Reflexiones básicas – Hernando Bermúdez Gómez


16 mayo, 2018
Este artículo fue publicado hace más de un año, por lo que es importante prestar atención a la vigencia de sus referencias normativas.

Cada producto tiene sus propias características. Una de ellas es la que se acredita mediante el certificado de origen. La importancia de conocerlo radica en que podemos hacer estudios históricos sobre el producto, podemos comprenderlo mejor y tener claro cómo adquirió sus características actuales.

La contabilidad y la auditoría, en cuanto producto del intelecto humano, se han clasificado como ciencias aplicadas. Lentamente, a través de los siglos, han adquirido su forma de ser actual.

Para algunos, la contabilidad se concibió en la antigüedad. Para otros, la auditoría tuvo origen en el Reino Unido. No hay mucha certeza al respecto. En todo caso, a partir de la edad media es posible estudiarlas acudiendo a los múltiples textos que se han escrito sobre ellas.

Las disciplinas contables giran en torno de la empresa, la cual es de naturaleza económica. El desarrollo de los mercados ha traído consigo la evolución de dichas disciplinas. Por esto, ellas muestran una mayor importancia y esplendor en los países más desarrollados.

En cuanto conocimiento, la contabilidad y la auditoría son universales. Sin embargo, existen muchas formas de aplicarlas.

Durante el siglo XX se desarrollaron los marcos conceptuales y se procuró la adopción de reglas de aplicación globales.

En nuestro caso no sabemos qué expresiones de esas disciplinas existían antes del llamado descubrimiento. Por él recibimos las concepciones europeas, ciertamente mejor documentadas. España albergaba la mezcla de varias culturas, incluida la árabe. Se ha sostenido que los árabes desarrollaron el modelo de contabilidad veneciano que describió Pacioli. Es innegable el impacto de las concepciones estadounidenses que ocurrió a principios de la actual república.

TAMBIÉN LEE:   Una academia de la profesión fuerte ilumina el pensamiento de la ciencia

Del objetivo de proteger genéricamente a los acreedores, procurando la mejor gestión, la contabilidad y la auditoría financiera pasaron a centrarse en las necesidades del mercado de capitales (valores y crédito). Durante el siglo XX se advierte que hay otras manifestaciones de esas disciplinas, especialmente las desarrolladas para apoyar la mejor gestión de las empresas.

Un hito imposible de ignorar es la adopción de los computadores como instrumento para aplicar la contabilidad y la auditoría. Las prácticas han cambiado significativamente. Se espera que las modificaciones sigan ocurriendo debido a la extensión de los medios electrónicos que implica el abandono del papel.

En el mundo jurídico se reconoce a la contabilidad y a la auditoría la capacidad de servir de prueba sobre los asuntos económicos. Hoy en día están muy vinculadas a la lucha contra la corrupción, el lavado de activos, la financiación del terrorismo y la evasión fiscal. Este ambiente o escenario hace que las citadas disciplinas experimenten fuertes tensiones sociales.

Hernando Bermúdez Gómez
Editor Contrapartida, Novitas, Registro Contable, Vademécum
Tomado de Contrapartida – De Computationis Jure Opiniones
Número 3516, abril 30 de 2018

Sobre este contenido…

Última actualización:
  • 16 mayo, 2018
    (hace 4 años)
Categorías:
Etiquetas:

Tienda & Marketplace