribieron los autores.

Pero los planes para adoptar las NIIF parecen estar avanzando. En 2002, la Unión Europea ha adoptado un Reglamento requiriendo a las empresas que cotizan en bolsa en sus 17 Estados Miembros a preparar sus estados financieros consolidados con la utilización de las NIIF aprobadas por la International Accounting Standards Board. El mandato se aplica a los años fiscales que comiencen a partir del 1ro de enero de 2005, pero su aplicación se aplazó hasta 2007 para algunas categorías de empresas – incluidos las que en Alemania hacen la presentación de informes con U.S. GAAP.

En 2004, cuando Moody’s comenzó a estudiar los efectos de los cambios hacia las NIIF de las empresas a las que calificaba, sólo el 10 por ciento de las empresas en la Europa / Oriente Medio / África región utilizaban las NIIF. Hoy en día, alrededor del 75 por ciento de las empresas en la misma región usan esta norma única. Según la International Accounting Standards Board, en más de 120 países se requiere reportar con arreglo a las NIIF o se han comprometido a ordenar esta práctica para las empresas públicas.

Sin embargo, Moody’s dice que los ajustes a la presentación de informes que las empresas alegan estar relacionadas a la adopción de las NIIF no debe ser tomadas al pie de la letra. Por ejemplo, un simple vistazo a los cambios de EBITDA puede ser «engañosa», dice el informe. En total, las 30 empresas informaron un impulso de $ 9 mil millones al EBITDA, hasta $ 443 mil millones, cuando se utiliza con arreglo a las NIIF. El impulso era en su mayor parte provocado por casi un 40 por ciento de reducción en los gastos de pensiones y la reclasificación de los gastos de funcionamiento hacia capex (proyectos de inversión) e intereses.

Los gastos de pensiones se redujeron por la eliminación de las pérdidas actuariales no reconocidas contra el patrimonio en el balance de apertura con las NIIF, lo que ayudó a las empresas evitar la necesidad de amortizar el déficit en contra de EBITDA. Además, otros gastos de pensiones se dividieron entre las categorías «operativos» e «intereses». Además, la NIIF exige que el coste de desarrollo de nuevos productos se capitalice, se registren como activos intangibles y se reporten como CAPEX (proyectos de inversión) en algunas circunstancias. Es más, cuando hay un retraso importante entre el momento en que se incurre en un pasivo a largo plazo y su liquidación en efectivo, los gastos relacionados deben figurar en parte como interés en el estado de ingresos bajo las NIIF.

El informe también reveló que los balances se deterioran en virtud de las NIIF, con el ratio de deuda neta a patrimonio en el colectivo de las 30 empresas empeorando del 59 por ciento a 69 por ciento. La deuda bruta aumentó en $ 92 millones a US $ 830 millones, con 12 empresas reportando un resultado materialmente superior. La deuda neta aumentó en un 18 por ciento a US $ 642 millones.

Pero, ¿qué significa el aumento de la deuda realmente según lo dicho por Moody’s? No mucho, dijo la agencia de calificación crediticia. El informe afirma que los factores explicados por Moody’s ya aparecen en gran parte como un deterioro inducido por las NIIF cuando se hace los análisis de crédito, por lo que no fue una sorpresa cuando los balances se la dieron.

Por ejemplo, Moody’s considera generalmente las operaciones de bursatilización como préstamos con garantía, y en consecuencia se ajusta la deuda. También capitaliza rutinariamente todos los arrendamientos operativos y reconoce una obligación relacionada con la deuda. En el estudio, el mayor aumento absoluto en el nivel de deuda – con exclusión de los derivados – en virtud de las NIIF fueron reportadas por Daimler ($ 27 mil millones), Fiat ($ 17,2 millones), Deutsche Telekom ($ 9,3 millones), y Francia y Telecom ($ 7,6 mil millones).

Sin embargo, tres factores explican casi el 90 por ciento de los $ 60,8 mil millones de aumento de la deuda reportada por las cuatro empresas, dice el informe: La consolidación de $ 45 mil millones en préstamos que anteriormente figuraban fuera de balance vinculados a la bursatilización y a la venta de facturación, $ 3,2 mil millones de pasivos relacionados con el activo arrendado, y la reclasificación de $ 5 millones por el valor de instrumentos financieros híbridos.

Moody’s también señaló que, si bien los flujos de efectivo en si no se vieron afectadas por la elección del método de contabilidad, muchos estados de flujo de efectivo se actualizan con arreglo a las NIIF, debido a la forma en que las transacciones con terceros se clasifican e informan. De hecho, Moody’s atribuye la materialidad de los cambios en el estado del flujo de efectivo comunicados por 11 empresas a «factores especiales».

Por ejemplo, cinco fabricantes de carro – Daimler, Fiat, PSA Peugeot Citroen, Renault y Volvo – observaron importantes cambios en sus estados de flujo de efectivo después de la conversión a las NIIF. Sin embargo, la razones especiales para los ajustes fueron similares, e incluyó la consolidación de lo que anteriormente era fuera de balance por cobrar, la capitalización de los costos de desarrollo de producto, y la reversión de algunas ventas con compromisos de recompra.

