Revisores fiscales y grandes firmas de auditoría: llueven críticas por su accionar

  • Comparte este artículo:
  • Publicado: 9 marzo, 2017

Revisores fiscales y grandes firmas de auditoría: llueven críticas por su accionar

El papel de los revisores fiscales en medio de los escándalos de Odebrecht, Reficar e Interbolsa, entre otros, vuelve abrir el debate de si la revisoría fiscal debería ser repensada. Se dice que el Código de Comercio, en un par de artículos que tocan el papel de esta profesión, podría ser modificado.

La revista Dinero, en su más reciente edición del mes de marzo, pone la lupa en el trabajo que vienen realizando los revisores fiscales, debido a los recientes escándalos empresariales como Interbolsa, Reficar, Estraval y Odebrecht.

Para algunos abogados y empresarios, publica la revista, los revisores fiscales están pasando de agache en estos descalabros que tienen algunos de sus protagonistas en la cárcel; pero otros consideran que a estos profesionales se les está exigiendo más de lo que pueden hacer, pues, además de que cada vez asumen más funciones, tienen una talanquera grande: quienes les pagan el sueldo son los mismos a quienes deben vigilar, lo que afecta su independencia.

No es la primera vez que Dinero juzga el papel de los revisores fiscales. En 2011 la publicación se preguntaba ¿Qué pasó con los auditores, contadores y revisores fiscales que supervisaban las cuentas de las empresas del Grupo Nule y de las 14 EPS del cartel de la salud? En ese entonces también se cuestionó la tarea de los auditores y los revisores fiscales. “Ellos representan la primera línea de defensa del sistema frente a los abusos que los administradores pueden cometer contra los ciudadanos a través del mal uso de recursos públicos”, señala la publicación.

¿Se vienen modificaciones a la revisoría fiscal?

A la situación anterior se le suma el papel que tiene la Junta Central de Contadores –JCC–, ente rector de la profesión, responsable del registro, la inspección y la vigilancia de quienes ejercen la contaduría, así como de las personas jurídicas prestadoras de esos servicios.

Si el tribunal disciplinario de la JCC sorprende a un contador o revisor fiscal que avala pasivos inexistentes, omite ingresos, tramita devoluciones ante la DIAN por exportaciones ficticias le pueden imponer una multa de $12 millones o cancelarle la tarjeta profesional por un año. Castigos que, como anuncia Dinero, son muy leves para la gravedad de sus faltas, por la cual no impiden que en poco tiempo los profesionales vuelvan a sus andanzas.

“Hoy, la JCC está investigando 1.177 expedientes y en los últimos 10 años han sancionado a 567 contadores y a 604 revisores fiscales”

Hoy, la JCC está investigando 1.177 expedientes y en los últimos 10 años han sancionado a 567 contadores y a 604 revisores fiscales. La entidad advierte que no puede hacer su labor de forma más expedita, pues no son funcionarios de dedicación exclusiva, sino que se reúnen cada 15 días para estudiar los casos y tomar decisiones. En este tribunal hay representantes de la DIAN, del Ministerio de Comercio, de las instituciones de educación superior, del Consejo Gremial y de las asociaciones de contadores públicos.

Desde la entidad aseguran que no se debe estigmatizar la profesión, dado que, según las estadísticas del organismo, son 222.384 profesionales –62% de los cuales son mujeres–, mientras es reducido el número de contadores y revisores fiscales corruptos. 

Héctor Jaime Correa, presidente de la Federación de Contadores Públicos de Colombia –Fedecop–, asegura que se debe defender la revisoría fiscal, «de lo contrario, esperemos tiempos difíciles en el ejercicio de la misma».

Correa, una vez conocido el artículo de Dinero, aseguró que hay que reflexionar y pronunciarse: «Esperamos que la comunidad contable nacional se manifieste hasta el 10 de marzo. De lo contrario, el Mincomercio ya tiene prácticamente listo de nuevo el proyecto de decreto para reformar el Código de Comercio, respecto de los artículos 207 y 208 sobre revisoría fiscal, el cual se logró aplazar el año pasado y que afectaría ostensiblemente nuestro ejercicio profesional respecto de la revisoría fiscal». 

Las grandes firmas de auditoría en el ojo del huracán

Para tener claro el panorama de quienes auditan algunas firmas involucradas en escándalos: Interbolsa es auditada por Grant Thornton Fast & ABS auditores; Reficar, por EY; Constructora Norberto Odebrecht de Colombia S. A. S., por PwC.

Por otro lado, gran cantidad de contadores públicos piensan que las grandes multinacionales de auditoría son un monopolio. Esta percepción no solo se tiene en Colombia, sino también en Europa. En España, por ejemplo, Deloitte, PwC, KPMG y EY –las Cuatro Grandes– facturan 1.564 millones de euros anuales; lo que representa aproximadamente el 75% de la facturación total del sector.

Muchas de estas empresas auditoras se vieron afectadas por los diversos escándalos financieros que se han presentado a nivel mundial; EY, por ejemplo, ha sido llevada a los tribunales estadounidenses por su papel como auditor de Lehman Brothers. Por otra parte, en 2009 la Audiencia Nacional acusó a Deloitte de contribuir en la supuesta falsificación de cuentas de la firma Miguel Monferrer y socios. Pero el mayor proceso penal que hasta ahora se ha iniciado en España contra profesionales del sector de las auditorías es el entablado contra el expresidente de PwC, Miguel Fernández de Pinedo, y otros 60 ejecutivos. La Fiscalía Anticorrupción les acusa de defraudar, en más de 40 millones de euros, a Hacienda.

El contador público y revisor fiscal Gustavo Adolfo López, sobre el código de ética de la Federación Internacional de Contadores –IFAC– (por sus siglas en inglés), dice: “¿Qué sentido tiene la instauración del código de ética IFAC? Este tiene una serie de términos que permiten, y las investigaciones así lo han demostrado, evadir la responsabilidad de los contadores”.

Según comenta López, hay que recordar que esta entidad tiene mucha influencia entre las multinacionales de auditoría, y todos los días se escucha la forma en que estas firmas violentan el código de ética para hacerse a sus intereses, agrega.

López se pregunta, “¿hasta qué punto estamos preparados para que el código de la IFAC se aplique, y discipline la profesión? Estamos frente a un código con serios problemas de responsabilidad social y disciplinaria”.

Al respecto, un empleado de una de las Cuatro Grandes señala: “La competencia entre las grandes multinacionales es salvaje. Las auditorías que se realizan a grandes empresas son realizadas por equipos de 10 o 12 personas, y tardan hasta cuatro meses en concluir, pero lo que realmente importa es conseguir el mayor prestigio, no por los resultados de las auditorías, sino por el mayor número de clientes. Prima la cantidad frente a la calidad.

[Los auditores] no tienen más remedio que aceptar las cuentas que el cliente les presenta; su enorme carga de trabajo hace que apenas tengan tiempo para contrastarlas y ver que cumplen con todos los requisitos legales y éticos; y, si las cuestionan, el cliente se va a la competencia”.

Material relacionado

Nuestra SUSCRIPCIÓN ACTUALÍCESE trae el mejor contenido para actualizarte en la presentación de la información exógena



$150,000*/año

$350,000*/año

Ver más detalles

* Unidades limitadas con descuento

Precio regular: $999.000/año

Hoy $699,900*/año

Precio regular: $999.000/20 meses

Hoy $599,900/20 meses