Profesional de la contaduría pública, no olvide practicar el perdón


23 diciembre, 2019
Este artículo fue publicado hace más de un año, por lo que es importante prestar atención a la vigencia de sus referencias normativas.

Se acerca el cierre de 2019, y con él todas las obligaciones contables. Ello trae consigo estrés y frustración, pues es inevitable que para este mes se presenten inconvenientes que el profesional contable debe solucionar, ya que gran parte de la responsabilidad recae sobre él. Ello puede traducirse en que este profesional sea huraño durante esta temporada y deje de lado a su familia y amigos, e incluso entre en conflicto con quienes le rodean.

Dicho lo anterior, quiero resaltar lo siguiente:

El ser humano es un ser social, es decir, fue diseñado para vivir en armonía con sus semejantes y para amar a los demás, expresando afecto a sus seres queridos de diversas formas. Por eso, en estas fiestas decembrinas tenemos la costumbre de comprar regalos, en aras de expresar ese amor que sentimos por nuestros seres queridos.

Sin embargo, la navidad también es una época que aprovechamos para perdonar a las personas que nos han hecho algún daño material o emocional, buscando una reconciliación y recuperando esa armonía tan anhelada en nuestro interior.

Yo me hago una pregunta: ¿por qué esperamos la época de navidad para perdonar y no lo hacemos todo el año?, si cuando perdonamos experimentamos una paz y un gozo tan grande que nos hace felices. Sería ideal que meditemos y cambiemos nuestra actitud, pues ello nos permitirá tener una mejor vida.

Pero el perdón no lo debemos practicar solamente con la familia, debe ser con todo el mundo; iniciemos eliminando todo prejuicio ante los demás, incluso si ellos lanzan acusaciones contra nosotros.

Una vez logremos transmitir ese espíritu de perdón y reconciliación, podremos ver cómo las personas a nuestro alrededor se contagiarán de la alegría que verán en nosotros y nos preguntarán: ¿por qué son tan felices todo el año? A lo cual les diremos: porque todo el año practicamos el perdón a los demás.

TAMBIÉN LEE:   ¡Se acerca el momento de liquidar las prestaciones sociales!

Recordemos que somos hombres y cometemos errores constantemente; no es exagerado afirmar que estamos expuestos a herir consciente o inconscientemente a los demás, y es precisamente por ello que debemos perdonar no solamente en navidad, sino en toda ocasión.

Ser profesionales de la contaduría, pese a que el imaginario colectivo nos tiene en un concepto de hombres y mujeres de acero, calculadoras humanas o seres fríos e implacables, no debe en ningún momento eximirnos de llevar a cabo esta práctica.

En su lugar, debe fomentarnos a ser quienes tomemos la iniciativa de armonizar nuestras relaciones interpersonales, dejando de lado, por un momento, todo el estrés que acumulamos durante estas fechas, y gocemos de una navidad plena.

Recuerde que llenar nuestras arcas no debe ser nuestra principal motivación, aunque, claro está, todos queremos tener una vida agradable y conforme a nuestro arduo esfuerzo. Sin embargo, le invito a que esta navidad la disfrute al máximo con sus seres amados y lime asperezas con los demás, para que inicie el 2020 con la mejor energía.

Arturo Méndez Paz
Contador público

Así te actualizaremos:

Nuestros productos