En el lado positivo, reportar con arreglo a las NIIF suministra la más amplia y transparente presentación de informes, dice Moody’s. En virtud de la norma única de presentación de informes, los estados de flujo de efectivo son obligatorios, que son útiles para evaluar si una empresa está generando suficiente dinero en efectivo en las operaciones para servicio de su deuda, señalaron los autores. Antes de la adopción de las NIIF, Italia y España no estaban obligadas a incluir un estado de flujo de efectivo en sus informes anuales.

Además, las obligaciones por pensiones reciben «más amplia divulgación» en virtud de las NIIF, así como las obligaciones relacionadas con activos arrendados. Las NIIF también obligan la divulgación de más revelaciones adicionales, en comparación con algunos principios de contabilidad generalmente aceptados, con relación a los cambios en los importes reservados relacionados con los pasivos contingentes.

Es más, los balances preparados de conformidad con las NIIF probablemente no incluirán muchos activos de pensiones «cuestionables» como los estados financieros preparados de conformidad con los GAAP locales( USA). Moody’s explicó que, aunque «suavizado» todavía subsiste en virtud de la norma conocida como la NIC 19, que los balances preparados de conformidad con las NIIF sean menos propensos a incluir los activos que resulten de la demora en el reconocimiento de pérdidas por pensiones relacionados con cálculos actuariales.

También es probable que, con arreglo a las NIIF más empresas informen las operaciones de financiación como préstamos, ya que, en virtud de las normas globales, la entidades para fines especiales usadas para la securitizacion de activos deben ser consolidados cuando la sustancia de la relación indica que los activos son controlados por el cedente. Además, si la venta de un activo financiero deja sustancialmente todos los riesgos y beneficios inherentes a la propiedad con el vendedor, el vendedor debe seguir reconociendo el activo en su balance con el producto de la venta registrados como un pasivo.

El informe hizo hincapié en que las NIIF todavía tienen algunos problemas globales que deben abordarse. Esto incluye una falta de normalización, en particular con respecto a las compañías que eligen uno de los dos estándares de la consolidación – consolidación proporcionada o la del método del patrimonio de «una-línea». Una norma revisada del IASB que supere esta discrepancia se espera para 2009.

Existen también problemas con la normalización respecto a la forma en que algunas empresas capitalizan los intereses, cuando otras los llevan a gastos. Y el flujo de caja se puede presentar en diferentes partidas de los estados de flujo de efectivo, dependiendo de en qué GAAP local se está utilizando.

Moody’s también ha tropezado con la práctica de diversas interpretaciones, en las cuales el mismo principio de contabilidad subyacente se aplica diferentemente. Por ejemplo, una de las cuestiones más espinosas es el intento de definir «control», dice Moody’s, refiriéndose a las NIC 27 y el principio rector que dice que los estados financieros consolidados deben incluir todas las entidades que son controladas por la empresa matriz.

En un ejemplo, Moody’s determinó que en dos empresas francesas se aplica la NIC 27 de manera diferenciada en relación al control de facto, con una empresa alegando que una entidad que era menos de 50 por ciento poseída de los padres podría ser plenamente consolidada si el padre tenía control de facto de la empresa . La otra empresa francesa dijo que, debido a que las NIIF no reconocen el control de facto, los resultados de las filiales no fueron consolidados.

La contabilidad de arriendo es otras área problemática, así Moody’s señaló que decidir lo que constituye un contrato de arrendamiento en virtud de las NIIF está todavía en el aire. En virtud de la NIC 17, y su apoyo a la orientación CINIIF 4, un contrato de arrendamiento se define sobre la base de la sustancia del acuerdo. Sin embargo, dado que esto requiere el juicio basado en casos específicos hechos y circunstancias, Moody’s sostuvo que algunos arreglos que parecen muy similares se tratan de forma diferente

De hecho, Centrica proveedor de energía del Reino Unido incluye los pagos por acuerdos a largo plazo con proveedores de energía renovable como alquileres contingentes. Sin embargo, proveedor alemán de energía RWE, que es auditado por la misma empresa como Centrica, no incluye los acuerdos de compra de energía en sus revelaciones sobre arrendamiento. La disparidad misma puede verse en lo que respecta a arrendamientos de buques. BP con sede en el Reino Unido clasifica a bareboat charters, time charters y spot charters para los buques como arrendamientos operativos, mientras que la empresa minera australiana BHP Billiton llega a la conclusión de que los cargos a los buques son «otros gastos comprometidos» que no son parte de los arrendamientos operativos de acuerdo con la NIC 17.

Realizar inadecuadamente el reporte de información exógena o no presentarlo,
puede ocasionar cuantiosas sanciones hasta de 15.000 UVT ($534.105.000 por el año gravable 2020)

Nuestra SUSCRIPCIÓN ACTUALÍCESE trae el mejor contenido para actualizarte en la presentación de la información exógena



$150.000

$350.000

$999.000




¿Ha sido útil este artículo? No fue útilFue útil
Cargando…