Así es (o debería ser) el contador público colombiano 2020


2 marzo, 2020
Este artículo fue publicado hace más de un año, por lo que es importante prestar atención a la vigencia de sus referencias normativas.

Para Pedro Luis Bohórquez, la globalización ha ampliado el espectro para el ejercicio de la contaduría.

Luis Henry Moya dice que los contadores deben alinear sus prácticas con los procesos de globalización.

Flor Stella Quiroga afirma que las innovaciones tecnológicas son un desafío.

Desde el 21 de febrero de 2020, Actualícese ha venido publicando una serie de artículos para conmemorar, anticipadamente, la celebración del Día del Contador Público Colombiano. Esta semana continuamos con dicha celebración.

Hoy, a través de diversos testimonios de destacados profesionales contables nacionales, apuntamos a lo que debe ser y lo que debe caracterizar al contador público actual para ser competitivo en su entorno laboral y destacarse frente a su competencia.

Amigo de las nuevas tecnologías

Para el contador público de la nación, Pedro Luis Bohórquez, de la mano de los sistemas de información, los cuales involucran nuevas tecnologías para ser aplicados, es evidente que el contador público ha encontrado en los desarrollos tecnológicos un aliado estratégico para el ejercicio de sus actividades.

“Estos le han reducido significativamente los tiempos de respuesta en la generación de los productos propios del ejercicio de actividades relacionadas con las ciencias contables, como el ‘book keeping’, la auditoría a través de técnicas asistidas por computador, presentación de declaraciones tributarias por la web, transacciones electrónicas, minería de datos, ‘big data’, entre otros”, afirma.

Para él, hoy no se concibe realizar una teneduría de libros si no es con el apoyo de herramientas informáticas que incluyen elementos de software y hardware, ya que con su utilización el contador ha dedicado más tiempo al análisis de la información que a la preparación de esta, logrando así un mejor desarrollo profesional.

Leonardo Varón García, consejero del CTCP y vicepresidente del Tribunal Disciplinario de la JCC, afirma que hoy los contadores públicos son amigos de la tecnología, la aceptan y la manejan eficientemente; «sin embargo, muchas normas legales y fiscales dificultan el manejo de software de vanguardia, debido a los fuertes requisitos existentes en la actualidad sobre soportes tributarios».

Flor Stella Quiroga, presidente del Colegio de Contadores Públicos de Colombia, afirma que las innovaciones tecnológicas son un desafío para los contadores, y ya surten sus efectos.

TAMBIÉN LEE:   Impuestos para influenciadores: ¿deberían pagarlo para incrementar el recaudo tributario?

“Por ejemplo, la robótica de procesos automáticos –RPA–, un software que realiza operaciones o trabajos de automatización de datos con capacidad de análisis. Esta aplicación realiza trabajos repetitivos y mecánicos optimizando los procesos, en nuestro caso la teneduría de libros”, explica.

Por lo anterior, el contador no solo debe ser amigo de la tecnología, sino que debe tener plena conciencia de que no es un profesional para hacer labores repetitivas ni mecánicas, ni un procesador de datos.

Al contrario, según Quiroga, debe adaptarse y desarrollar nuevas habilidades y conocimientos, como por ejemplo entender la lógica de los softwares para analizar la realidad económica de los negocios y así generarle un valor agregado como profesional al producto que se entregue a los clientes y a la sociedad.

Para Luis Henry Moya, también consejero del CTCP, una tendencia de la nueva generación de contadores públicos es la utilización de las nuevas tecnologías. “Sin embargo, como estamos en un proceso de transición y cambio generacional, los contadores de la vieja guardia siguen o seguimos apegados al papel y nos cuesta utilizar las nuevas herramientas”, advierte.

Daniel Sarmiento Pavas, contador público, socio director ACS Bogotá, MC Barranquilla, miembro de SMS Latinoamérica y del Forum of Firms, piensa que los colegas que han ejercido de manera independiente por muchos años no se han adaptado en su mayoría a las nuevas tecnologías, aunque algunos han mostrado una sorprendente habilidad para absorber los cambios del entorno.

“Pero los colegas egresados desde hace 20 años o menos han ido adaptándose a las exigencias de estos tiempos. Ya es difícil prestar servicios pensando en el papel, en especial para hacer auditoría o revisoría fiscal. No tener herramientas virtuales complica mucho el trabajo de hoy”, indica.

¿Reinvención del perfil del contador gracias a los Estándares Internacionales?

Bohórquez considera que no se debe hablar de una reinvención del perfil del contador público.

