Proceso de convergencia traerá cambios significativos en el balance de apertura y afectará patrimonio de empresas


1 abril, 2015
Este artículo fue publicado hace más de un año, por lo que es importante prestar atención a la vigencia de sus referencias normativas.

Felipe Jánica, socio director del área de Servicios de Consultoría en Contabilidad Financiera en EY Colombia, Director del Comité Técnico de la firma en temas US GAAP e IFRS, dice que Colombia cuenta con una economía caracterizada por la apertura de mercados, lo que hace que las compañías lleguen a niveles de Estándares Internacionales. Entrevista.

Felipe Jánica

Felipe Jánica, con una experiencia profesional de más de 19 años en entidades industriales y de servicios, manufacturero, minero, en Colombia, Estados Unidos, Panamá, Ecuador, Perú y Brasil, cuenta con la acreditación internacional otorgada por la firma EY sobre IFRS, es miembro del equipo global de IFRS con sedes en Londres y Nueva York, afirma que uno de los desafíos para las microempresas al converger hacia Normas Internacionales es adaptar los Estándares Internacionales a las transacciones que realmente desarrollan las compañías y ajustar, a estos, sus políticas contables.

¿Cree que en el contexto nacional es importante realizar alguna modificación al Código de Ética Profesional? ¿Cuáles serían las ventajas y desventajas respecto a la implementación del código elaborado por IFAC?

“La aplicación de los Estándares Internacionales hay que verla con buenos ojos ya que ayudan a dignificar la profesión.”

Es inexorable que el Código de Ética de los profesionales haya que revisarlo a fondo. Y si estamos hablando de una internacionalización del reporte financiero, se debe hablar de la internacionalización de las Normas de Aseguramiento y de los Códigos de Ética que rigen al Contador Público. La aplicación de los Estándares Internacionales hay que verla con buenos ojos ya que ayudan a dignificar la profesión.

¿Qué opina sobre los impactos económicos que tendrá este proceso en las empresas de los Grupos 2 y 3, en costos de implementación como de modificación de la estructura financiera de las compañías?

En Colombia estamos frente a una economía donde hay apertura de mercados, lo que hace que las compañías lleguen a niveles de Estándares Internacionales. Las Pymes deben aplicar este ‘paquete’ de normas, lo que significa un reto porque no solo deben lidiar con un reporte diferente del que venían haciendo, sino que deberán preparar un reporte financiero que dé cuenta de la aplicación de dichos Estándares Internacionales.

TAMBIÉN LEE:   Flexibilización laboral: ¿por qué este concepto no es sinónimo de generación de empleo?

Al no existir en Colombia suficiente ilustración en materia técnica sobre lo anterior, las compañías deberán capacitar a su personal, para que realmente comprenda, de fondo, los cambios que traen los Estándares Internacionales. Y esto se traduce tanto en costos como en contratación de asesores, que realmente conozcan el negocio y la industria en la cual opera cada empresa.

Hay un costo oculto en este proceso, como es el costo de las personas. Habrá una inversión en tiempo, de toda la organización volcada a un proceso de cambio, que normalmente no se tiene en cuenta. Las compañías deben prepararse bien. Las superintendencias deben asesorar y supervisar a las empresas para que le saquen mayores beneficios a este tema.

Algunos profesionales proyectan que en el proceso de implementación y conversión de Estados Financieros, muchas compañías podrían disminuir su patrimonio por debajo del 50%, lo que les haría quedar en causal de disolución. ¿Es posible que se presente esta problemática? ¿Cuáles serían los efectos sociales y económicos para el país? ¿Hay alguna posible solución?

Hay que llamar la atención sobre el proceso que se ha venido realizando en Colombia. Cabe recordar que el Código de Comercio no se ha modificado durante más de 40 años, y es necesario hacerlo. Esta norma que habla sobre la disminución del capital por debajo del 50% y que puede llevar a la compañía a la disolución, es una norma mercantil y no contable.

Lo anterior significa que debe existir perfecta armonía entre la convergencia contable internacional que se está aplicando en Colombia y la convergencia mercantil aplicable en nuestro país. Hay muchas normas que no solamente aplican en esta inquietud, sino que hay otras, que necesariamente deben ser tratadas en esta convergencia contable.

TAMBIÉN LEE:   Reconocimiento contable de proyectos no activados al cierre del ejercicio

El proceso de convergencia traerá algunos cambios significativos en el Estado de Situación Financiera de Apertura donde se afectará el patrimonio. En unos podrá disminuir, en otros aumentar. Claramente estamos frente a una problemática donde los reguladores en Colombia lo están enfrentando.

¿Cree que las superintendencias cuentan con la plataforma tecnológica y humana suficiente, para hacer cumplir la obligación de llevar contabilidad en las empresas del Grupo 3 e imponer sanciones, si es necesario?

Entiendo que las Superintendencias están decididas a acompañar el proceso de convergencia hacia las Normas Internacionales. No conozco, de primera mano, cuáles han sido los avances tecnológicos, pero los profesionales que están supervisando hacen un trabajo positivo de la mano con la academia. La Superintendencia de Sociedades, quien supervisará las empresas del Grupo 2, lo viene abanderando muy bien, de forma interna como socializando el proceso.

Los nuevos marcos normativos de información financiera dispuestos en Colombia son un conjunto de estándares guía; sin embargo, cada empresa deberá elaborar su propio manual de políticas, procedimientos y revelaciones. ¿Cuáles son los desafíos a los que se enfrentarían las superintendencias a la hora de inspeccionar, vigilar y controlar la información suministrada por las compañías?

Claramente, los Estándares Internacionales no son reglas, sino que se tratan de principios que generan juicio profesional. Dicho juicio es arma de doble filo. No se puede pretender que una empresa prestadora de servicios petroleros presente las mismas alternativas contables de una compañía manufacturera. Hay una diversidad de transacciones que claramente están dirigidas hacia la industria.

Estas compañías deberán adaptar sus políticas contables para que den respuesta a las necesidades de sus transacciones propias. Por lo tanto, uno de los desafíos para las microempresas al hacer una convergencia a Normas Internacionales, es precisamente adaptar los Estándares Internacionales a las transacciones que realmente desarrollan las compañías y ajustar sus políticas contables a esos Estándares Internacionales.

TAMBIÉN LEE:   Muestreo de auditoría: aplicación de la NIA 530

Material Relacionado

Sobre este contenido…

Última actualización:
  • 1 abril, 2015
    (hace 7 años)
Categorías:
Etiquetas:

Tienda & Marketplace