Que tu casa no quede en el aire


19 marzo, 2021
Este artículo fue publicado hace más de un año, por lo que es importante prestar atención a la vigencia de sus referencias normativas.

Algunos colombianos sueñan con tener vivienda propia. No es para menos. En la mayoría de los casos, luego de años de disciplina y esfuerzo, la vivienda se convierte en el principal patrimonio de las personas. Por ello, al igual que cualquier otro activo que valoremos, debe estar protegida contra eventos naturales o producidos por el hombre. Para mitigar estas eventualidades existe el seguro de hogar.

Este mecanismo protege el bien inmueble y sus contenidos ante la ocurrencia de incendios, explosiones, inundaciones (daños producidos por agua proveniente del interior de la edificación como la rotura de un tubo), anegaciones (daños producidos por agua proveniente del exterior de la edificación como el desborde de un río), terremotos, robos, entre otros eventos.

Además, puede tener coberturas complementarias. Estas podrían ser auxilios funerarios, accidentes personales o amparos de responsabilidad civil, es decir, indemnizan a un tercero que se haya visto afectado por el asegurado, los miembros de la familia que habitan con él o su mascota.

La oferta de este seguro es tan amplia que al momento de comparar distintos productos es importante cerciorarse sobre las protecciones que ofrece cada uno y sus costos. Recordemos que a mayor número de coberturas mayor podrá ser su costo. Algunas compañías aseguradoras que lo ofrecen son las siguientes: Alfa, Allianz, Axa, BBVA, Bolívar, Chubb, Estado, HDI, La Equidad, Liberty, Mapfre, Mundial, Previsora, SBS, Sura y Zurich.

Es fundamental tener presente que la ley exige la adquisición de un seguro de incendio y terremoto para proteger un bien inmueble cuando se toma un crédito hipotecario. Una vez se cancele esta obligación, la cobertura se extingue y el hogar vuelve a estar expuesto a los daños producidos por las contingencias de la vida.

TAMBIÉN LEE:   “Marco de imagen fiel” versus el “marco de cumplimiento”

No se debe confundir el seguro de incendio y terremoto con el seguro de bienes comunes que también es obligatorio por ley. Este último busca proteger a quienes habitan en edificios o conjuntos de las afectaciones por incendio y terremoto que presenten las zonas comunes tales como los parqueaderos o salones, así como las estructuras que conforman las edificaciones como bases, vigas, fachadas y tejados.

Ahora bien, si la persona vive en arriendo, el seguro de hogar puede proporcionarle cobertura exclusiva para proteger los contenidos que tiene en su hogar, sin incluir los amparos para proteger el bien inmueble, que sería responsabilidad del dueño asegurarlo.

No hay que permitir que la casa se quede en el aire. Es importante proteger la vivienda con un seguro de hogar; si se vive en propiedad horizontal, complementar su protección con el seguro de bienes comunes. Tu sueño y el de tu familia están en juego.

Adriana Yauhar
Especialista en Educación Financiera de Banca de las Oportunidades

 


 

Sobre este contenido…

Última actualización:
  • 19 marzo, 2021
    (hace 1 año)
Categorías:
Etiquetas:

Tienda & Marketplace