Plusvalía en adquisición de negocios


18 mayo, 2016
Este artículo fue publicado hace más de un año, por lo que es importante prestar atención a la vigencia de sus referencias normativas.

La Sección 19 del Estándar Internacional para Pymes, así como la NIIF 3, establecen el tratamiento contable de las adquisiciones de negocios. Estas transacciones generalmente involucran activos intangibles formados, los cuales tienen un tratamiento especial.

Una combinación de negocios es el resultado de una transacción según la cual una entidad reportante (adquiriente) obtiene el control sobre un negocio, a cambio de la transferencia de recursos a su anterior dueño.

El término negocio está definido como un conjunto de actividades y activos susceptibles de ser dirigidos y gestionados con el propósito de proporcionar una rentabilidad en forma de dividendos, menores costos u otros beneficios económicos directamente a los inversores u otros propietarios, miembros o partícipes.

Se considera que una entidad adquiere un negocio cuando el conjunto de activos adquiridos generan flujos de efectivo hacia la entidad, a modo de mayores ingresos o menores costos. Si la entidad adquiere uno o varios activos que no cumplen esta condición, no se considera que la entidad esté comprando un negocio.

La Sección 19 de la Norma para Pymes establece que cuando una entidad adquiere un negocio, debe seguir el siguiente procedimiento:

  1. Identificar la entidad adquiriente.
  2. Medir el costo de la combinación de negocios.
  3. Distribuir el costo de la combinación de negocios entre los activos adquiridos, los pasivos y la provisión para pasivos contingentes asumidos.
  4. Reconocer la plusvalía en la adquisición.

Por ejemplo, una entidad adquiere un conjunto de seis máquinas de segunda mano para utilizarlas en su proceso productivo. La entidad paga $100 millones, suma que se convierte en el valor razonable de la transacción. El valor pagado es similar a lo que le costarían esas mismas máquinas en el mercado.

TAMBIÉN LEE:   ¿Por qué Colombia descendió en el índice global de pensiones?

En este caso, la entidad contabiliza las máquinas como propiedades, planta y equipo, por un valor de $100 millones, el cual se convierte en su costo histórico.

Ahora suponga que la entidad adquiere esas mismas máquinas, junto con la fórmula para fabricar el producto, la marca registrada y una lista de 120 clientes habituales para la comercialización del producto. El valor razonable de las máquinas es de $100 millones. La entidad pagó $200 millones por las máquinas y los intangibles asociados a los productos que se fabrican con estas.

Publicidad
“En la mayoría de los casos la adquisición de un negocio implica pagar un valor mayor que el valor razonable de los activos adquiridos”

En este caso, dado que las máquinas son susceptibles de ser gestionadas en conjunto con los demás activos adquiridos (la fórmula para fabricar el producto, la marca registrada y la lista de 120 clientes habituales para la comercialización del producto), la entidad debe reconocer las máquinas como elementos de propiedad, planta y equipo por su valor razonable, y el valor pagado en exceso constituye la plusvalía pagada en la adquisición del negocio.

En la mayoría de los casos la adquisición de un negocio implica pagar un valor mayor que el valor razonable de los activos adquiridos (y pasivos asumidos), pues el vendedor querrá obtener un beneficio adicional por ceder el derecho a la explotación del negocio, el posicionamiento, los clientes, entre otros intangibles.

La entidad reconocerá la adquisición de la siguiente forma:

Cuenta Débito Crédito
Propiedades, planta y equipo $100.000.000
Plusvalía (activo intangible) $100.000.000
Bancos/cuentas por pagar $200.000.000
TAMBIÉN LEE:   Gobierno corporativo: sinónimo de procesos más efectivos, transparentes y regulados para las empresas

 

La plusvalía debe reconocerse como un activo separado (párrafo 18.22 de la Norma para Pymes), aplicando para su medición posterior los requerimientos establecidos en los párrafos 18.19 a 18.24 de la Norma para Pymes. Si la entidad no puede establecer de manera fiable la vida útil de la plusvalía, debe amortizarla en un período no superior a diez años.

Adicional a lo anterior, si se llegara a producir un deterioro del valor de los activos, se debe afectar en primer lugar la plusvalía reconocida en la combinación de negocios. Para efectos del análisis del deterioro del valor, se consideran las máquinas y la plusvalía como una unidad generadora de efectivo –UGE–.

Publicidad

Juan David Maya Herrera
Consultor de Estándares Internacionales

*Exclusivo para actualicese.co

Material relacionado:

Sobre este contenido…

Última actualización:
  • 18 mayo, 2016
    (hace 6 años)
Categorías:
Etiquetas: