¿Por qué pregunto sobre el grado de culpa de los Contadores por la Crisis desatada por la violación de los pactos sociales? – Hernán Rodriguez

  • Comparte este artículo:
¿Ha sido útil este artículo? No fue útilFue útil
Cargando…
  • Publicado: 1 diciembre, 2008

Autor: Hernán A. Rodriguez

En nuestro mundo capitalista una cosa es contabilidad para mercado de capital, otra para el sector financiero y otra para el interés de los inversores directos. Pero en todas estas contabilidades está el interés del Estado en cuanto la protección del interés público y otra es la fiscalización por motivos tributarios.

Para poder perfilar una actividad académica de acorde a estos intereses, hay que aprender que es el mercado financiero, que es el sector que financia y que es el sector que posee la capacidad de inversión.

Otra cosa es cuando abandonamos el interés capitalista y nos concentramos en el interés social donde las empresas son de tipo comunitaria, cooperativas, y otras sin fines de lucro. En este caso debemos perfilar unas actividades académicas que satisfagan las necesidades de estos sectores.

La sociedad necesita profesionales expertos en ayudar a las familias y a los individuos a gestionar que su información se pueda estructurar en estados financieros y en declaraciones e información de tipo tributario, a través de la contabilidad.

Estos individuos y familias al transitar hacia esquemas societarios necesitan asesorías de tipo especializado que suministra la contabilidad financiera y que supone el control interno para vigilar lo que no pueden observar ellos mismos.

Las sociedades con fines de lucro cuando se insertan en el mundo financiero y en el de mercados de capital, son compelidas a aceptar unas regulaciones especiales que tienden a ser supranacionales. Estos sectores tienen, patrocinan o asimilan regulaciones internacionales emitidas por entes debidamente autorizados por los gobiernos del mundo.

En Colombia se inventó la figura de la Revisoría Fiscal para ayudar al estado en la vigilancia y control de las sociedades donde no era claramente personalizable la responsabilidad social. A los Contadores Públicos, que en ese momento tenían un perfil de expertos contables, les fue dada la potestad de actuar como Revisores Fiscales en las sociedades por acciones.

La amalgama de responsabilidades que le fue dada a los contadores públicos hizo emerger unos gremios desunidos y con intereses opuestos algunas veces. El currículo universitario no evolucionó adecuadamente, generándose intereses académicos alrededor de la auditoría externa, de la asesoría tributaria o del control de fiscalización. Hoy en día los dirigentes gremiales están desunidos en cuanto a las prioridades, dándose el caso donde algunos piensan que la prioridad es la contabilidad llamada por ellos como "ambiental".

Estados Unidos inventó el entramado de informes financieros de la SEC a partir de la crisis económica de 1929. La crisis contable de los tempranos 2000 hizo reforzar la responsabilidad sobre la información financiera y de vigilancia al control de su proceso dentro de la llamada ley Sarbarnes-Oxley. También se trasladó la responsabilidad de vigilancia de los auditores a un ente supervisor llamado PCAOB. La crisis actual está suponiendo unos controles al "valor razonable" generado en movimientos puramente especulativos.

En Colombia siempre hemos tenido vigilancia del estado sobre los Contadores Públicos, a través de la Junta Central de Contadores Público. También hemos tenido una asimilación adecuada de la teoría del control y de la responsabilidad social. Han existido siempre docentes estudiosos de las tendencias doctrinales y regulatorias sobre la contabilidad, y el profesional de la Contaduría Publica.

En los USA se emprende un movimiento hacia más injerencia del Estado en la Contabilidad llamada Financiera (Información financiera), y los entes inventados dentro de las crisis comienzan a disponer de datos sobre comportamientos corruptos, fraudulentos y permisivos en el ejercicio de la Contaduría Pública. En Colombia con más de cinco décadas de existencias estos mismos órganos no terminan de organizarse en contra de la negligencia, la falta de idoneidad, la corrupción, los fraudes y el amiguismo gremial.

Las defensas emocionales de nuestra profesión, con supuestos meritos por su alta calidad, no dejan ver la verdadera crisis dentro de ella. El debate esta planteado y roguemos a Dios que se den buenas argumentaciones para defender o atacar nuestras posiciones. Yo por el momento debo estar denunciado ante la Junta Central de Contadores por hablar mal de la profesión ¿Qué tal?

Realizar inadecuadamente el reporte de información exógena o no presentarlo,
puede ocasionar cuantiosas sanciones hasta de 15.000 UVT ($534.105.000 por el año gravable 2020)

Nuestra SUSCRIPCIÓN ACTUALÍCESE trae el mejor contenido para actualizarte en la presentación de la información exógena



$150,000*/año

Precio regular: $350.000/año

Hoy: $299,900*/año

$350,000/20 meses

Ver más detalles

* Unidades limitadas con descuento

$999,000*/año




¿Ha sido útil este artículo? No fue útilFue útil
Cargando…