Este es el impacto del COVID-19, como enfermedad laboral, en el sector asegurador

  • Comparte este artículo:
  • Publicado: 26 octubre, 2020

Este es el impacto del COVID-19, como enfermedad laboral, en el sector asegurador

El sistema general de riesgos laborales ha invertido más de 101.213 millones de pesos para la atención de trabajadores de la salud afectados por el COVID-19.

La tasa de incapacidad temporal para los trabajadores del sector salud expuestos al contagio se ubicó en 5,9 por cada 100 expuestos.

En materia de empleo, la Organización Internacional del Trabajo –OIT– explica que la crisis por la pandemia ha causado que este año se reduzcan en un 4,5 % las horas trabajadas a nivel mundial, comparadas con el cuarto trimestre de 2019, y se proyecta una reducción del 10,5 % para el segundo trimestre del año; el efecto para América será superior, con una estimación del 12,4 %.

Se proyecta un aumento de 3,4 puntos porcentuales –pp– de la tasa de desempleo frente a 2019 para Latinoamérica y el Caribe, y podría llegar al 11,5 %, para un total de 37,7 millones de personas desempleadas.

En Colombia, como lo publica el informe de Fasecolda, Impacto del COVID-19 en el sistema general de riesgos laborales, los expertos pronostican que la tasa de desempleo para 2020 se ubicará entre el 15,3 % y el 20 %. No obstante, los efectos dependerán de la evolución de la pandemia y las medidas adoptadas por el Gobierno.

Según el BID, las políticas públicas deben estar enfocadas en propiciar alivio financiero y evitar un incremento de los costos económicos, así como en la protección de las empresas y trabajadores, con el objetivo de mantener la actividad económica.

La entidad ha planteado tres escenarios para estimar la pérdida potencial de empleos formales en Latinoamérica y el Caribe, considerando la distribución de los trabajadores en los sectores más vulnerables ante la pandemia y los oficios con posibilidades de adaptación al teletrabajo.

Los escenarios son los siguientes: crisis de corto plazo, mediano plazo y recesión prolongada; para la región, la pérdida de empleos formales está en el -4,4 %, el -8,2 % y el -14,8 %, respectivamente. Para Colombia, la estimación del BID es ligeramente inferior a la de la región, se ubica en el -4,2 % para crisis de corto plazo, el -7,7 % para crisis de largo plazo y el -14,4 % para recesión prolongada.

Impacto del COVID-19 como enfermedad laboral

Debido a los escenarios de desempleo proyectados por el BID para Colombia, y considerando que las horas de trabajo o el salario pueden ser renegociados, desde Fasecolda, gremio asegurador de Colombia, se ha estimado un impacto en las primas para 2020, que se encuentra entre el -10,1 % (escenario optimista) y el -17,9 % (escenario pesimista). Con esto se perdería el crecimiento logrado y se volvería a los niveles de 2018-2019.

Las primas del mes de mayo frente a abril disminuyeron en un 17 %; no obstante, se ha visto una leve mejoría en las primas del sistema a partir de la reactivación económica.

En materia de siniestros, con el objetivo de mitigar el efecto de la pandemia a nivel nacional respecto al sistema general de riesgos laborales –SGRL–, el Gobierno nacional optó por una serie de medidas, entre las que se destacan:

  • Decreto Ley 538 de 2020, que incluye al COVID-19 como enfermedad laboral directa para los trabajadores de la salud.
  • Decreto Legislativo 488 y Decreto Legislativo 500 de 2020, por los cuales se establece que el 7 % de la cotización será destinado a la entrega de elementos de protección personal y a las actividades de promoción y prevención para los trabajadores expuestos directamente al contagio.
  • Apoyo al aislamiento preventivo en riesgos laborales por COVID-19.

El impacto de la inclusión del COVID-19 como enfermedad laboral directa para el personal de la salud equivale entre 1 y 2,2 veces la prima esperada mensual del ramo, es decir, entre 396.000 y 856.000 millones de pesos.

Al incluir el personal administrativo, de aseo, vigilancia y de apoyo que preste servicios en las diferentes actividades de prevención, diagnóstico y atención de esta enfermedad, el impacto podría llegar a 580.000 millones, con un costo UCI promedio de $3.500.000, y hasta 1,2 billones en el escenario de $4.500.000 de UCI.

Inversión del SGRL

Tomando como referencia los más de 476.000 trabajadores expuestos del sector salud, con corte al 23 de agosto, la tasa de contagio es de 4,1 por cada 100 trabajadores.

En su informe, Fasecolda indica que el sistema general de riesgos laborales ha invertido más de 101.213 millones de pesos para la atención de estos trabajadores que se han visto afectados como consecuencia del COVID-19, con un total de 28.786 atenciones en salud, 28.146 incapacidades temporales y 51 pensiones de supervivencia y auxilios funerarios.

«Lo anterior ha tenido un impacto considerable en la siniestralidad del ramo, que pasó de un promedio mensual del 65 %, de enero a mayo de 2020, a más del 80 % en julio», se explica en el informe.

La tasa de incapacidad temporal para los trabajadores del sector salud expuestos al contagio se ubicó en 5,9 por cada 100 expuestos. Por su parte, la tasa de muerte fue de 10,7 por cada 100.000 expuestos, la cual dobla el promedio de las muertes de origen laboral del SGRL. Sin embargo, se debe destacar la desviación significativa entre las diferentes ARL.

En cuanto al cumplimiento de los decretos legislativos 488 y 500 de 2020, el SGRL ha invertido más de 88.227 millones de pesos para la entrega de 41.805.451 elementos de protección personal, al 23 de agosto.

El sistema general de riesgos laborales ha invertido más de 101.213 millones de pesos para la atención de trabajadores de la salud que se han visto afectados como consecuencia del COVID-19.

Finalmente, el aislamiento preventivo, como una medida necesaria para mitigar el riesgo de contagio, es uno de los retos más importantes en este momento para todos los sistemas de seguridad social.

«La pandemia exigió del Sistema General de Riesgos Laborales una pronta adecuación en su operación y puso a prueba su resiliencia. Su desempeño, aún a pesar de la adversidad económica, del efecto del desempleo y del incremento de la siniestralidad, muestra un claro compromiso, apoyo responsable, oportuno y suficiente para hacerle frente a las graves consecuencias que nos trajo el COVID-19», indica Fasecolda.

Material relacionado

SUSCRIPCIONES ACTUALÍCESE
La biblioteca más grande de conocimiento para el contador público en Colombia



$150,000*/año

$350,000*/año

Ver más detalles

* Unidades limitadas con descuento

$999,000*/año