“Creo que es más bien una reorientación hacia un marco normativo diferente al que tradicionalmente se venía aplicando durante años, atendiendo los cambios del mundo para todas las áreas del conocimiento, haciendo una inmersión de la nueva modernidad al manejo de las ciencias contables”, explica.

“contador debe orientar su perfil de manera que obtenga el conocimiento amplio sobre los diferentes modelos utilizados para la preparación y presentación de información, según los tipos de empresa que deben aplicar Estándares Internacionales”

Para él, el contador debe orientar su perfil de manera que obtenga el conocimiento amplio sobre los diferentes modelos utilizados para la preparación y presentación de información, según los tipos de empresa que deben aplicar Estándares Internacionales, en aras de satisfacer las necesidades de sus clientes, de la mano de la experticia profesional.

TAMBIÉN LEE:   Eliminación del 4 x 1000: ¿por qué el Gobierno dice no? ¿Cuál sería el lado positivo de hacerlo?

Para Moya, más que la reinvención, es una cuestión de alineación con las prácticas líderes internacionales y los procesos de globalización que estamos viviendo, razón por la que el perfil del contador público en Colombia ha venido cambiando al incorporarse prácticas contables que son dinámicas y están acordes con aquellas que son líderes en el mundo.

Quiroga afirma que la profesión ha tenido que digerir y asimilar un desafío como es la globalización, un devenir que no se puede detener.

“Los negocios cada vez son más multinacionales y su movilidad hacia el ámbito internacional cada vez mayor, lo cual implica para los contadores un ‘reinventar’ de su perfil y rol social, lo que cada vez les demanda mayor competencia profesional y conocimiento específico en Estándares Internacionales, regulaciones y precios de transferencia, además de temas ambientales y sociales”.

Espectro laboral nacional e internacional

Para el contador general de la nación, la dinámica económica y los cambios producidos por la globalización han generado la necesidad de crear nuevas y diferentes empresas, donde se requiere contar con los servicios de un contador público para garantizar una adecuada administración de los recursos.

“La globalización ha ampliado el espectro de posibilidades para el ejercicio del profesional de la contaduría, tanto a nivel nacional como internacional, generando oportunidades para que los profesionales de esta disciplina, en la medida en que sean competentes, puedan aspirar a ocupar estos cargos”, afirma.

Para Varón García, un contador público competitivo a nivel laboral debe contar con conocimientos del mundo financiero, contables y tributarios; dominio de una segunda lengua; manejo de Normas Internacionales de Información Financiera –NIIF– y Normas Internacionales de Auditoría –NIA–; capacidad de análisis; y trabajo en equipo.

TAMBIÉN LEE:   Cultura tributaria: Dian se la juega capacitando a docentes de instituciones educativas

Moya, por su parte, dice que el estar alineado con los Estándares Internacionales le abre un espectro al contador público, que consiste en participar a nivel internacional.

“El haber efectuado un proceso de convergencia hacia los Estándares Internacionales conlleva a que tengamos un mismo lenguaje financiero internacional, y a que el contador pueda participar en los procesos de preparación o aseguramiento de la información en otros países”, afirma.

Sarmiento Pavas asevera que a medida que cambia el perfil exigido se abren posibilidades para los más preparados. Sin embargo, el asunto no mejorará mientras no haya una acción supervisora efectiva de la JCC.

“La junta visita a los contadores, pero los resultados de las revisiones terminan naufragando porque el Tribunal Disciplinario de la JCC no abre los procesos. Esto permite que muchos colegas no cumplan con los requerimientos técnicos y sigan ejerciendo con tarifas muy bajas, en razón del poco tiempo que les dedican a sus clientes”, critica.

Quiroga tiene claro que Colombia es un país de economía emergente, abierto a la globalización. En el plano internacional, hoy se observan con mayor fuerza migraciones de profesionales a centros de servicios compartidos por demanda laboral, que por supuesto exigen mayor competencia profesional y conocimiento específico que responda a necesidades globales.

A nivel local, los requerimientos de labor continúan y crecen cotidianamente, pero cada vez el empresariado nacional busca más movilidad en el mercado internacional, lo cual también exige mayor conocimiento y rigor en el servicio profesional que se oferta.

“En síntesis, sí hay trabajo para los contadores, tanto en el contexto local como fuera del territorio; lo que ha cambiado es el tipo de demanda de mano de obra por una más competitiva, para la cual no todos los contadores aplican, lamentablemente”, manifiesta.

Material relacionado

Sobre este contenido…

Última actualización:
  • 2 marzo, 2020
    (hace 2 años)
Categorías:
Etiquetas: