Reorganización empresarial: ¿cómo iniciar este proceso?


20 julio, 2020
Este artículo fue publicado hace más de un año, por lo que es importante prestar atención a la vigencia de sus referencias normativas.

Un proceso de reorganización empresarial tiene como finalidad normalizar las relaciones comerciales y crediticias mediante la reestructuración administrativa de empresas que atraviesan una situación financiera difícil.

A continuación, conoce los pasos a seguir para iniciar este proceso.

Un proceso de reorganización empresarial es el conjunto de procedimientos que aúnan sus esfuerzos para otorgarle una alternativa a un deudor que se encuentra en un momento de inestabilidad financiera que afecta la continuidad de su compañía.

Este proceso es solicitado por las sociedades comerciales que no pueden atender sus obligaciones contractuales, especialmente financieras, y les permite conservar la operación, así como la capacidad de empleo.

Características de un proceso de reorganización empresarial

Un proceso de reorganización empresarial comprende las siguientes características:

  • Tiene una duración máxima de tres (3) meses.
  • Evita que los bienes del deudor sean embargados.
  • Es un mecanismo de renacimiento empresarial.
  • Debe ser celebrado en un término de cuatro (4) meses, que pueden prorrogarse hasta dos (2) meses más.

En nuestro informe especial Procesos de reorganización, disolución y liquidación empresarial podrás encontrar toda la información respecto a un proceso de reorganización empresarial.

 

Reorganización empresarial: ¿cómo iniciar este proceso?

¿Quiénes pueden iniciar un proceso de reorganización empresarial?

Un proceso de reorganización puede ser iniciado por:

  • El deudor.
  • Uno o varios acreedores.
  • La Superintendencia de Sociedades, cuando ejerza supervisión sobre el deudor o actividad económica.

Requisitos para iniciar un proceso de reorganización empresarial

Para solicitar la apertura de un proceso de reorganización, el empresario debe cumplir con los requisitos previstos en el artículo 9 de la Ley 1116 de 2006.

Dichos requisitos consisten en:

  • Encontrarse en mora por más de noventa (90) días de dos (2) o más obligaciones a favor de dos (2) o más acreedores, contraídas durante el desarrollo de su actividad económica.
  • Tener dos (2) o más demandas presentadas por dos (2) o más acreedores para el pago de las obligaciones crediticias.
  • Encontrarse en incapacidad de pago inminente, esto es, que debe acreditar la existencia de circunstancias al interior de su organización que afecten o puedan afectar en forma grave el cumplimiento normal de sus obligaciones.
TAMBIÉN LEE:   Reporte de gestión para sociedades BIC: el 31 de mayo de 2022 se cumple el plazo para presentarlo

Este tema hace parte de nuestro Informe especial: procesos de reorganización, disolución y liquidación empresarial. ¡No dejes de leerlo!

Gracias a esta guía podrás actualizarte en la normativa vigente y resolver todas las inquietudes que tengas sobre insolvencia para personas naturales y procesos de reorganización, disolución y liquidación de personas jurídicas. ¡Consúltala ahora!

¡Pero eso no es todo!

Si eres suscriptor Oro o Platino y quieres acceder a todas nuestras cartillas, revistas, libros e informes especiales en versión digital, solo debes ingresar a /publicaciones/

Sobre este contenido…

Última actualización:
  • 20 julio, 2020
    (hace 2 años)
Categorías:
Etiquetas: