Materialidad e hipótesis de negocio en marcha: dos elementos fundamentales para el cierre contable


10 enero, 2020
Este artículo fue publicado hace más de un año, por lo que es importante prestar atención a la vigencia de sus referencias normativas.

En el cierre contable bajo Estándares Internacionales no debe faltar la evaluación de la hipótesis de negocio en marcha y la revisión del cumplimiento de las políticas de materialidad.

En este artículo le explicamos ambos conceptos para un buen cierre contable del año 2019.

A continuación, analizamos los elementos mencionados:

1. Hipótesis de empresa en marcha

Antes de que inicie cualquier otro proceso relativo al cierre contable, es necesario que evalúe si la entidad en la que labora cumple con la hipótesis de negocio en marcha.

Ahora bien, usted podría preguntarse ¿qué es la hipótesis de negocio en marcha?, ¿por qué debe ser la primera tarea realice? A continuación, respondemos estas inquietudes:

¿Qué es la hipótesis de negocio en marcha?

La hipótesis de negocio en marcha es la capacidad y la intención que tiene una entidad de continuar sus operaciones, al menos durante un período más después de la fecha sobre la que informa (ver párrafo 3.8 del Estándar para Pymes).

Para evaluar si su entidad cumple con la hipótesis de negocio en marcha, debe evaluar la existencia de indicios que generen incertidumbre sobre dicha capacidad, tales como indicadores financieros negativos, pérdida de mercado, entre otros.

No obstante, debe tener presente que no porque una entidad tenga resultados negativos inmediatamente deja de cumplir con esta hipótesis. Los indicios deben evaluarse en conjunto con las estrategias que tenga la gerencia para contrarrestarlos.

Algunos ejemplos de estrategias que podría adoptar la gerencia son llevar a cabo futuras inyecciones de capital, o evaluar si existen tendencias positivas del mercado, entre otros. Lo importante es documentar adecuadamente esta evaluación.

TAMBIÉN LEE:   Correcciones a las declaraciones tributarias que no generan sanción por corrección

Consulte más información en nuestro editorial Hipótesis de negocio en marcha debe evaluarse cada período.

¿Por qué es la primera tarea para realizar?

Es fundamental realizar la tarea de evaluar la hipótesis de negocio en marcha, porque los requerimientos del Estándar para Pymes están elaborados para empresas que cumplan con dicha hipótesis.

Lo anterior significa que si elabora los estados financieros de una entidad que no cumple con la hipótesis de negocio en marcha con los requerimientos del Estándar para Pymes, estos contendrían un error y podrían ser impugnados por los socios.

Para elaborar los estados financieros de entidades que no cumplan con dicha hipótesis debe aplicar un marco distinto, contenido en el anexo 5 del DUR 2420 de 2015, que exige, entre otros requerimientos, que los activos y pasivos se midan al valor neto de liquidación.

Consulte más información en nuestra publicación Reconocimiento de activos y pasivos en entidades que no aplican hipótesis de negocio en marcha.

2. Materialidad

La materialidad es la capacidad que tiene un hecho económico para influir en las decisiones de los usuarios de los estados financieros. Este criterio se menciona a lo largo de todo el Estándar Internacional.

“Es importante que tenga presente el concepto de materialidad, para que en los estados financieros no realice tratamientos innecesarios que no justifican el tiempo y el costo de realizarlos”

De acuerdo con este último, una entidad debe aplicar los requerimientos contenidos en el mismo, a menos que el efecto de hacerlo no sea material.

Es importante que tenga presente el concepto de materialidad, para que en los estados financieros no realice tratamientos innecesarios que no justifican el tiempo y el costo de realizarlos.

TAMBIÉN LEE:   Declaración informativa de precios de transferencia: se aproximan plazos para su presentación

La mayoría de las entidades cometieron el error de realizar ajustes innecesarios en su contabilidad durante los primeros años de convergencia, y hoy en día sigue siendo muy común.

Nos referimos, por ejemplo, a los siguientes errores:

  • Traer a valor presente cuentas por cobrar o pagar que no son materiales. En el siguiente video, Juan Fernando Mejía explica cuándo se debe cumplir este requerimiento:

  • Haber valorado bienes usados en el estado de situación financiero de apertura. En el siguiente video, Juan Fernando Mejía explica por qué esto no es conveniente:

  • No reconocer los gastos pagados por anticipado como un activo, puesto que se ha generalizado la idea de que los Estándares Internacionales no lo permiten. Lo cierto es que los gastos pagados por anticipado son activos en Normas Internacionales, a menos que su valor sea inmaterial.
  • Cálculo del reconocimiento de provisiones de garantía u otros para obligaciones que no son materiales. Una entidad solo debería reconocer una provisión por garantía cuando determine que el monto por el que debería responder ante sus clientes representa una porción importante de sus utilidades; si no, podría asumirlas como un gasto en el período en que se presenten.

Con el tema de la materialidad es importante que aplique el juicio profesional para entregar a los usuarios de los estados financieros la información que tenga más utilidad para la toma de decisiones.

Le recomendamos la opinión Tensión contable: ¿aplicar normas exegéticamente o sobreponer los efectos sociales de su aplicación?, en la cual se analiza el tema.

Estos y otros temas de suma importancia por esta temporada son abordados ampliamente en nuestra cartilla práctica del mes de enero de 2020 titulada Cierre contable 2019: recomendaciones y lineamientos del Estándar para Pymes. ¡Descárguela aquí!

TAMBIÉN LEE:   [Infografía] Descuentos tributarios aplicables en la declaración de renta de personas jurídicas

Material relacionado:

Sobre este contenido…

Última actualización:
  • 10 enero, 2020
    (hace 2 años)
Categorías:
Etiquetas: