Norma Internacional de Auditoría “NIA 200”. Introducción.


23 abril, 2015
Este artículo fue publicado hace más de un año, por lo que es importante prestar atención a la vigencia de sus referencias normativas.

Esta norma internacional de auditoría muestra cuales son los deberes de auditor y, a su vez, enuncia los objetivos que este debe alcanzar en la ejecución de las labores de análisis a los Estado Financieros.

La NIA 200 –Norma Internacional de Auditoría– explica que el auditor debe guiarse por las normas internacionales, pues su aplicación es obligatoria; éstas dan lineamientos para completar y obtener una interpretación de la auditoría que se realiza. Cuando nos referimos a una “acorde interpretación” se quiere  resaltar que dicho análisis debe cumplir con los objetivos que se quieren lograr con la aplicación de la norma.

Tengamos presente que las NIA no regulan o dan normatividad con respecto a las obligaciones legales que pueda tener el auditor, por ejemplo con las ofertas públicas de valores, pero pueden ser útil en el momento de análisis y criterios; sin embargo, en este caso puntual el auditor deberá hacerse responsable de las determinaciones u obligaciones relevantes legales, reglamentarias o profesionales.

En la presente NIA se logra concluir que el auditor es un facilitador en el logro de los objetivos que imparten las normas internacionales, inclusive el auditor es un atestiguador que expresa que la información presentada en los Estados Financieros es correcta, confiable y que está acorde a las actividades económicas reales de la entidad, y dentro de un marco de referencia aplicable.

TAMBIÉN LEE:   Conferencia: El clima laboral negativo como generador del fraude en las empresas

Sobre este contenido…

Última actualización:
  • 23 abril, 2015
    (hace 7 años)
Categorías:
Etiquetas: